G20 rechaza propuesta comercial de EU

India, Rusia y Alemania se negaron a discutir metas sobre los superávits y déficits comerciales; Estados Unidos quería que el Grupo cediera para evitar situaciones como la valuación del yuan chino.
estimulos fmi economia mundo JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
GYEONGJU, Corea del Sur (CNN) -

India, Rusia y Alemania rechazaron este jueves la propuesta de Estados Unidos de establecer metas numéricas sobre superávits y déficits comerciales "sostenibles" como una forma de ayudar a equilibrar la economía global.

La pronta reacción resaltó las dificultades que enfrentan los ministros de Finanzas del Grupo de los 20 (G20) países industrializados y en vías de desarrollo que se reunirán este fin de semana en Corea del Sur para tratar de encontrar mecanismos para desactivar las tensiones cambiarias derivadas de la crisis financiera.

En una entrevista con el periódico Wall Street Journal, el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, pidió alcanzar un acuerdo sobre "normas" de política cambiaria.

"Ahora mismo, no hay una sensación establecida de lo que es justo", dijo Geithner al Journal. "Nos gustaría que los países lleven adelante una serie de normas sobre políticas de tipos de cambio".

El Journal sugirió en la entrevista que veía pocas razones para que el dólar se hundiera más contra el euro y el yen, al afirmar que estas "importantes monedas" estaban "casi alineadas ahora".

Los comentarios elevaron brevemente al dólar en Asia, llevándolo a 81,84 yenes desde cerca de 81 yenes.

"Cuando las grandes economías con tipos de cambio subvaluados actúan para evitar la apreciación de sus monedas, eso obliga a otros países a hacer lo mismo, generando una dinámica de no apreciación competitiva", dijo un alto funcionario del Tesoro en una rueda de prensa el miércoles, en referencia a China.

Geithner reiteró su opinión de que el yuan chino está significativamente subvaluado, pero si el ritmo de apreciación que lleva desde septiembre se mantiene, corregiría su subvaluación con el correr del tiempo.

"Si los chinos supieran que si se movieran más rápidamente, otros mercados emergentes se moverían con ellos, sería más fácil para ellos moverse", dijo Geithner.

Una forma clave de acuerdo que Estados Unidos está promoviendo es sentar objetivos específicos para las balanzas de cuenta corriente.

Esto se generaría sobre los compromisos realizados por el G20 en Pittsburgh, Pensilvania, el año pasado para ayudar a reequilibrar el crecimiento con los países exportadores de mayor crecimiento que dependan más de su crecimiento doméstico y las economías avanzadas consumidoras de importaciones eleven sus tasas de ahorro.

"Estamos explorando si podemos llegar al acuerdo de comprometerse a mantener los desequilibrios externos a niveles que sean más sostenibles, haciendo asignaciones para diferentes tipos de países, como los productores de materias primas", dijo Geithner al diario.

Exportadores quieren seguir exportando
Las autoridades que se reunirán el viernes y el sábado aún no han acordado un borrador del comunicado de su encuentro, pero medios de comunicación señalan que el G20 podría reiterar compromisos del pasado como evitar devaluaciones competitivas y dar paso a tipos de cambio fijados por el mercado.

"Lo más probable es que haya declaraciones generales bajo el concepto de ‘vivamos en paz'. No espero un gran éxito en esta esfera", dijo el viceministro de Finanzas ruso, Dimitry Pankin.

En Washington está rondando la idea de fijar metas específicas para los balances de cuenta corriente. Esto se basaría en un compromiso establecido por el G20 el año pasado para que los países con grandes superávits comerciales, como China, cambiaran su modelo de crecimiento basado en las exportaciones.

Por su parte, los países ricos y con déficits comerciales, como Estados Unidos, deberían aumentar su nivel de ahorro.

"Estamos explorando si podemos llegar al acuerdo de comprometerse a mantener los desequilibrios externos a niveles que sean más sostenibles, haciendo asignaciones para diferentes tipos de países, como los productores de materias primas", dijo Geithner al diario.

Diplomáticos dijeron que Washington proponía que los países deberían apuntar a limitar sus superávits o déficits de cuenta corriente a 4% del Producto Interno Bruto (PIB).

Sin embargo, el ministro de Economía alemán, Rainer Bruederle, manifestó su rechazo a las metas numéricas.

"La afinación macroeconómica y las metas cuantitativas no son los enfoques adecuados en nuestra opinión", dijo Bruederle a Reuters en Berlín antes de partir a Corea del Sur.

En la misma línea, el ruso Pankin se mostró escéptico con la iniciativa.

"Estados Unidos tratará de poner el asunto de los tipos de cambio y los balances de cuenta corriente en el tope de la agenda para tratar de presionar a China a adoptar ciertos compromisos en esta materia. En mi opinión, es poco probable que esto suceda" expresó el funcionario ruso.

En tanto, un funcionario del Ministerio de Finanzas indio manifestó también sus dudas sobre la idea de Geithner de fijar metas numéricas.

"Creo que esto tiene que ser analizado desde un punto de vista de los fundamentos. Al ligar de manera artificial los niveles de déficits de cuenta corriente al PIB se está dando una lectura somera a la realidad. No estoy seguro de que esto vaya a ser apoyado por muchas economías emergentes", dijo el funcionario a Reuters.

Reparto de culpas 

Pankin criticó a Estados Unidos por poner toda la presión en los mercados emergentes para lograr un equilibrio económico global, cuando fueron las políticas laxas de Washington las que generaron masivos flujos de capital hacia las economías en desarrollo, generando presión sobre sus tipos de cambio.

"Creemos que este tipo de políticas no llevarán a nada bueno. Las cosas no se compondrán a menos que Estados Unidos no recorte su déficit de presupuesto y endurezca su política monetaria", señaló.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sus dichos contrastaron con la visión de Geithner, quien espera que mediante la cooperación en política cambiaria pueda forzar a China a permitir una apreciación acelerada del yuan.

Países desde Brasil hasta Corea del Sur se han mostrado temerosos ante el alza de sus monedas por la posibilidad de que esto pueda costarles competitividad frente a China. Por su parte, Beijing sostiene que el alza del tipo de cambio del yuan debe ser gradual.

Ahora ve
¿Quién pagará los honorarios de los abogados de ‘El Chapo’?
No te pierdas
×