S&P recorta calificación a Japón

La agencia bajó la nota al país por primera vez desde 2002, por la falta de un plan ante su deuda; expertos advierten que si Tokio no sanea sus finanzas, el impacto se sentirá en el mundo.
Economía de japón  (Foto: AP)
TOKIO (CNN) -

La agencia Standard & Poor's rebajó este jueves la calificación crediticia a largo plazo de Japón por primera vez desde el 2002, argumentando que el Gobierno carecía de un plan coherente para hacer frente a su abultada deuda.

La agencia rebajó la calificación en un escalón a "AA-", tres niveles por debajo de la evaluación máxima, recordando a otros países desarrollados de Europa y a Estados Unidos que existen fuertes temores sobre la deuda acumulada durante la crisis financiera global.

Políticos y agencias de calificación han advertido por años que Japón necesita reducir su deuda pública, por lejos la más grande entre los países ricos ya que duplica el tamaño de su economía de 5 billones de dólares, pero hasta el momento el avance ha sido nulo.

Julian Jessop, economista de Capital Economics en Londres, advirtió de las consecuencias de que Tokio no logre sanear sus finanzas públicas.

"Si parece que el país no puede controlarlo, sin duda vendrán nuevas rebajas. Debido al tamaño de la economía japonesa y a la sensibilidad actual de los mercados financieros globales a las preocupaciones sobre la deuda soberana, el impacto se sentiría alrededor del mundo", agregó.

En el pasado los mercados no mostraron grandes preocupaciones sobre la deuda del país ya que, por ahora, este cumple con todos sus pagos gracias a sus abultadas reservas y debido a que son pocos los inversores internacionales poseedores de bonos japoneses.

Sin embargo, la sociedad japonesa está envejeciendo, por lo que los costos de protección social cada vez representarán una tajada más grande del presupuesto si no se adoptan reformas, algo que según S&P reduce la débil flexibilidad fiscal japonesa.

La rebaja de S&P dejó a la calificación de la deuda nipona un nivel por debajo de la evaluación que asignan al país Fitch y Moody's. Moody's ratificó posteriormente su nota "Aa2" y Fitch también lo hizo, afirmando que sus calificaciones estaban apoyadas en su capacidad de financiamiento a bajas tasas.

"La rebaja refleja nuestra apreciación respecto a que los ratios de deuda del Gobierno de Japón -uno de los más elevados para los países calificados- continuarán subiendo más de lo que estimábamos, antes de que la recesión económica global afectara al país, y sólo tocarán un techo a mediados de la década del 2020", dijo S&P en un comunicado.

"En nuestra opinión, el Gobierno liderado por el Partido Democrático de Japón carece de una estrategia coherente para enfrentar estos aspectos negativos de las dinámicas de la deuda del país, en parte debido a que la coalición perdió la mayoría en la Cámara alta", agregó.

Parlamento dividido

El primer ministro Naoto Kan está impulsando un debate para elevar el impuesto a las ventas del país, que en un 5% se ubica entre los más bajos de los países desarrollados, algo que él cree vital para financiar los elevados costos de la seguridad social.

Los principales ministros del área económica en Japón se han comprometido con la disciplina fiscal, algo que el ministro de Finanzas, Yoshihiko Noda, reiteró tras la rebaja en la calificación.

Sin embargo, el Gobierno impulsa un presupuesto para el año fiscal a partir de abril que cuenta con gastos récord por 92.4 billones de yenes (1 billón de dólares) y una emisión de deuda nueva que superará la recaudación fiscal por segundo año consecutivo.

Según S&P, existe el riesgo de que algunas leyes relacionas con el presupuesto no sean aprobadas.

Pese a esto, el presidente de Nomura Holdings, Junichi Ujiie, dijo que la rebaja en la calificación ofrecía una oportunidad para el Gobierno de Kan.

"Esto hará más fácil que (Kaoru) Yosano (ministro de Economía) lleve adelante leyes de reforma fiscal", dijo Ujiie en el marco del Foro Económico Mundial en Davos.

Mientras otros países están adoptando medidas para reducir la elevada deuda pública acumulada durante la crisis financiera global, la deuda japonesa ha estado creciendo por años, ante los intentos del país por revivir su economía tras la burbuja inmobiliaria de comienzos de la década de 1990.

S&P dijo que el panorama en la calificación a largo plazo era estable, reflejando su visión de que la sólida balanza externa de Japón y la flexibilidad monetaria compensaban parcialmente las presiones derivadas del sector fiscal.

La deuda en circulación japonesa de largo plazo alcanzaría los 869 billones de yenes (10.57 billones de dólares) para fines de marzo de este año, o un 181% del Producto Interno Bruto, según el Ministerio de Finanzas

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×