Europa, sin la confianza del mercado

Tras el rescate de Irlanda, la UE prepara sus engranajes para otra posible caída en su grupo; los inversores dudan sobre su eficacia, y continúan especulando con la deuda de España y Portugal.
euro  (Foto: Photos to go)
BRUSELAS (CNN) -

La crisis de deuda de la zona euro se está moviendo a tal ritmo, con la presión en aumento en varios países de forma simultánea, que las instituciones de la Unión Europea (UE) pueden no tener capacidad para anticiparse a los mercados.

Después de que surgieron los problemas de déficit y deuda de Grecia a finales del 2009, hubo cinco meses en los que las rentabilidades de los bonos griegos subieron persistentemente mientras los responsables de la UE se esforzaban para contener esta amenaza, hasta que finalmente pusieron encima de la mesa un rescate de 110,000 millones de euros.

Este desfase fue comprensible porque la UE nunca había tenido que lidiar con una crisis semejante desde la introducción del euro en 1999. Una vez que se acordó un mecanismo de rescate para Atenas, fue cuestión de días que se produjese el desembolso de los fondos.

En el caso de Irlanda, tuvieron que pasar semanas de presión en el mercado en las que subieron las rentabilidades de los bonos, y los diferenciales con la deuda alemana se ampliaron antes de que Irlanda solicitase ayuda, se enviase una delegación conjunta de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y se reuniese un rescate de 85,000 millones de euros.

Pero ahora la presión de los mercados financieros está pesando en Portugal, España, Bélgica e Italia a la vez.

En teoría, la UE tiene un mecanismo activo para zafarse de esta presión, y en cuestión de horas puede actuar y tomar decisiones vía teleconferencias.

Sin embargo, hay dudas de que sea lo suficientemente ágil como para burlar o adelantarse a los mercados.

"Cuando se trata de los políticos de la UE y los mercados, definitivamente hay una asimetría en las armas", dijo Hugo Brady, analista político del organismo de análisis Centre for European Reform.

"Se ha criticado que los líderes políticos se mueven de manera paulatina, más que dando grandes pasos, por motivos comprensibles", dijo este experto, recordando que, a diferencia de los mercados, los políticos tienen un electorado al que tener en cuenta.

"En mi opinión, la fase de enviar señales a los mercados pare ver cómo reaccionan se tiene que acabar. No es un juego en el que los políticos estén ganando", opinó Brady.

OPCIONES RADICALES

Los 16 países de la zona euro tienen, teóricamente, a su disposición 750,000 millones de euros para combatir la crisis. De esta cifra, 250,000 millones vienen del FMI, 440,000 millones de los estados de la zona euro, y 60,000 millones del conjunto de la UE.

Hasta la fecha, sólo se han empleado unos 60,000 millones de euros, ya que en el paquete de rescate irlandés unos 25,000 millones provienen de sus propias arcas y de préstamos bilaterales, y el caso de Grecia fue aparte.

Con al menos 650,000 millones de euros todavía disponibles, los países de la eurozona deberían ser capaces de manejar un rescate de Portugal y posiblemente incluso de España, si Lisboa y Madrid pidiesen ayuda.

En semejante eventualidad, los equipos técnicos podrían ser enviados en cuestión de días, y el dinero podría estar disponible entre una semana y 10 días.

En el marco de rescates soberanos, este plazo es equivalente a la velocidad del rayo y más pensando en que se trata de la Unión Europea, donde casi nunca las ruedas institucionales se han movido así de deprisa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No obstante, los inversores entrados en pánico o los especuladores que apuestan a que Portugal, España y otros podrían verse forzados a aceptar rescates, pueden tomar decisiones de manera remota y mover miles de millones de euros en segundos, aplicando casi una presión instantánea.

Para los que están en los mercados financieros, la sensación de que la UE no tiene una idea clara de la situación (a pesar de los esfuerzos que están haciendo sus responsables) basta para que pierdan la fe y decidan marcharse.

Ahora ve
Estas son las últimas campanadas del emblemático Big Ben
No te pierdas
×