Las mujeres, víctimas en la oficina

De cada 10 mujeres que trabajan, 4 han padecido algún tipo de acoso psicológico, según un estudio; el análisis arroja que el 24% de las encuestadas señala que sus superiores minimizan su trabajo.
duda ejecutiva  (Foto: Photos to go)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El acoso psicológico laboral es una realidad para las mujeres en México, pues 4 de cada 10 colaboradoras señala haber vivido alguna agresión de ese tipo en su oficina, según una encuesta realizada por la bolsa de trabajo electrónica Trabajando.com.

"En el trabajo, las desacreditaciones empezaron cuando me embaracé. Mi jefe solía decir enfrente de todos que si me tardaba en entregar un proyecto o me iba temprano era porque ya estaba con ‘el problema' del embarazo, lo cual me hacía más lenta", señala Karla Lozano (quien prefirió mantener en anonimato el nombre de la empresa en la cual se desempeñaba).

El acoso de esta naturaleza es, generalmente, 8% más alto en mujeres que en hombres, y por lo menos 2 de cada 10 féminas que han sufrido mobbing también son víctimas de acoso sexual, revela una encuesta realizada por el Instituto de la Mujer en España.

A propósito del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (celebrado el 25 de noviembre), en el país las cifras muestran un panorama más que ‘vulnerable'. Tan sólo en la ciudad de Puebla, 30 de cada 100 mujeres (de un universo mayor a 446,000 personas económicamente activas) reportan abusos verbales, mientras que 16 de cada 100 indica haber sufrido un acoso físico por un compañero o superior en el trabajo, refieren datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Y ¿qué tipo de agresión es más recurrente en las oficinas mexicanas? De un universo de 3,100 personas, el 24% señala que sus superiores minimizan su trabajo, anulando el esfuerzo realizado; el 23% siente envidia y celos por parte de sus colegas; otro 21% reporta exceso de trabajo y poca ayuda para desarrollarlo. Finalmente, un 11% recibe gritos e insultos de sus compañeros, indica el sondeo del portal laboral.

Las colaboradoras mexicanas reaccionan de la siguiente manera ante el mobbing: un 37% de ellas ha intentado ignorar la situación para no caer en provocaciones; el 32% habló directamente con su jefe para recibir apoyo; un 18% afrontó al agresor platicando con él, y el 13% restante todavía no emprende alguna acción por temor a perder su empleo.

Quienes han sido testigos de estas prácticas vejatorias consideran que las mujeres son las más afectadas (en un 91% de los casos) y la provocación se realiza de jefe a subordinado (77%), apunta la encuesta.

¿En dónde y cómo?

Algunas investigaciones sugieren que el fenómeno de mobbing (actitudes como limitar a la persona la posibilidad de dar su punto de vista) aumenta en ciertas estructuras corporativas.

Por ejemplo, "son empresas fuertemente jerarquizas" y con mucha burocracia, ahí los directivos tienden a estimular a los trabajadores mediante una competitividad errónea, donde se exacerba la rivalidad de "yo o el otro", así, la gente entiende que debe "eliminar o anular al otro" para sobresalir y quedarse con el mejor puesto, explica la autora del libro Mobbing, Marisa Bosqued Lorente. 

El tipo de agresión varía según el sector empresarial, expresa. En las compañías privadas "el hostigamiento psicológico puede ser más ‘brutal' y de corta duración en tiempo". El empleado opta por irse o lo despiden.

En ámbitos públicos, el acoso es prolongado en tiempo, llegando a pedir al empleado cosas muy ‘operativas' (y quizá no vinculadas con su labor) como copiar una lista de números telefónicos. En esas organizaciones, quizá, es más difícil el despido inmediato, señala la autora. 

Las causas por las que "alguien" es elegido para esta presión psicológica son de lo más variadas, y Lorente destaca las siguientes: celos profesionales; no dejarse manipular ni prestarse a las intrigas propuestas por quien más tarde se convertirá en "acosador"; ser diferente respecto al grupo (por orientación sexual, sexo, convicciones religiosas, etcétera); pasar por una crisis personal (de la cual el acosador saque provecho), o que el colaborador denuncie las fallas de otro, como el jefe.

¿Estás en el desafortunado club de los posibles candidatos a sufrir mobbing? Estas son algunas preguntas clave que te permiten evaluar cuál es tu situación actual en la oficina:

- ¿Tus compañeros de oficina te suelen decir que eres demasiado confiado; es decir, eres de aquéllos que piensa que "todo el mundo es bueno", aunque demuestre lo contrario?

- ¿Haces cualquier cosa por evitar el enfrentamiento, aunque eso signifique un sacrificio personal?

- ¿Te consideras una persona que suele "repetir" a los demás lo eficiente que eres?

- ¿Te interesa demasiado conseguir la aprobación de los compañeros?

- ¿Hay algún motivo personal, familiar o profesional que pueda despertar la envidia de los demás?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- ¿Los clientes prefieren ser atendidos por ti, antes que por tu propio jefe?

- ¿Has rechazado proposiciones de carácter sexual de alguien dentro del grupo?

Ahora ve
Trump admite que no tiene grabaciones de sus conversaciones con James Comey
No te pierdas
ç
×