Quema de gas afecta reputación de México

Aunque el país ha recibido elogios por su combate al cambio climático, sus acciones lo demeritan; desde 2006, inició del actual sexenio calderonista, ha incrementado la quema de gas contaminante.
pemex-petroleo-AP.jpg  (Foto: AP)
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

Activistas y diplomáticos han elogiado el firme apoyo de México para combatir el cambio climático, pero un aumento en la quema de gas en sus campos petroleros desde el 2006 ha dañado su reputación. El presidente Felipe Calderón se ha comprometido a recortar la quema hacia el final de su mandato en el 2012, como parte de los esfuerzos de México para voluntariamente reducir la emisión de gases de efecto invernadero en 50 millones de toneladas al año y acercar al mundo a un nuevo tratado en una cumbre prevista para finales de noviembre en el balneario de Cancún.

Pese a que la combustión alcanzó su máximo en el 2008, el monopolio estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) sigue quemando más gas que antes de que asumiera el presidente Calderón, en el 2006, y se está quedando corto con sus propios objetivos.

La larga lucha de México para reducir su dependencia de la práctica que una vez fue común en la industria petrolera, ahora considerada como sucia e innecesaria, ilustra los retos que los países pobres enfrentan para reducir sus emisiones sin ayuda de las naciones ricas.

Aunque la combustión de gas de México representa sólo un 1% de las emisiones globales de carbono, la cantidad de gas quemado anualmente en el mundo está aumentando a casi a un tercio de la demanda europea.

Para México, la quema del combustible -mediante la cual el excedente del gas natural vinculado a la producción petrolera se consume en la atmósfera- es un tema que tiene más qué ver con finanzas públicas que con el ambiente.

Durante años, la quema en los campos costa afuera ha permitido a México maximizar su producción petrolera, que aporta más de una tercera parte al presupuesto federal.

Y mientras que los pozos petroleros de México han envejecido, cada vez más y más gas natural se produce con cada barril de crudo que se extrae del subsuelo.

Eso significa que México se queda con dos opciones: reducir su producción petrolera para mantener a raya al gas dentro de los límites de su capacidad para procesarlo y dejar al Gobierno sin fondos suficientes, o quemarlo, contaminando el ambiente y reduciendo su productividad en el largo plazo.

Pemex ha optado por quemarlo.

En su punto máximo en el 2008, México quemó gas tanto como el que Polonia consume. Incluso con las reducciones recientes, Pemex sigue quemando diariamente el equivalente al suministro anual de 6,000 residencias en Estados Unidos.

Quema ‘criminal'

La combustión, que las máximas autoridades de energía en México una vez calificaron de "criminal", ha sido un problema en el país desde la década de 1940, especialmente en las viejas instalaciones diseñadas cuando el gas natural era visto como un desperdicio más que como un recurso valioso.

En años recientes, la quema de gas de México ha sido una de las fuentes de mayor crecimiento en las emisiones de dióxido de carbono y la causa principal detrás del salto del 37% en las de Pemex entre el 2001 y el 2008, a un equivalente de 54.9 millones de toneladas anuales.

Pese a la enorme cantidad de gas quemado por Pemex, México ocupa el lugar 15 en el mundo, rebasado por líderes como Rusia o Nigeria, según datos del Gobierno de Estados Unidos.

Aunque Pemex aporta menos de un 9% del total de las emisiones de gas de México, la empresa admite que aún está quemando mucho combustible.

"Hemos instalado mucho equipo de compresión para reinyectar este gas (...) pero esto sigue su avance y nos ha ido ganando. Creemos que ahora estamos en la posición para poder ganarle", dijo Carlos Morales, jefe de exploración de petróleo y gas de Pemex, en una entrevista.

Pemex ha reducido la quema de gas en unos 600 millones de pies cúbicos diarios, o cerca del 8% de la producción nacional, menos de la mitad de la combustión del 2008.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No obstante, la empresa está lejos de su objetivo de reducir la quema a menos de 240 millones de pies cúbicos diarios este año, pero Morales dijo que un plan de 2,400 millones de dólares estaba comenzando a rendir frutos.

Bajo las nuevas reglas, Pemex está gastando mucho dinero para renovar sus viejas instalaciones y reutilizar más el exceso de gas en sus campos petroleros, mientras busca alcanzar el 2% de quema hacia el 2012.

Ahora ve
“Los fusiles llegarían a NY, señor Trump”, respondió el hijo de Nicolás Maduro
No te pierdas
×