Cerca, el fin de bajas tasas de interés

Los problemas fiscales y una mayor inflación presionan los réditos al alza, coinciden economistas; en México los bonos de largo plazo tuvieron una semana complicada y mantendrán su tendencia alcista.
Monedas, divisas, gráfica, tabla,  (Foto: Photos to go)

El rápido ritmo de crecimiento económico en varios países propicia un resurgimiento de la inflación y aumenta la probabilidad de ajustes restrictivos en la política monetaria de los principales bancos centrales del mundo, coinciden analistas de diversos grupos financieros.

Adicionalmente, los fuertes problemas fiscales del mundo desarrollado, especialmente en Estados Unidos y Europa, amenazan con frenar el ritmo de expansión económica en el futuro, lo que a su vez genera tensión sobre las tasas de interés, advierte Mario Corre, director de Análisis Económico de Sotiabank.

Ante esto, México no ha sido ajeno. Las tasas de interés de los bonos de largo plazo, que tuvieron una semana complicada, reflejan la incertidumbre por una mayor inflación y por los problemas fiscales.

En la semana que terminó el viernes pasado, la curva de rendimientos de los bonos de tasa fija mostró un incremento en promedio de 24 puntos base, y los mayores aumentos se dieron en bonos como el M10, cuya tasa aumentó 30 puntos base en una semana, y cerró en 7.49%.

El Banco Central Europeo anunció este lunes que podría aumentar las tasas de interés para contener la inflación incluso antes de que retire las medidas destinadas a apoyar la liquidez en la zona euro, dijo el miembro del consejo de gobierno, Yves Mersch.   

La fortaleza de datos económicos en EU fue la principal razón de presión en los bonos mexicanos. En general, se ha confirmado que la recuperación estadounidense luce vigorosa, lo que implica que los estímulos monetarios ya no se renovarán, algo que venía protegiendo a los bonos del Tesoro por las recompras que ha hecho la Reserva Federal (Fed), estima Luis Flores, economista senior de Ixe Grupo Financiero.

Un miembro del consejo de gobernadores del banco central de EU indicó que la Fed quizá tenga que reducir su recompra de deuda soberana de 600,000 millones de dólares, si la economía estadounidense crece con mayor celeridad de lo pronosticado.

Charles Plosser, gobernador del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia, teme que el programa de la Fed pueda ser pronto "contraproducente" y generar inflación "si no comenzamos a dar marcha atrás gradualmente".

Muchos factores han intervenido en el alza de los bonos de EU, agregas Correa. Para empezar, la reaparición de presiones inflacionarias en varias partes del mundo ejerce una presión natural sobre las tasas de interés, ya que los inversionistas demandan un mayor premio que compense una mayor inflación esperada.

El que las tasas de interés de los bancos centrales comiencen a aumentar también implica el riesgo de que la reactivación económica pueda verse negativamente afectada, y por lo mismo, aumentar la percepción de riesgo en los mercados, lo que nuevamente se traduce en un mayor premio exigido por los inversionistas.

Otro factor especialmente relevante que considera es la presión que están ejerciendo sobre los mercados los fuertes desequilibrios fiscales de varios países desarrollados. El presidente de la Fed, Ben Bernanke, insistió en la urgencia de atender el problema fiscal, ya que al reducir la confianza de los inversionistas se propicia un incremento en las tasas de interés y se puede generar un círculo vicioso de menor crecimiento económico, mayor riesgo mayores tasas de interés.

En el entorno nacional, para Banco de México (Banxico) el balance de riesgos para la inflación se ha deteriorado, y tal parece que estaría más listo a comenzar a subir las tasas de interés que reducirlas y llama la atención que reconoce el hecho de que "los avances en la convergencia de la inflación al objetivo de 3% son relativamente reducidos", expone el economista en jefe de Scotiabank en su informe semanal.

El viernes pasado, Banxico resaltó en sus minutas que los avances en la convergencia de la inflación al objetivo de 3% son relativamente reducidos, lo cual posiblemente obedezca a la incertidumbre que prevalece entre los agentes económicos respecto a la política de precios públicos en el futuro, dado el reducido margen de maniobra que enfrenta la política fiscal.

Existe una inflación que se ha acelerado en varios países emergentes, producto de los mayores precios de algunos bienes básicos, pero también de una dinámica de la demanda agregada muy potente y las autoridades han reaccionado con velocidad subiendo tasas, agrega Rodolfo Campuzano, director de Análisis de Invex Grupo Financiero.

En los países desarrollados prevalece una política monetaria sumamente laxa, que al combinarse con mejores datos de crecimiento, y las presiones recientes en los precios del petróleo, surge la preocupación de que la inflación en estos países repunte rápido.

Sin embargo, estima que ese miedo se disipará, debido a que las presiones son de carácter temporal. El precio del petróleo aumentó de forma acelerada al estallar la crisis política en Egipto, pero espera que esas presiones cedan.

Su idea de la inflación no es tan preocupante. La intensificación de las presiones en los precios de los bienes básicos ha generado mucha preocupación entre los inversionistas con relación a la aproximación de presiones en precios no anticipadas, las cuales son muy identificables y no por ello se trasladarían hacia los países desarrollados en forma de una tendencia que genere un cambio de postura de las autoridades, menciona.

Atrás han quedado las preocupaciones por deflación, y si bien es prematuro pensar en presiones inflacionarias, el mercado digiere cada vez más la idea que la etapa de estímulos monetarios está por concluir, opina Flores.

De hecho, durante la semana pasada, algunos miembros de la Fed aseguraron que ya no votaría por extender el QE2 (recompra de bonos), al tiempo que Bernanke dijo que la recuperación del empleo aún debe confirmarse. Entonces, el escenario más cierto parecería el fin de estímulos monetarios, pero sin que esto implique una rápida y consecuente subida de tasas por parte de la Fed.

Parte del incremento en las tasas de interés de los bonos de tasa fija se ha dado también en un entorno en el cual la demanda por parte de los inversionistas extranjeros por bonos ha disminuido, comparado con lo registrado en las primeras semanas de enero en donde se observó un flujo importante (cercano a 2,000 millones de dólares), resalta Salvador Orozco, subdirector de Análisis de Mercado de Dinero de Santander.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

No obstante, el diferencial entre las tasas de México y EU, aún es atractivo para los inversionistas extranjeros. En el caso de la tasa del bono M a plazo de 10 años y su equivalente en EU se ubicó en los 385 puntos base, comparado con el nivel de inicio de año cercano a los 360 puntos base.

 

Ahora ve
Millones de devotos llevan peticiones y agradecimientos a la Virgen de Guadalupe
No te pierdas
×