Banxico y Hacienda pueden frenar al peso

El titular del Banco de México dijo que se evalúa a diario si la política monetaria debe ajustarse; Agustín Carstens aseguró que el peso no está sobrevaluado y que la exportación sube favorablemente.
Inflación  Se ubicará en 3% para 2018.  (Foto: Notimex)
Isabel Mayoral
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Si los flujos de capitales y las repercusiones de la política monetaria de Estados Unidos son permanentes, en un futuro previsible el Banco de México (Banxico), junto con la Secretaría de Hacienda, tomará medidas para mitigar la apreciación del peso, aunque por ahora esto no es necesario, destacó este miércoles el gobernador del Banco Central, Agustín Carstens.

"Estamos evaluando muy de cerca los fenómenos que pasan día con día y queremos cerciorarnos que esa baja en la tasa de interés es transitoria o perdurable. Si es perdurable, nos hará pensar más en serio en hacer un ajuste en la política monetaria del Banxico", dijo.

El gobernador del Banco Central se expresó en el mismo sentido que el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero Arroyo, quien este mismo miércoles aseguró que México no está ni estará metido en una ‘guerra de monedas' porque cuenta con muchas más fortalezas que le permitan sortear la apreciación que ha registrado el peso por la entrada de recursos del exterior.

En cuanto al tipo de cambio, Carstens mencionó que la moneda mexicana ha sido una de las divisas que mejor se han comportado y la que más ha podido sostener una apreciación real. "El peso no está sobrevaluado, eso nos da espacio (de maniobra); incluso, las exportaciones están creciendo a un ritmo favorable, aun cuando la economía de EU se está desacelerando.No tenemos contundencia de estar en un problema, ciertamente hay expectativa de que podría haber márgenes más arriesgados hacia adelante, pero los iremos evaluando con el tiempo", explicó.

De hecho, resaltó que aplicar en estos momentos un control de cambios sería totalmente distorsionante y afectaría la capacidad de mediano y de largo plazo de México para atraer capitales al país. "No hay mejor antídoto que dejar que el mercado funcione, ese tipo de transacciones de corto plazo son riesgosas y la flotación del peso nos ha ayudado a que la mayoría de los flujos sean de largo plazo", subrayó.

Lo más probable es que el Banco de México sea paciente en tomar decisiones, porque "queremos evitar revertir medidas de corto plazo y ese tipo de incertidumbres no son deseables; las vamos a tratar de evitar y tenemos que estar muy seguros de la contundencia de esos capitales y seguiremos utilizando instrumentos que son más amigables con el mercado (como acumulación de reservas)".

Consideró que el estímulo monetario aplicado recientemente por la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, es una medida entendible y, hasta cierto punto, deseable.

"Si uno considera que el país que tiene la economía más grande del mundo, y que para México es la más importante por muchas razones, esté utilizando los instrumentos que tiene disponibles para aumentar su crecimiento económico y evitar una deflación, es responsable que hagan ese intento, en la medida en que tenga éxito y termine fortaleciendo su economía, lo cual nos beneficiaría", dijo Carstens.

Asimismo, reconoció que hay algunas preocupaciones de que ésta creación de dinero será excesiva y de que eventualmente se manifestará en inflación; sin embargo, "habrá que confiar en la Fed, de que drene de manera oportuna ese exceso de liquidez, que no se vaya a tasas de interés (más altas) o a precios (más inflación)".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Eso no significa que en el corto o mediano plazo no haya repercusiones en el resto del mundo y "nosotros trataremos de manejar de la mejor manera posible, pues la decisión de la Fed ya está tomada  y, cuando menos desde mi punto de vista, esta expansión monetaria ya está afectando los precios de algunas mercancías en el ámbito mundial".

Además, el gobernador de Banxico dijo que este año el crecimiento económico de México será de 5%, y para el tercer trimestre de 2010 se espera una cifra similar. No obstante, para 2011 habrá una menor expansión económica por el menor crecimiento en EU. Ante ello, México debe buscar un crecimiento más orientado al mercado interno y "una apreciación del peso no sería equivocada, ayudaría a esa transformación de la economía nacional para que tenga una orientación más hacia el mercado interno".

Ahora ve
Carreteras y aeropuertos se llenan en EU por el Día de Acción de Gracias
No te pierdas
×