Las materias primas, de ‘fiesta’ en 2011

La debilidad del dólar y la mayor demanda elevarían los precios de commodities como el oro; el crecimiento de China, India, Brasil y Rusia provocará que los pedidos de petróleo sigan al alza.
Oro  (Foto: CNN)
Paul R. La Monica
NUEVA YORK -

El oro, el petróleo y otras materias primas gozaron de un alza estelar en 2010. Pero la fiesta podría no haber terminado, lo que debe despertar la cautela de los inversionistas.  Varios expertos opinan que las principales fuerzas detrás del alza de los commodities durante el año pasado, a saber las fuertes economías en los mercados emergentes aunadas a las preocupaciones sobrela salud financiera de Estados Unidos y Europa,seguirán impulsando los precios este año. 

Las preocupaciones sobre la crisis de deuda soberana en Europa y la lenta recuperación de EU podrían debilitar tanto al euro como al dólar. Y una moneda estadounidense estancada podría aumentar los precios de las materias primas, ya que muchas de ellas se negocian en dólares. 

David Beahm, vicepresidente de investigación económica de Blanchard & Company Inc, firma especializada en activos tangibles como el oro y otros metales preciosos, señala que el oro podría alcanzar los 1,650 dólares la onza en 2011. Es un incremento del 15% respecto a sus niveles actuales, que ya rondan máximos históricos. 

En opinión de Beahm, el programa de flexibilización cuantitativade la Reserva Federal estadounidense (Fed)conducirá a una depreciación del dólar a medida que el Banco Central continúe comprando bonos de largo plazo. El analista cree que la Fed debería hacer más para estimular la economía,especialmente si la tasa de desempleo sigue alta. 

La debilidad del dólar podría generar más temores de una inflación, que a su vez alimentaría los precios del oro y otros metales, pues el oro es usado a menudo como una cobertura contra la inflación. "La recuperación económica de EU no es tan rosa como podríamos creer. La Fed tendrá que seguir imprimiendo dinero y eso convierte al oro en un activo extremadamente atractivo", advierte Beahm. 

Al mismo tiempo, el robusto crecimiento de las economías de China, India, Brasil y Rusia derivará en una mayor demanda de petróleo, metales industriales como el cobre y el paladio y "commodities" agrícolas como maíz y trigo. 

Es importante recordar que el precio de algunas materias primas escaló brutalmente el año pasado (la plata subió 80% en 2010, mientras que el algodón y el trigo aumentaron 90%), por lo que es imposible que ese ascenso se repita en 2011, inclusosi las naciones BRICsiguen consumiendo de forma delirante. 

"Los mercados emergentes han contribuidoa elevar la demanda de materias primas de forma generalizada, así que mantenemos una tendencia alcista en los commodities. Sin embargo, los inversores tienen que ser precavidos a estos niveles. Si esperas retornos como los del 2010, muy posiblemente saldrás decepcionado", indica Oliver Pursche, gestor del fondo GMG Defensive Beta Fund. 

De acuerdo a Pursche, los precios de muchos metales están ya a alturas excesivas, el único que aún parece atractivo en términos de oferta y demanda es el paladio. También los commodities relacionados a la energía, como el petróleo y el carbón, tienen espacio para subir.

Doug Ober, CEO del fondo de inversión especializado en activos energéticos Petroleum & Resources Corporation, coincide. El gestor aconseja conservar los commodities (y las acciones que se beneficien del aumento de los precios de éstos) asociados a activos con uso real en la industria.  Mientras la economía china siga avanzando, le irá bien al petróleo, al carbón y al cobre, apunta Ober. 

No obstante, algunos analistas temen que el precio de las materias primas ya no tenga más espacio para crecer, y lo único que le quede sea bajar. "Cada vez que hay un activo al que casi todo mundo le apuesta, es cuando alguien suele salir perjudicado", advierte David Loeper, CEO de Wealthcare Capital Management. 

Para Loeper, los temores de una inflación son exagerados, y todavía existe un gran riesgo de que Estados Unidos caiga en una espiral deflacionaria de largo plazo, como la que vivió Japón en los 90s. Esa situación traería malas noticias para los commodities. 

Por todas estas razones, Pursche sostiene que invertir en commodities no es para los débiles de corazón. Su fondo tiene casi una cuarta parte de sus activos en commodities, pero indica que se trata de una apuesta de varios años, no como un medio para hacer dinero rápido. 

Los inversores que busquen negociar con materias primas deben ser extremadamente cuidadosos. Pursche incluso dice que no se sorprendería si hay un reacomodo violento en los precios este año, pues muchos operadores no han considerado los contratiempos. 

"Podríamos ver una caída en los precios. Todo lo que se necesita es queChina eleve las tasas de interéstres cuartos de punto en lugar de un cuarto de punto, por ejemplo. Hay muchos pequeños sucesos que no alterarían el panorama a largo plazo de los commodities, pero que podrían causar una venta a corto plazo", advierte Pursche.

Ahora ve
El Tec de Monterrey se viste de flores para honrar a las víctimas del sismo
No te pierdas
×