Japón: alerta amarilla para el mundo

La baja en su calificación advierte que altos déficits pueden desestabilizar mercados: economistas; la última crisis exacerbó el problema de déficit del mundo desarrollado, dice De la Cruz del ITESM.
japon banco central yen reserva federal  (Foto: AP)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La rebaja en la calificación crediticia a largo plazo de Japón, por parte de Standard and Poor´s, anunciada este jueves, encendió focos amarillos sobre un problema que vienen arrastrando las economías más desarrolladas del planeta desde antes de la crisis de 2008, que es el elevado déficit fiscal que enfrentan.

De no resolver este problema, los mercados financieros se verían presionados, ya que para financiar la elevada deuda que enfrentan varios países implicaría subir las tasas de interés, en un mundo que apenas empieza a dar señales de crecimiento.

"Hay que ver si Europa y Japón serán capaces de financiar sus deudas públicas sin que el sistema financiero colapse y el ajuste total que deben hacer para corregir sus desequilibrios fiscales", dice José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) del Estado de México.

La agencia Standard & Poor's rebajó este jueves la calificación  crediticia a largo plazo de Japón por primera vez desde 2002, argumentando que el Gobierno carecía de un plan coherente para hacer frente a su abultada deuda.

La agencia rebajó la calificación en un escalón a "AA-", tres niveles por debajo de la evaluación máxima, recordando a otros países desarrollados de Europa y a Estados Unidos que existen fuertes temores sobre la deuda acumulada durante la crisis financiera global.

"La acción de S&P hace recordar que la crisis financiera de 2008, que inició con la quiebra de Lehman Brothers, exacerbó el problema de déficit del mundo desarrollado. El caso de Japón había estado sin mucha luz pública, porque el sector privado había mantenido el financiamiento adecuado para esa economía", dice De la Cruz.

Sin embargo, su deuda pública como proporción de su Producto Interno Bruto (PIB) es de 213%, lo cual significa que (toda) la gente tendría que trabajar dos años y su PIB no alcanzaría a pagar la deuda. El sector público había financiado este desequilibrio que ahora comienza a hacer presión.

Resolver el problema de los elevados déficit fiscales, es la etapa a seguir para salir de la crisis que inicio a finales de 2008, opina Salvador Orozco, subdirector de Análisis de Mercado de Dinero de Santander.

"La situación de Japón, prende un foco amarillo, pero hemos visto que los mercados financieros han reaccionado bien y eso se debe al compromiso que han demostrado las economías (Estados Unidos y Europa) de disminuir el tema fiscal déficit", puntualiza.

El mayor dinamismo económico que se espera para este año será un factor importante para bajar el déficit, ya que los gobiernos recaudarán más y las tasas de interés deben empezar a reflejar esa recuperación de la economía mundial.

"En el caso de los europeos, que han iniciado sus medias de ajuste fiscal, al parecer en 2010 lo han cumplido, aunque se necesitan otros años. En el caso de EU, sabemos que inicio 2011 un nuevo programa de apoyo fiscal, y su déficit seguramente será similar al que registró el año pasado", menciona Orozco.

Políticos y agencias de calificación han advertido por años que Japón necesita reducir su deuda pública, por lejos la más grande entre los países ricos ya que duplica el tamaño de su economía de 5 billones de dólares, pero hasta el momento el avance ha sido nulo.

Si las economías que enfrentan elevados déficit fiscales no hacen nada por resolverlos, "entonces financiarlos implicaría aumentar las tasas de interés en medio de una economía mundial que apenas se está recuperando", agrega Orozco.

No obstante, todas las economías tienen claro que deben bajar su déficit y están trabajando para ello, aunque Japón no había anunciado un programa para resolver este problema.

Por ello, "los mercados financieros han reaccionado con tranquilidad (a la rebaja en la nota de Japón por parte de S&P), ya que perciben un compromiso de los países por reducir el desequilibrio fiscal", dice el analista de Santander tras precisar que en México los mercados, en especial el peso, se mueven más por los flujos de inversión extranjera por el exceso de liquidez que hay.

La rebaja en la calificación de la deuda japonesa, sí prende luces de alarma, fundamentalmente en economías que tienen altos déficits públicos, aunque comparativamente sean menores al japonés, agrega el catedrático del ITESM.

"Hay casos preocupantes como el de Italia, cuya deuda es 125% como proporción del PIB; el de Portugal, que es 85% de su PIB; el caso de Francia es de 89%, mientras que Alemania e Irlanda es de 84% y 94%, respectivamente. Aunque no son tan elevados como en el caso de Japón, si nos recuerdan que la Unión Europea presenta elevados déficits fiscales producto del financiamiento que hicieron al sector privado, en especial al financiero, por la crisis".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En los siguientes años, estas economías enfrentan la tarea de lograr equilibrios para reestructurar sus deudas y el caso japonés debe alertar porque indica que en los siguientes al menos dos años, por lo menos, el sistema financiero mundial podría estará enfrentando serios problemas por los débitos que incurrieron tras la crisis pasada.

Los reguladores japoneses elaboraron una lista de las 60 instituciones financieras "demasiado grandes para quebrar", la que fue liderada por Deutsche Bank, seguido por Goldman Sachs y JPMorgan Chase, y también incluye varias instituciones japonesas.

Ahora ve
Científicos hallan en Portugal un raro tiburón calificado como ‘fósil viviente’
No te pierdas
×