Inflación preocupa a miembros de Banxico

Los integrantes del Banco Central coinciden en la importancia de fortalecer las finanzas del país; advierten que la crisis que enfrenta Europa podría reavivar la alta volatilidad en los mercados.
banxico-banco-de-mexico-ma.jpg  (Foto: M.A.Flores/CNNExpansión)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los avances en la convergencia de la inflación al objetivo de 3% son relativamente reducidos, lo cual posiblemente obedezca a la incertidumbre que prevalece entre los agentes económicos respecto a la política de precios públicos en el futuro, dado el reducido margen de maniobra que enfrenta la política fiscal, según se desprende de las minutas que por vez primera hace públicas el Banco de México (Banxico).

Durante la reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México, con motivo de la decisión de política monetaria anunciada el 21 de enero de 2011, todos los miembros de la Junta coincidieron en que es relevante seguir insistiendo en la importancia que el fortalecimiento de las finanzas públicas tiene para la sociedad.

Aunque esperan que este fenómeno continúe ayudando al proceso de abatimiento de la inflación, no descartan otro escenario de volatilidad en los mercados financieros internacionales derivado de problemas en alguna de las economías de Europa.

Ante tal circunstancia también indicaron que los mercados financieros en México bien podrían verse afectados por una reversión de los flujos de capitales, por lo que es importante mantenerse atentos ante esta posibilidad.

Esta es la primera vez que la entidad publica sus minutas, sin embargo no especifica los votos ni comentarios de los integrantes a la reunión. En ésta estuvieron presentes Agustín Carstens, gobernador de Banxico; los subgobernadores Roberto del Cueto Legaspi, Manuel Sánchez González, José Julián Sidaoui; el titular de Hacienda, Ernesto Cordero; el subsecretario de Hacienda, Gerardo Rodríguez Regordosa, y el secretario de la Junta de Gobierno, Héctor Reynaldo Tinoco Jaramillo.

Algunos miembros de la Junta manifestaron que en la medida en que los factores que sustentan la previsión de que en 2011 la inflación continúe disminuyendo vayan siendo incorporados por los analistas económicos en sus estimaciones, es previsible que se observe una reducción en las expectativas de inflación para el año.

En contraste, otros mostraron preocupación por la resistencia que han registrado las expectativas de inflación para converger al objetivo permanente de 3%, en particular a la llegada de un periodo relativamente largo de baja actividad económica y de apreciación del tipo de cambio.

Todos los miembros de la Junta destacaron que, de la reunión de noviembre de 2010 a la fecha, el balance de riesgos para la inflación muestra un deterioro y que la velocidad con la que se ha venido cerrando la brecha de producto, que se prevé continúe, significa que el espacio para absorber choques de cambios en precios relativos provenientes del exterior sobre la inflación será menor.

Al respecto, un miembro de la Junta destacó que el hecho de que la brecha de producto se cierre no necesariamente implica el surgimiento de presiones inflacionarias.

Si bien todos los miembros de la Junta coincidieron en que ante la evidencia de presiones inflacionarias causadas por el cierre de la brecha del producto se debería ajustar la política monetaria, también indicaron que ante una situación en la que la brecha se cierre, la respuesta no debe ser automática y deben ponderarse otros factores.

Uno de los miembros de la Junta mencionó que en caso de que se presentasen afectaciones a la inflación en el corto plazo, como resultado de cambios en los precios relativos de materias primas, y no un aumento generalizado de precios, no sería oportuno intentar contrarrestar dicho efecto con un ajuste a la política monetaria.

Esto debido a que el impacto sobre la inflación sería transitorio y las medidas de política monetaria, aún si se implementaran, difícilmente revertirían dichos aumentos, debido al rezago con el que estas medidas surtirían efecto sobre la inflación, y solamente se terminaría afectando la recuperación económica.

Se manifestó que lo realmente preocupante sería que los referidos incrementos llegasen a afectar las expectativas de inflación y, por esta vía, deteriorasen la dinámica de otras variables nominales en la economía y a la postre la de la inflación, en cuyo caso sí sería procedente ajustar la postura de política monetaria.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Todos los miembros de la Junta coincidieron en la importancia de mantener una actitud muy vigilante ya que ante una situación como la descrita, sí sería necesario ajustar de manera oportuna la postura de política monetaria para procurar la convergencia de la inflación y sus expectativas al objetivo de 3%.

Sin embargo, un miembro de la Junta expresó preocupación ante la dificultad de identificar oportunamente cuando los choques a precios relativos contaminan las expectativas de inflación, en cuyo caso el Banco debería actuar oportunamente.

Ahora ve
Así fue el escape del alcalde opositor venezolano Antonio Ledezma
No te pierdas
×