La economía, ¿el peor enemigo de Obama?

Expertos dicen que de no haber una clara recuperación el mandatario terminaría su Gobierno en 2012; una cosa es lo que los economistas vaticinan, otra es el efecto real en la población, advierten.
Barack Obama  (Foto: AP)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

La economía fue el peor enemigo de los demócratas en las elecciones intermedias de este año. ¿Le sucederá lo mismo al presidente Barack Obama en 2012?

Los expertos en política dicen que la dirección de la economía es lo que más determina la posibilidad de una reelección. Mientras, los economistas prevén un mejor crecimiento y mayor empleo para 2012. Eso podría ser suficiente para que Obama conserve su cargo.

"Los próximos dos años serán más importantes para el futuro de Obama que la primera mitad de su gestión" opina Douglas Hibbs, profesor jubilado de la Universidad de Gothenburg que ha estudiado el impacto de la economía en la elección de los votantes en los últimos 60 años.

Si bien los economistas sondeados por CNNMoney.com esperan que la tasa de desempleo se mantenga por encima del 9% el próximo año, la perspectiva a largo plazo es más optimista, pues prevén que para el día de las elecciones presidenciales en 2012 el desempleo estará a 8.1%.

Esa mejoría podría elevar el ingreso lo suficiente para que Obama siga en la Casa Blanca, indica Hibbs. Su modelo para predecir elecciones se basa más en las tasas de crecimiento del ingreso personal que en las encuestas políticas. Y ha probado ser muy efectivo desde 1954.

Para Hibbs, una recuperación en el empleo podría suponer una mejoría importante en el ingreso per cápita, lo que a su vez beneficiaría a Obama.

Obama no sería el primer presidente en verse favorecido por una mejoría en el mercado laboral. En la recesión de 1982, el desempleo ascendió a 10.8%, un año después retrocedió a 8.5%, y para el día de las elecciones en 1984, la tasa se ubicaba en 7.4%. Reagan presentó entonces un panorama más optimista para la economía y su agresiva campaña le ganó la reelección.

Pero si bien una mejora en el ingreso y en el empleo es importante, otros factores económicos podrían determinar la próxima elección presidencial, por ejemplo cómo percibe el votante su propio patrimonio y el valor de su vivienda, indica Mark Peterson, profesor de políticas públicas en la UCLA.

"Cuando la gente perciba que el sistema entero ha mejorado, si volvemos al periodo donde las viviendas recuperan valor y las ejecuciones hipotecarias son bajas, ese es el tipo de situación que aprovechó Reagan" indica Peterson.

Si el verdadero examen será en la corte de la opinión pública, el presidente podría enfrentar una ardua batalla, sostiene Greg Valliere, estratega en jefe de Potomac Research Group. Pues mientras los economistas proclaman una recuperación, las personas reales siguen afectadas.

Si eso no cambia antes de noviembre de 2012, Obama podría perder el puesto.  "No sé si pueda sostenerse que en los próximos dos años el público percibirá una clara recuperación" apunta Valliere.

 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Ante amenaza de invasión de Trump, Maduro ordena ejercicios militares
No te pierdas
×