En 2011 México la libra, los BRIC no

La economía mexicana parece la más segura de los emergentes, dice Walter Molano, de BCP Securities; ha actuado prudentemente y podrá enfrentar la volatilidad que se presente: Manuel Guzmán de Ixe.
dolar euro mercados españa.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Debido a unaprudente administración macroeconómicay a su proximidad con Estados Unidos,  cuya economía empieza a mostrar mejoría, México parece ser el único sitio seguro dentro de los mercados emergentes, principalmente de América Latina, dice Walter Molano economista en jefe de BCP Securities.

Aunque laexpansión monetaria que aplicó la Reserva Federal(Fed) no tuvo impacto sobre los precios al consumidor de EU, claramente "sopló vientos sobre los fuegos inflacionarios a lo largo del mundo en desarrollo y, por tanto, no podemos volver al grupo de los llamados BRIC (Brasil, Rusia, India, China) en busca de crecimiento global. Ellos estarán muy ocupados desacelerando sus propios niveles de actividad económica con el propósito de mantener la inflación bajo control", destaca.

Después de la crisis de 2009, México actúo de manera prudente, al incrementar sus reservas internacionales, contratar un seguro petrolero y una nueva línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional (FMI), agrega Manuel Guzmán, economista en jefe de Ixe Grupo Financiero.

"Seguiremos viendo volatilidad en los mercados financieros, pero México tiene condiciones favorables para enfrentar estos movimientos", indica. De hecho, la implicación relevante para México de las medidas aplicadas por la Fed -las cuales van encaminadas a estimular la confianza, reactivar el crédito, generar empleos y apuntalar el crecimiento de EU-, es que habrá capitales financieros buscando mayores rendimientos.

"México no presenta el mayor diferencial de tasas respecto a Estados Unidos entre el mundo emergente, pero la calidad de sus activos es superior, atrayendo a capitales menos especulativos. En todo esto, lo fundamental para México es que los flujos por turismo y remesas se reactiven, lo cual dependerá de la recuperación del empleo en EU, subraya Guzmán.

Mientras Europa continuará de ‘capa caída', en donde años de deflación y ajustes dolorosos siguen aguardando a esos países conforme luchan para realinear sus precios relativos, el pronóstico para 2011 es bastante diferente al de 2010, menciona Molano.

"Estados Unidos se moverá al asiento del conductor, conforme los mercados emergentes y Europa se reducen. Estas son buenas noticias para México, el cual careció mucho de la euforia del año pasado relacionada con losBRIC. Sin embargo, el escenario positivo que está en los anaqueles para nosotros está supeditado a que el consumidor de EU sienta suficiente confianza para regresar a las tiendas y gastar, gastar, gastar", añade.

Después de tres años de impulsar el crecimiento global, el motor económico de los mercados emergentes finalmente se está sobrecalentando. La inflación claramente está a la alza en países como China, Brasil, India, Argentina, Venezuela y Ucrania.

Los precios para el consumidor chino se elevaron 5.1% anual en noviembre, y los precios al productor saltaron 6.1% anual durante el mismo período de tiempo, lo que llevó a que incrementará su tasa de interés en 25 puntos base el 25 de diciembre pasado y similares políticas monetarias están siendo copiadas a lo largo del espectro de los mercados emergentes, conforme los bancos centrales tratan de mantener la inflación bajo control.

"Desdichadamente, el panorama a lo largo de los mercados emergentes también es problemático. El primer problema es complacencia. Con la excepción de México, la mayor parte de los políticos de los mercados emergentes, y particularmente en América Latina, se bebieron el (tetra) BRIC de Kool Aid", resalta Molano.

Ellos realmente pensaron que eran inmunes a los problemas en el mundo desarrollado. Esto, en sí mismo, es una condición suficiente para una sorpresa desagradable. La segunda preocupación es el deterioro masivo de las cuentas externas. En la víspera del colapso de Lehman Brothers, los números de América Latina eran buenos.

El superávit combinado de cuenta corriente era de 25,000 millones de dólares. La región tenía los recursos para absorber un enorme choque externo. Sin embargo, el déficit de cuenta corriente para 2010 será de 34,000 millones y más de 50,000 millones de dólares para 2011; por tanto, el colchón ha desaparecido.

 

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×