La inflación, riesgo para hipotecas

El alza en tasas de bonos de largo plazo afectaría este tipo de créditos, dice Luis Flores de Ixe; préstamos al consumo y empresas sin problemas, ya que la referencia es Cetes que van a la baja.
inversion-casas  (Foto: Cortesía SXC)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El alza en las tasas de interés de los bonos de largo plazo prende luces amarillas para quienes tienen créditos hipotecarios. Los bonos a 20 y 30 años, que sirven como referencia para este tipo de préstamos,  se ubican entre 7.17% y 8.0% y para 2011 mantienen unatendencia de alzaante el complejo entorno internacional y expectativas de una mayor inflación.

Contrario al comportamiento que observa el mercado de bonos, los Certificados de la Tesorería (Cetes) muestran una tendencia de baja que ha sido alentada por la entrada masiva de inversión extranjera en los plazos cortos. De hecho, en lasubasta primaria volvieron a registrar reducciones en todos los plazos.

El alza en las tasas de interés de los bonos de largo plazo no afectará elcrédito al consumoo la colocación de deuda en pesos de empresas que busquen financiamiento, dice Luis Flores, economista senior de Ixe Grupo Financiero, ya que la referencia para este tipo de préstamos se da con el papel de corto plazo.

"El aumento en tasas de interés se ha focalizado, sobre todo, en los bonos a largo plazo, mientras que a corto plazo (cetes a 29, 91, 182 y 364 días y TIIE) se han mantenido muy estables y son las que tienen mayor influencia sobre referencias en crédito al consumo, departamental es y muchas de las empresas pequeñas y medianas que colocan en pesos también lo hacen en instrumentos de corto plazo".

Sin embargo, el tema de tasas altas de largo plazo afectan especialmente a las grandes empresas, "pero ellas tienen a su vez una válvula de escape porque pueden colocar en dólares en los mercados internacionales, donde las tasas son más bajas que en México. Me preocuparía el sector vivienda, específicamente en tasas de hipotecas", indica Flores.

Estas son tasas que se pactan a plazos que comúnmente van de 20 a 30 años y se utilizan de referencia de manera más importante para hipotecas, no tanto para una empresa, sino para personas físicas y no ayudaría a que el sector hipotecario tenga un repunte tan rápido como se venía pretendiendo.

No obstante, en este sector los apoyos federales continúan y la generación de empleos  que ha habido es un amortiguador, "pero me parece que de hecho la mayor afectación de las tasas altas en bonos a largo plazo tiene que ver más hacia el sector vivienda y concretamente al hipotecario", reitera.

El panorama para los bonos no es favorable para el corto plazo, ya que por un lado la deuda estadounidense podría seguir presionada, debido a indicadores económicos favorables y reportes corporativos sólidos y, por otro, los temas fiscales en Europa continuarán inyectandovolatilidad a los mercados de deuda mundiales, puntualiza Monex Grupo Financiero.

De hecho, el regreso de la confianza al mercado de deuda corporativa durante 2010, permitió un fuerte crecimiento mayor a 87,000 millones de pesos, lo que representa un crecimiento de 53% con relación a 2009 en la colocación de Certificados Bursátiles (Cebur), alcanzando 252,000 millones de pesos, destaca un análisis de Banamex.

Tanto en 2009 como en 2010, las colocaciones a tasa variable, que protegen contra un ciclo alcista en la tasa de referencia de Banco de México (Banxico), fueron la principal fuente de financiamiento en el mercado local de deuda corporativa.

Llama la atención la distante lejanía de las colocaciones a tasa fija -que resultan favorecidas con el descenso de las tasas de interés- y de las colocaciones en Udis -con protección contra la inflación- con respecto de las de tasa variable.

El monto colocado en emisiones a tasa variable aumentó casi 40% en el 2010, respecto de 2009. Aun cuando las emisiones con tasa cupón revisable mantienen preponderancia en el global colocado; su participación descendió ligeramente. En el 2010 fue de 53.5% frente al 58.6% del 2009.

En el mismo periodo, las emisiones a tasa fija presentaron un significativo aumento de 132.3%, por lo que el monto emitido pasó de 28,014.5 millones a 65,074.4 millones de pesos. Este avance sugiere un mayor interés de los emisores u oferentes de papel por fijar las tasas de sus bonos en previsión al aumento de las mismas en los próximos años.

El hecho de que las emisiones a tasa fija hayan mostrado un incremento mayor al observado en las emisiones a tasa variable, sugiere un doble comportamiento, destaca el informe. Por un lado, los demandantes de papel han reducido sus recursos en el segmento de tasa variable, ante la expectativa de que Banxico no iniciará un ciclo alcista sobre su tasa de referencia en los próximos meses; por el otro, los oferentes de papel han buscado diversificar su fondeo a largo plazo, en el entendido de que Banxico en algún momento -posiblemente hasta la segunda mitad del 2011-iniciará un ciclo restrictivo de política monetaria.

Los extranjeros siguen entrando masivamente pero en instrumentos de corto plazo sobre todo Cetes y esa demanda hace que aumente el precio de estos instrumentos y, por relación inversa, las tasas bajen, destaca Flores.

De acuerdo con información de Banxico, los inversionistas extranjeros mantienen una posición de 132,601.15 millones de pesos (nivel máximo histórico), al 7 de enero, y este saldo se ubica por arriba de lo que tienen por separada inversionistas locales como las sociedades de inversión y Afores.

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×