México-Francia, un conflicto muy ‘petit’

La tensión entre ambos países no afecta planes de empresas francesas en el país, dice Michel Bichot; el presidente de la Asociación de Empresas Francesas reconoce que se pierden algunas oportunidades.
euros  (Foto: CNN)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las empresas francesas afianzadas en México lamentan que las relaciones entre los dos países hayan tomado un curso complicado por el caso de la ciudadana francesa Florence Cassez, que cumple una condena de 60 años en una cárcel mexicana.

"Lo que tememos nosotros como empresarios, es que haya repercusiones en el intercambio entre México y Francia, y lamentamos la cancelación del año de México en Francia, porque era una excelente opción para que Mexico presentara una imagen de país moderno y capaz de recibir inversiones extranjeras y atraer muchas empresas francesas que aún no habían contemplado esta posibilidad", dijo Michel Bichot,  presidente de la Asociación de Empresas Francesas en México.

El lunes 14 de febrero, tras las recientes declaraciones del presidente francés, Nicolas Sarkozy, respecto al caso de Florence Cassez, el Gobierno mexicano anunció que no participará en las actividades del festival cultural 'Año de México en Francia'.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) señaló en un comunicado que lamenta que se "desvirtúe" el proyecto cultural en un país que es reconocido por su interés por las manifestaciones creativas de todo el mundo.

El comercio entre México y Francia alcanzó 3,275.745 millones de dólares, de acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico) a noviembre pasado. Esta cantidad no llega a representar 1% del comercio total mexicano con el resto del mundo.

En tanto, la Inversión Extranjera Directa (IED) de Francia en México acumulada entre 2001 y septiembre de 2010, representó 2,664 millones de dólares (mdd), destacan cifras de ProMéxico. Tan sólo al tercer trimestre del año pasado, se registró una inversión de 95.6 md por parte de las empresas francesas en territorio mexicano, la cual fue registrada en los sectores de manufacturas, seguido por el comercio, servicios financieros, de administración y alquiler de bienes muebles e inmuebles.

Al tercer trimestre de 2010, se contaba con el registro de 1,163 empresas con participación proveniente de Francia en su capital social, y en 2009 Francia fue el cuarto inversionista más importante en México entre los países de la Unión Europea, y el séptimo en el ámbito mundial.

Entre las principales empresas francesas establecidas en México se encuentran Grupo Safrán, Lafarge, Total, Gaz de France, Labinal, Sommer Alibert Industrie, Saint Gobain, Banco Nacional de París, Compagnie Générale des Eaux, Banco Paribas, Plastic Omnium, Alcatel Indetel, France Cable et Radio, Peugeot, Pierre Fabre, Grupo Danone, Alstom, Grupo Mexalit, Polímeros de México, Renault, Cegelec de México, Givenchy, Moulinex, Michelin y Club Meditarranée.

A su vez, la inversión mexicana en Francia, de acuerdo con información del Banco Central francés, de 1991 al 2009 se estima en 404 millones de euros, equivalentes a aproximadamente 594.2 mdd, destaca ProMéxico.

Bichot agregó que la opción que México tenía para atraer más productos y más turistas, con el evento 'Año de México en Francia' "es una oportunidad totalmente perdida, pero también para Francia significa perder la opción de demostrar que México es tierra de oportunidades".

Además, también se pierde la alternativa de convencer a los grandes grupos que ya están en el país de invertir más y desarrollar más actividades. "Para nosotros es importante que los medios de negocio franceses vean a México como un país de oportunidades, anclado en América del Norte, inmerso en el Tratado de Libre Comercio (TLCAN) que permite producir en México para inundar a Estados Unidos y Canadá de productos a tasa cero", indicó el presidente de la Asociación de Empresas Francesas en México.

Sin embargo, descartó que las compañías francesas instaladas en territorio mexicano decidan irse. "De ninguna manera hay que pensar en un éxodo. Las empresas invierten de manera duradera en México y no piensan salir a la ‘primera sacudida'. Hemos tenido crisis en el país y no han salido, mientras que compañías de otras nacionalidades abandonan la nave a la primera".

Las empresas francesas no han externado preocupación, agrega Bichot. "Lamentamos el clima de rispidez que existe actualmente entre ambos gobiernos, porque nunca es bueno que haya tensiones y pensamos que el tema ha tomado proporciones que nunca debieron alcanzarse".

La decisión del Gobierno mexicano de no asistir al festival cultural ‘Año de México en Francia', resulta apropiada porque evidentemente se iba a utilizar con fines mediáticos, resaltó Emmanuel Gaona, profesor de Cátedra del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México.

"Probablemente esta tensión entre los dos países llegue a tener repercusiones a nivel cultural y de intercambios turístico, pero no en las relaciones comerciales. De hecho, un empresario francés independiente, que tiene contratos celebrados para desarrollarse en nuestro país, no los cancelará, a menos que tenga una vinculación muy personal con la familia de la ciudadana francesa Florence Cassez", señaló.

Cancelar un contrato de exportación e importación firmado "me parece poco probable. Quizás la posición de las compañías francesas que ya hacen negocios en México será de mantener un silencio apropiado a sus intereses, quizás en lo personal se manifiesten en sus convicciones, pero tanto como cancelar acuerdos, contratos, lo veo difícil", indicó el catedrático.

Ahora ve
Chile celebra elecciones generales con Sebastián Piñera como favorito
No te pierdas
×