Bonos del Tesoro, una trampa de liquidez

Quienes adquieran esos papeles de EU se abren paso ‘al matadero’, asegura el experto Bill Gross; el director de la gestora de fondos Pimco afirma que el rally alcista de los instrumentos terminará.
Bill Gross  (Foto: Cortesía Fortune)
Colin Barr

Bill Gross, director de la gestora de fondos Pimco, ha pronosticado que quienes compren los bonos del Tesoro a su actual rendimiento pronto 'irán al matadero'. Si lo queremos poner en otras palabras, 'servirán de pavos' en la próxima cena de Acción de Gracias.

¿Por qué sufrirán los inversionistas? La respuesta, según Gross, es que el mercado se ha anticipado completamente a los efectos de la largamente esperada segunda ronda de flexibilización cuantitativa que efectuará la Reserva Federal estadounidense (Fed). Esto, apunta, significa que el rally alcista de los bonos terminará el próximo miércoles con el anuncio de la Fed.

Pero Gross no coincide con aquellos que, ridículamente, afirman que Ben Bernanke -presidente de la Fed- nos está conduciendo a una guerra civil o, más divertido aún, a una guerra mundial. No, Gross no culpa a Bernanke por el próximo baño de sangre de los tenedores de bonos, incluso cuando cuestiona si la flexibilización cuantitativa funcionará.

Nos encontramos, como ahora  lo han admitido públicamente algunos gobernadores de la Fed, en una "trampa de liquidez," donde las tasas de interés o la compra de billones de dólares en activos no podrán estimular ni el pedir crédito ni el otorgarlo, pues no es eso lo que demandan los consumidores. Escapar de esa trampa puede ser imposible, como la luz atrapada en un hoyo oscuro. Sino pregunten a Japón.

De acuerdo con Gross, las promesas de la Fed de estimular la economía sólo llevarán a Estados Unidos a repetir una camino ya transitado: el de comprar cosas que no podemos pagar y heredarle el increíble adeudo a las generaciones futuras.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

¿Ha habido un esquema Ponzi tan descarado? No. Es tan peculiar que requiere de un nuevo nombre, lo llamo "esquema Sammy," en honor al Tío Sam y a los políticos (así como a los ciudadanos) que nos han conducido a este momento crítico.

No es un esquema Benanke, porque es la única alternativa que tiene y no es responsable de las causas. Es un esquema Sammy. Tu y yo, y los políticos que elegimos cada dos años, somos los culpables. Eso es lo que sobra, culpa hay para todos. 

Ahora ve
Temores por renegociación del TLCAN en industria automotriz en México
No te pierdas
×