Obama quiere ampliar la ‘ley’ Bush

El mandatario de EU negociará al Congreso extender un recorte tributario fijado por su antecesor; los legisladores temen que un alza de impuestos pueda dañar la recuperación.
Obamacloseup  (Foto: CNN)
Jeanne Sahadi
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Un día después de que el partido republicano ganara el control de la Cámara de Representantes, el presidente Barack Obama dijo que estaba dispuesto a negociar para que los recortes fiscales implementados por Bush continuaran aplicándose a la clase media estadounidense después del primero de enero. "Creo que es demasiado pronto para saber cómo resultará esa negociación. Pero será una de mis principales prioridades", dijo Obama.

El presidente ha dicho públicamente que quiere que la reducción tributaria sólo se prolongue de forma permanente para aquellas parejas con ingresos inferiores a 250,000 dólares y contribuyentes solteros cuyos ingresos no superen los 200,000 dólares. Bajo esta propuesta, las bajas fiscales que aplican a quienes ingresan más de 250,000 dólares expirarán después del 31 de diciembre. 

Entretanto, los republicanos han presionado para que las reducciones impositivas se prolonguen más tiempo para todos, sin importar el ingreso.

Ambos partidos han expresado su temor de que un alza en los impuestos aplicada a la mayoría de los estadounidenses pueda perjudicar la recuperación económica. 

"Mi esperanza es que... dado que todos tenemos interés en que la economía crezca y el empleo se reactive, no jugaremos a una política suicida sino que actuaremos responsablemente", dijo Obama.

Algunos demócratas -como el presidente de la Comisión del Presupuesto del Senado, Kent Conrad- han declarado que apoyarían una prórroga temporal de las reducciones fiscales para las familias con altos ingresos. Otros (como el presidente de la Comisión Bancaria, Christopher Dodd), han pedido que se eleve el tope de 250,000 dólares. 

Buscar acuerdos

Clint Stretch de Deloitte Tax LLP y Anne Mathias de MF Global's Washington Research Group, analistas de la política fiscal de Washington, creen que el acuerdo más probable será una prórroga temporal para todos, de uno o dos años. 

Para Mathias, Obama "no vetará una ley que prorrogue las reducciones para todos."

Stretch señala que una extensión temporal para todos supone menor riesgo político para los republicanos que otros escenarios posibles, como una extensión permanente sólo para la clase media y una temporal para los ricos. "Si a los republicanos realmente les importan los contribuyentes de altos ingresos, no permitirán que se les diferencie de la clase media", indica. 

Los demócratas, apunta Stretch, pueden proponer una prórroga temporal como una medida para ganar tiempo y encontrar la manera de reducir el crecimiento de la deuda nacional, como lo sugirió este verano el líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Steny Hoyer.

En junio, Hoyer ganó titulares cuando dijo que el Congreso necesitaba "discutir seriamente" si el país podía permitirse una extensión permanente "antes de tener un plan real para reducir el déficit." 

El Departamento del Tesoro estima que extender de forma permanente las reducciones fiscales para todas aquellas personas con ingresos inferiores a 250,000 dólares le costaría al erario 3 billones de dólares en el lapso de una década; el costo por hacerlas permanentes para quienes perciben altos ingresos sería de 700,000 millones de dólares en el mismo periodo de tiempo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los halcones del déficit han dicho que convertir en permanente cualquiera de las reducciones tributarias dificultaría enormemente la reparación del presupuesto federal, un objetivo que buscan todos los partidos. 

Mathias calcula que una extensión de un año aplicable a todos costaría entre 250,000 y 350,000 millones de dólares.

Ahora ve
Así se escucha Mafalda hablando en guaraní
No te pierdas
×