La economía mundial es frágil: BCE

El jefe del Banco Central Europeo asegura que además de Irlanda, otros países tienen problemas; la zona euro contribuiría con 50,000 millones de euros al plan de ayuda para el Gobierno irlandés.
Jean-Claude Trichet  (Foto: CNN)
ESTRASBURGO/BERLÍN (CNN) -

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo el lunes que la crisis económica por la que atraviesa Europa no es una cuestión únicamente de la zona euro, sino que hay otras grandes economías con problemas.

"Las finanzas globales y la economía global es extremadamente frágil. No es una crisis europea, es una repercusión en Europa", afirmó Trichet en un debate en el Parlamento Europeo.

En cuanto a la situación del mercado cambiario, Trichet respaldó a las autoridades estadounidenses que exigen un dólar fuerte y el reciente llamado de los líderes globales a evitar las devaluaciones de monedas competitivas.

"Aprecio las recientes declaraciones de las autoridades estadounidenses (...) reiterando que un dólar fuerte frente a otras importante monedas convertibles es del interés de Estados Unidos. Comparto esta visión completamente", afirmó.

"Un dólar que es creíble entre las grandes monedas de las economías avanzadas es del interés de Estados Unidos, de Europa y de toda la comunidad internacional", agregó.

Por su parte, el ministro alemán de Finanzas, Wolfang Schäuble, estima que la zona euro contribuirá con unos 50,000 millones de euros al plan de ayuda a Irlanda, según dijeron el lunes fuentes del grupo parlamentario de su partido.

Las fuentes agregaron que la canciller alemana, Angela Merkel, recomendó que todo país golpeado por la crisis identifique sus problemas pronto.

Después de semanas de negarse a aceptar un rescate financiero multimillonario, Irlanda pidió el domingo un préstamo de emergencia a la Unión Europea y el FMI para estabilizar sus bancos endeudados.

Adoptar el mismo plan de acción de Grecia habría parecido impensable para Irlanda hace algunos años, cuando era el "Tigre Celta" en crecimiento y la envidia económica de Europa.

Otros países de la eurozona y el Banco Central Europeo habían presionado a Dublín para que aceptara la ayuda de contingencia después que creció el nerviosismo sobre un masivo proyecto irlandés para rescatar a sus bancos. Había temor de que el problema se extendiera a otras economías tambaleantes que comparten el euro, como Portugal y España.

Solicitar ayuda a la UE y al Fondo Monetario Internacional significó un anuncio humillante para el gobierno irlandés, que hace pocos días había negado que estuviese negociando dicho paquete o siquiera que fuera necesario.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los ministros de finanzas europeos accedieron rápidamente al acuerdo, argumentando que "está garantizado para salvaguardar la estabilidad financiera de la Unión Europea y la zona del euro".

 

Ahora ve
Bienvenido al viaje por los 25 lugares más coloridos del mundo
No te pierdas
ç
×