China sobrecalienta su sector automotriz

El país se muestra satisfecho por su consumo de autos en 2010, confiando en un 2011 aún mejor; pero las autoridades ven un exceso vehicular en sus calles, en un mercado que quizá llegó a su tope.
GM en China  (Foto: Cortesía CNNMoney)
DETROIT -

En China se vendieron más autos el año pasado que en ningún otro país, en ningún otro momento de la historia, y los funcionarios de la industria esperan que esas ventas aumenten.

Pero la prisa por crear más autos en el país asiático para abastecer al creciente mercado puede convertirse en un gran problema.

El crecimiento de más de 30% en las ventas que se logró en China en 2010 (a más de 18 millones de autos) es quizás insostenible, sobre todo, mientras funcionarios gubernamentales se apresuran por poner un freno en las adquisiciones de autos.

Beijing ahora limita los nuevos registros de vehículos para lidiar con la congestión vehicular actual, con medidas que puedan hacer que el recorrido de dos horas en promedio al aeropuerto se convierta en un viaje de media hora.

Los impuestos sobre las ventas en la compra de autos pequeños, aunque se recortaron a 5% hace dos años como parte de esfuerzos de estímulos de China, regresó a 10% a partir del 1º de enero. Eso significa que algunas de las ventas más fuertes a finales de 2010 se dieron a costa de las ventas de este año.

Los expertos esperan que el crecimiento en las ventas en China se reduzca entre 10% y 15% este año, pero muchos fabricantes de autos están invirtiendo con base en la asunción de ganancias continuas fuertes en las ventas.

Ford Motor está expandiendo su capacidad en Chinaen cerca de 50%.

"Tenemos planes de crecimiento ambiciosos para el futuro", dijo Joe Hinrichs, presidente de la unidad Asia-Pacífico y África de Ford, con respecto a sus esfuerzos para emparejar su juego en China con rivales globales como General Motors, Toyota y Volkswagen.

GM, el fabricante líder en China con sus empresas conjuntas que capturan el 13% de las ventas, intenta sumar a su liderazgo dos plantasque están en proceso de construcción.

"En China, nuestro plan es estar media planta por encima de la demanda. Pero en los últimos 24 meses el mercado ha crecido tan rápido que estamos media planta por debajo", dijo Timothy Lee, presidente de operaciones internacionales en GM con base en Shanghai, durante una visita al Auto-Show de Detroit esta semana.

La combinación del freno en el crecimiento y el aumento de las inversiones podría generar sobrecapacidad antes de lo esperado. Eso puede convertir muy pronto al mayor éxito de la industria en la historia en el dolor de cabeza más severo.

Un sondeo realizado por la consultora KPMG a finales del año pasado a 200 altos ejecutivos de fabricantes de autos y proveedores, descubrió que dos tercios esperan aumentar sus inversiones en China en los próximos años.

Incluso así, los ejecutivos reconocen el riesgo de la sobrecapacidad. La mitad de los encuestados por KPMG identificó a China como un mercado de crecimiento que probablemente se convertirá en el más sobre-construido en los próximos cinco años, y el 27% lo considera el segundo o tercer país con el mercado más sobre-construido.

Parte del problema es que desde que se comienza a trabajar en una nueva planta hasta que el primer auto sale de la línea de producción, se necesita un periodo de dos años. Para cuando la nueva capacidad comience a aparecer, las condiciones del mercado y las asunciones de planeación podrían haber cambiado.

Incluso si los fabricantes de autos y proveedores globales retiran sus inversiones, las firmasde autos chinos, apoyadas por gobiernos locales que quieren los empleos y el prestigio de las plantas de autos, pueden seguir fabricando, dijo Marco Gerrits, directivo con base en China del Boston Consulting Group.

"Creo que los fabricantes de autos extranjeros en China serán mucho más cuidadosos con la capacidad que colocan ahí. Pero los fabricantes locales lo ven desde una perspectiva muy distinta. No son responsables del costo de la inversión. Parecen ser mucho más irracionales con respecto a la capacidad".

Si la sobrecapacidad llega a China, los fabricantes extranjeros pueden verse obligados a intentar exportar los autos que se crean ahí a otros mercados. Mark Reuss, presidente de GM North America, señaló durante el Auto-Show que GM ha estudiado las ventajas y desventajas económicas de la exportación de autos fabricados en China a Estados Unidos, pero decidió no hacerlo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Existen regulaciones de seguridad que podrían dificultar que los autos chinos sean aprobados en los mercados estadounidenses o europeos. Pero el mayor riesgo, desde la perspectiva de los fabricantes de autos, es que cuando la sobrecapacidad llegue a China podría bajar el precio de los autos rápidamente, al igual que las ganancias de los fabricantes.

"La capacidad en China es algo que debemos ver con cautela", dijo Lee, de GM. "Cuando hay sobrecapacidad, las leyes fundamentales de la oferta y la demanda muestran que alguien perderá control en el precio, y eso implica un problema".

Ahora ve
Esto es lo que Ford gastará en la reparación de la falla en sus puertas
No te pierdas
×