La fiesta seguirá en mercados emergentes

El estímulo por 600,000 mdd que aplicará la Fed mantendrá la apreciación del peso mexicano; esto no restará competitividad de la economía, que está muy integrada a la de EU: BBVA.
dolares  (Foto: Photos to go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El estímulo que aplicará la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, por 600,000 millones de dólares más hasta mediados de 2012, mantendrá el apetito por activos de mercados emergentes, que para el caso de México mantendrá tasas de interés bajas y un peso más cercano a los 12.00 pesos por dólar, coinciden economistas del sector privado.

El hecho de que el tipo de cambio se ubique por debajo de 12.00 pesos por dólar no plantea problemas para la competitividad de México, aseguró Jorge Sicilia, economista en jefe para Norteamérica y México de BBVA quien aseguró que el país tiene otra ventaja, ya que en la medida en que está muy integrado con el proceso de producción de Estados Unidos, sus costos de importación varían casi al mismo tiempo que sus costos de exportación.

"Esto de ninguna manera significa que el tipo de cambio sea irrelevante,  pero sí pesa menos que en economías donde no estén integradas exportaciones e importaciones hacia un mismo país. En nuestras previsiones pensamos que habrá una tendencia de apreciación de la moneda mexicana, pero en 2011 y en los siguientes dos años el peso gradualmente estará entre 12 y 12.5 por dólar que son movimientos pequeños para que hagan un cambio importante", mencionó.

El comunicado de la Fed sigue señalando riesgos en la recuperación económica de Estados Unidos. Al concretarse detalles sobre mayores apoyos a la liquidez proveniente del banco central estadounidense, el apetito por activos emergentes seguirá latente, añadió Luis Flores, economista senior de Ixe Grupo Financiero.

"Esto beneficiará al peso mexicano (de hecho, la señal sigue siendo de un dólar débil). Sin embargo, la Fed irá dosificando sus intervenciones, actuando de forma acomodaticia. Al mismo, tiempo, ahora los mercados financieros internacionales tienen certidumbre sobre el tamaño y mecanismos del QE2".

Al respecto el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, dijo el miércoles que son bienvenidas las medidas de estímulo lanzadas por la Fed y que las seguirá de cerca.  

Durante la crisis, el balance de la Fed aumentó de manera importante (para dar mayor liquidez y una vez que los agresivos recortes en la tasa de fondos federales parecían no dar frutos), ahora el banco central de EU harán recompras de bonos del tesoro por hasta 600,000 millones de dólares hasta el segundo trimestre de 2011, que se llevará a cabo a un ritmo de 75,000 millones de dólares mensuales.

"Los montos pueden variar, de acuerdo con la nueva información y escenario económico. Tomando en cuenta las reinversiones de la Fed, el apoyo total podría sumar entre 850,000 y 900,000 millones de dólares en los próximos ocho meses", indicó.

En los últimos meses, las perspectivas sobre el crecimiento económico externo y doméstico, la inflación local y el incremento en la liquidez global señalan un escenario consistente con una pausa monetaria en México más prolongada, durante todo 2011, agregó Jorge Sicilia.

"Durante las últimas semanas, los informes sobre el rumbo de la economía mundial se han tornado, por decir lo menos, carentes de optimismo. Si bien los datos de coyuntura ya anunciaban una tendencia hacia la desaceleración de la economía mundial, según disminuían los efectos expansivos de las políticas monetarias y fiscales en los países desarrollados, fueron las minutas de la reunión del pasado 21 de septiembre del Comité de Mercado Abierto de la Fed, las que delinearon un panorama de deterioro de las expectativas de expansión".

Ante la visión de que el crecimiento no es todavía auto sostenido, y que parte del problema de falta de demanda en EU es cíclico, la Fed abrió de par en par la puerta a una segunda ronda de expansión monetaria cuantitativa, y ha puesto a los más optimistas a pensar en un crecimiento lento hacia delante.

La expectativa de una segunda ronda de compra de activos por parte de la Fed, también ha generado una depreciación del dólar. En el otro extremo del panorama global, los bancos centrales de los mercados emergentes, asiáticos y latinoamericanos, toman medidas para paliar las presiones apreciatorias de sus monedas, ante el incremento en la demanda de activos generado por el entorno de búsqueda de rentabilidad que desató la expectativa del incremento en la liquidez global.

En este contexto, agregó el economista de BBVA, la economía mexicana continúa con un crecimiento que se desacelera de forma más lenta a la esperada y sin tensiones de demanda sobre los precios, que permiten esperar que la pausa monetaria se mantendrá por lo menos a lo largo del 2011.

Con menores expectativas de crecimiento en EU, un gasto en consumo y en inversión con aumentos limitados y una brecha de demanda negativa, no hay expectativas de presiones de demanda que pudieran llevar al instituto central a pensar en cambiar su postura de política monetaria hacia el terreno restrictivo, subrayó.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De hecho, de acuerdo con sus estimaciones, los niveles de brecha de producto y de inflación que se observan actualmente junto con el comportamiento del peso indican que la política monetaria implica unas condiciones claramente acomodaticias para la economía mexicana.

En un contexto de mayor liquidez global y de búsqueda de rentabilidad, es de esperarse que la demanda de activos financieros en México experimente un incremento que presionará a la baja el tipo de cambio.

Ahora ve
La vida y la muerte de la princesa Diana sacudieron a la realeza británica
No te pierdas
×