Alemania apoya la preservación del euro

El Gobierno, en voz del ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble, modificó el tono de su postura; las autoridades teutonas habían pasado los meses recientes criticando el derroche de sus vecinos.
Colin Barr

Alemania ha cambiado su tono. Este fin de semana el ministro alemán de Finanzas Wolfgang Schaubledescartó la expulsión de algún país de la moneda común europea. De hacerlo, dijo, las consecuencias serían "imprevisibles" y potencialmente tan perjudiciales como la desaparición de Lehman Brothers en 2008.  La declaración es alentadora, pues las autoridades teutonas han pasado los meses recientes criticando el derroche de sus vecinos de la eurozona, Grecia, Irlanda, Portugal y España, aunque las críticas no sirven de nada. ¿Puede un cambio de opinión en Berlín apuntar hacia el fin de la deuda soberana y las crisis bancarias que padece la periferia de Europa? 

Quizás los líderes de la economía más fuerte de Europaconcluyeron que su anterior postura sólo desestabilizaba a los mercados.  Ello podría representar un cambio importante esta semana en que los gobiernos de la zona euro se reunirán. 

Por el momento. Alemania sigue oponiéndose a nuevas políticas que podrían reducir la enorme brecha financiera europea, lo que significa que las conversaciones serán una pérdida de tiempo. Y sin pronta acción, una crisis mayor podría sobrevenir. 

El problema es múltiple.Las economías débiles se ven forzadas a reducir su gasto, agravando más sus recesiones, pues su afiliación al euro les impide devaluar su moneda y utilizar la exportación para recuperar la salud. 

Los inversores a su vez le han dado la espalda a aquellas naciones profundamente endeudadas, obligando los rescates de Grecia e Irlanda y fomentado los temores sobre una crisis inminente en Portugal y España. 

Podría pensarse, entonces, que lo mejor sería sacar del euro a los países débiles. Pero ello destruiría a los bancos europeos, como lo confirma un informe emitido el domingo por el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés).

Se dice que los bancos del mundo tienen una exposición de 2.28 billones de dólares a los cuatro países europeos más débiles. Solamente los bancos alemanes tenían, al término del segundo trimestre, una exposición de 252,000 millones de dólares en Grecia e Irlanda, según el BIS; la cifra comparable de Francia era 170,000 mdd. 

"Si cualquiera de estos países periféricos cae en impago, podría presentarse otra vez una crisis bancaria en el continente", apunta Desmond Lachman, analista del American Enterprise Institute en Washington. 

En consecuencia, los rendimientos de los bonos han subido incluso en Alemania, ante los temores de que los contribuyentes teutones sean quienes terminen pagando la cuenta del rescate. 

Los ministros europeos han propuesto algunas soluciones para sus problemas financieros. Unos, por ejemplo, sugieren que los miembros de la Unión Europea vendan los llamados e-bonos respaldados por la comunidad de la eurozona. Otros proponen un crédito de la zona euro para financiar el rescate de países más débiles, realizado mediante la compra de bonos emitidos por naciones emproblemadas. 

Toda ayuda es necesaria. Según estimaciones,los países de la eurozona deberán pagar o refinanciar 750,000 mdd de deuda para 2011.   

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero Alemania se ha opuesto tanto a los e-bonos como al crédito europeo. Las declaraciones que vertió este fin de semana un alto cargo del Banco Central Europeo recordaron el cisma existente entre los que tienen dinero y aquellos que necesitan desesperadamente una ayuda para demorar la siguiente visita de sus acreedores: "La política fiscal no es nuestra responsabilidad. Nuestra encomienda no es facilitar a los gobiernos la refinanciación de su deuda" dijo Jurgen Stark, miembro directivo del BCE. 

Tiene razón, desde luego, pero expresarlo difícilmente ayuda a evitar que Europa reproduzca la pesadilla de Lehman Brothers.

Ahora ve
Crisis minorista: ¿por qué grandes cadenas están cerrando sus tiendas?
No te pierdas
×