División en EU ¿ayudará a Wall Street?

Los expertos financieros creían que una división en el Congreso beneficiaría a los negocios; pero un estudio ha revelado que este tipo de épocas en la historia atrae menores rendimientos.
wall street capitolio  (Foto: Cortesía Fortune)
Mina Kimes

La división llegó al Capitolio, ¿pero beneficiará a las acciones? Al principio del verano, los expertos del mercado se manifestaron a favor de un Congreso dividido, argumentando que un Gobierno limitado dejaría en paz a los negocios y eliminaría la incertidumbre regulatoria. Pero en días recientes, el sentir de los inversionistas se opone a la separación, pues muchos citan un estudio de S&P que muestra que las acciones tienen, en realidad, un mejor rendimiento en épocas de unidad, no de división. Pero un análisis más profundo del estudio reveló que la situación actual (un presidente demócrata y un Congreso dividido) no tiene precedentes, al menos desde 1900. Como resultado, el Gobierno está por entrar a un estado de división que el mercado nunca antes había enfrentado.

Según el estratega de inversión en jefe de S&P, Sam Stovall, las acciones generaron un rendimiento promedio de 7.6% durante los años de "unidad", y rendimientos de 2% cuando el Congreso estaba dividido (fenómeno al que llama "división total"). La única configuración que ha generado rendimientos negativos, en promedio, es la de un presidente demócrata y un Congreso dividido, lo que presagia resultados negativos para los próximos dos años.

Pero esta configuración sólo ha ocurrido dos veces desde 1900. Stovall dice que estos años fueron 1917 y 1918, un periodo durante el cual los republicanos dominaban la Cámara de Representantes, pero eran los demócratas quienes controlaban en realidad la Cámara con ayuda del Partido Progresista. "Técnicamente, nunca se había dado el caso de un presidente demócrata y un Congreso dividido", dijo.

La "división total" no ha sido buena para las acciones en otros diez años, generando rendimientos promedio de 3.2%. Pero esa muestra también es pequeña y está distorsionada por pérdidas severas durante la administración de Nixon y durante la primera parte del Gobierno de George W. Bush, periodos en los que el mercado de acciones colapsó.

De hecho, aunque la "unidad total" es el panorama más deseable en promedio para las acciones, una de las mejores situaciones posibles es un estado de "división parcial", en el que un presidente demócrata trabaja con un Congreso completamente republicano, una combinación que ha generado rendimientos de 11% desde 1900. Una vez más, esta composición sólo ha ocurrido durante diez años, en comparación con los 38 años de unidad demócrata total. Cinco de esos diez años ocurrieron durante el boom tecnológico.

Los mejores y los peores escenarios ocurrieron en muestras relativamente pequeñas, durante años en los que había eventos que sacudían al mercado (como el Mandato Nixon, la burbuja y la explosión del punto-com) y son difíciles de ubicar en las divisiones regulatorias. Eso puede explicar por qué los sectores con mejor desempeño en un estado de "división total" eran los excedentes del consumidor y acciones de productos de la canasta básica, categorías que suelen beneficiarse de condiciones económicas contrarias. 

Un informe reciente de Oppenheimer sobre la correlación entre la división y los indicadores económicos opaca aún más esta situación. Según el estudio, que analiza información desde 1926, cuando ocurre una división durante los segundos dos años de un ciclo presidencial, el PIB mejora, pero las utilidades corporativas, el  desempleo y los ingresos personales decaen. En todos los casos, los resultados están separados por menos de un punto porcentual.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Entonces, el pasado nos ofrece un panorama turbio de los próximos dos años, pero eso no significa que la división no vaya a afectar a este mercado de acciones. Muchos de los problemas legislativos que impactan a los negocios, como las exenciones fiscales de Bush, que están por caducar, aún están a la espera de una solución. Los analistas dicen que, sin un compromiso, las exenciones fiscales sobre los sueldos y dividendos podrían marchitarse.

No hace falta ser historiador para ver que eso sería negativo para el mercado de acciones. Será malo para los negocios y también para los trabajadores, porque marchitarse o caducarse es lo opuesto a lo que necesitan los líderes económicos por parte del Gobierno. Lo que realmente necesitan es certeza sobre el curso regulatorio y económico del país. Es difícil ver cómo es que este Gobierno dividido ofrecerá seguridad a los negocios.

Ahora ve
Malala estudiará en la Universidad de Oxford
No te pierdas
×