Fed pone límite al riesgo inflacionario

Ben Bernanke dijo que impedirán que el alza de precios de EU supere la barrera del 2%; la Reserva Federal indicó que estará atenta a la evolución del último estímulo monetario que lanzó.
bernake2  (Foto: Fortune)
Colin Barr

Nos guste o no, la historia nos muestra que Ben Bernanke lleva razón al decir que la inflación no está en puerta.  El criticado presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed) atacó el domingo a los halcones de la inflación que sostienen que la política monetaria de flexibilización cuantitativa (el plan de la Fed  para comprar 600,000 millones de dólares en deuda pública, con la esperanza de impulsar los precios de los activos y estimular la lenta recuperación económica) disparará la inflación y destruirá el dólar. 

"Hemos sido muy, muy claros en que no permitiremos que la inflación suba más del 2%. De ser necesario, elevaríamos las tasas de interés en 15 minutos", dijo Bernanke. 

Pero Bernanke sabe que esa situación no se presentará pronto.Mientras uno de cada seis estadounidenses siga desempleado o subempleado, no hay razón para esperar que la inflación suba, sin importar lo que haga la Fed. 

Y no es porque Bernanke lo diga. Los economistas de Goldman Sachs informaron la semana pasada que, desde 1950, la inflación no ha registrado alzas durante ningún periodo de dos años que iniciara con una tasa de desempleo superior al 8%.

Los ejemplos son pocos, pues sólo hay tres periodos en la historia estadounidense que registraran tasas superiores al 8% desde la Segunda Guerra Mundial: 1975, 1981-1984 y 2009-2010. Pero en cada uno de los casos la inflación cayó entre 1 y 2 puntos porcentuales en los dos años siguientes.

El actual ciclo embona muy bien dentro del esquema de inflación descendente. La inflación ha caído desde el pico en 2008, cuando el precio del petróleo subió brevemente a 147 dólares durante el verano previo al colapso del sistema financiero en otoño. 

Bernanke y otros funcionarios de la Fed han subrayado que revisarán sus planes de flexibilización cuantitativa una vez que tengan los últimos datos, lo que ha dado pie a pensar que el Banco Central recortará dicho programa en la próxima primavera. Incluso aquellos que creían que se ampliaría la política de flexibilización han reducido sus estimaciones sobre el alcance de las compras de activos de la Fed. 

Si bien esa postura peca de optimismo. Pese al modesto incremento en la producción industrial y al apetito del consumidor, más fuerte de lo esperado, no hay señal de que el empleo se recupere en un futuro cercano. Los economistas no prevén que la tasa de desempleo caiga por debajo del 8% antes de 2013, según una encuesta elaborada por el Banco de la Reserva Federal de Filadelfia. 

Eso explica por qué a la Fed le inquieta la deflación, una espiral de salarios mermados y precios disminuidos que agravaría las deudas debido a las crecientes tasas de interés. "Estamos muy cerca del punto donde los precios comenzarían a caer. Pero si la Fed no actuaba, dado lo mucho que ha descendido la inflación desde el inicio de la recesión, creo que la preocupación hubiera sido  mayor" dijo Bernanke en el programa 60 Minutes.

El desempleo en EU está en camino de establecer un triste récord. En la recesión de 1975, la tasa de desempleo se  mantuvo en 8% o más durante 12 meses, y se mantuvo en ese nivel durante 27 meses entre 1981 y 1984. En la crisis actual, llevamos 22 meses con esa tasa. Muy pocos creen que el panorama mejorará antes de mayo próximo.

Ahora ve
¿Quieres comprar un celular? Te decimos cómo hacer una compra inteligente
No te pierdas
×