Tres pasos hacia la estabilidad europea

Las crisis que padecen naciones como Irlanda y Grecia generan dudas por el futuro del euro; expertos señalan que el bloque debe revisar las finanzas de los bancos y crear un fondo de rescate.
euroe  (Foto: Fortune)
Nin-Hai Tseng

La crisis de deuda soberana que atraviesa Europa ha debilitado considerablemente al euro, pero existen opciones para fortalecer  a la divisa común antes de que sea demasiado tarde.  Cuando el euro comenzó a circular en 1999, sus partidarios lo asociaron con el progreso económico y la oportunidad de incrementar las inversiones y los tratados comerciales de Europa en la región. Desde entonces, la moneda se ha convertido en la segunda divisa más comerciada (luego del dólar estadounidense), y es usada en más de un tercio de todas las operaciones de cambio de divisas.

Sin embargo, las presiones en torno al valor de la moneda crecen a medida que la crisis de deuda europea (que ya golpeó a Grecia y a Irlanda) se extiende. Con Portugal y España en riesgo de ser las siguientes, surge la pregunta "¿qué pasará con el euro?"

De acuerdo a Bloomberg, la moneda se ha depreciado 5.6% desde el 4 de noviembre. En el año ha caído 6.8%. 

Los líderes europeos insisten en que la divisa sobrevivirá la crisis. En tanto, la mayoría de las economistas coinciden en que abandonar la moneda en este momento resultaría catastrófico. 

Los expertos del Peterson Institute for International Economics sopesan tres caminos para estabilizar, a estas alturas, el euro 

Una revisión a los bancos europeos 

El crédito barato y los préstamos y gastos imprudentes contribuyeron a la crisis económica que hoy vive Europa. Hasta que la eurozona no evalúe realmente la salud de sus bancos, la confianza del inversor en el estado del euro y en la economía de la región seguirá débil, indica Nicolas Véron, miembro del Instituto Peterson.

Europa aplicó, como lo hizo Estados Unidos con sus bancos en el clímax de la crisis financiera, los llamados test de estrés o pruebas de resistencia a sus entidades bancarias para determinar su fuerza durante una crisis. En julio, se supo que 7 de los 91 bancos evaluados reprobaron. 

Si bien las evaluaciones ofrecieron un panorama del sector bancario europeo, y los resultados fueron mejores a los esperados por muchos inversores, los críticos opinan que las pruebas no fueron lo suficientemente estrictas. Y quedó claro que los test no dijeron mucho cuando Europa tuvo que negociar un rescate de 115,000 millones de dólares para Irlanda, dos bancos irlandeses que requirieron ser rescatados habían aprobado antes las pruebas. 

"El proceso (de evaluación) fue en gran medida defectuoso porque al final los inversores no confiaron en que la valoración a los bancos fuera efectiva", opina Véron.

Seguro contra crisis

Todos se preguntan cuál es la profundidad y extensión de la crisis de deuda en Europa, y qué presiones financieras podrían sobrevenir en el futuro.  Un elemento clave para la estabilidad del euro es, de acuerdo a Jacob Funk Kirkegaard del Instituto Peterson, un fondo soberano de rescate, algo que proporcione seguridad permanente contra las crisis futuras.

Los líderes europeos trabajan actualmente en un fondo así. El fondo temporal, llamado

European Financial Stability Facility (EFSF), fue establecido en mayo y reúne recursos de los gobiernos de la eurozona para financiar los rescates de Grecia e Irlanda. El fondo, de 575,000 mdd, tiene a Alemania como su principal contribuyente. 

Para Kirkegaard, un fondo permanente ayudaría a estabilizar a la zona euro. El EFSF expirará en 2013, pero el fondo probablemente se convierta en un mecanismo permanente en Europa para proporcionar ayuda financiera a países con problemas de liquidez. 

Es posible que el fondo aliente conductas arriesgadas entre los miembros de la eurozona sabiendo que serán salvados por sus vecinos si sus finanzas llegan a fallar. Pero Kirkegaard sostiene que eso no sucederá, pues el programa establece condiciones estrictas sobre los préstamos para que los miembros tengan incentivos para sanear sus hojas de balance. 

La responsabilidad del sector privado 

Un fondo permanente que resuelva las crisis financieras fácilmente podría convertirse en una ‘muleta' habitual para los miembros de la eurozona. Alemania y Francia, los miembros más ricos de la zona, tendrían que cargar con el peso de los costos. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por ello debe haber un sistema que exija a los gobiernos hacer todo lo posible para evitar otra crisis de deuda soberana. 

Bajo el fondo permanente, los líderes europeos seguramente harán que los inversionistas del sector privado también aporten dinero en caso de una reestructuración soberana. Esto es importante, pues presiona a los gobiernos para evitar otra crisis de deuda soberana mediante la imposición de sólidas políticas fiscales.

Ahora ve
Trump admite que no tiene grabaciones de sus conversaciones con James Comey
No te pierdas
ç
×