¿Obama mintió sobre la ayuda social?

Contrario a lo que dijo el presidente, la Seguridad Social paga pese a una crisis, dicen expertos. el beneficio que reciben 60 millones de personas en EU se paga a través de un fideicomiso.
Reid  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Charles Riley
NUEVA YORK -

¿Qué le pasaría a la Seguridad Social si el Gobierno de EU paraliza sus funciones?

"La gente no recibiría sus cheques de Seguridad Social". Eso fue lo que dijo el presidente Barack Obama ante una conferencia de prensa la semana pasada.

Y Harry Reid, el demócrata número uno en el senado, dijo en una declaración el martes que "un cierre podría traducirse en... no más cheques de Seguridad Social para los ancianos".

Los demócratas comienzan a tomar una postura defensiva, con la esperanza de mostrar a los republicanos como irresponsables. Y esta acusación ha sido repetida por otros demócratas fuertes.

Pero la verdad es que eso no parece ser cierto.

Durante la última paralización importante, que duró aproximadamente un mes, a finales de 1995, la Dirección de Seguridad Social envió los cheques en medio de la crisis, y una lectura minuciosa de la ley deja claro que la agencia tiene la autoridad legal para volver a hacerlo.

"Estoy absolutamente seguro de que los cheques serán enviados", dijo John F. Cooney, socio del bufete Venable, que diseñó planes de cierre para el Gobierno mientras era empleado en la Oficina de Administración y Presupuesto.

Robert Reischauer, presidente del Instituto Urbano y fiduciario de los fondos fiduciarios de Seguridad Social y de Medicare, respaldó esta postura, alegando que decir que los beneficios no serán pagados "es falso".

El caso legal está muy claro. En 1995, los abogados del presidente Clinton en el Departamento de Justicia señalaron cómo deberían funcionar las agencias federales en caso de que el Congreso no lograra destinar fondos.

En aquel entonces, los abogados de Clinton señalaron que los cheques de Seguridad Social podían ser enviados en caso de una paralización, pues el programa no necesita que el Congreso le autorice fondos cada año, sino que los beneficios de Seguridad Social se pagan por medio del fideicomiso del programa.

"La paralización se refiere al gasto discrecional, y la Seguridad Social es un gasto obligatorio. No necesita una ley de asignación para poder proceder", dijo Reischauer.

Y como los beneficios de Seguridad Social, que reciben aproximadamente 60 millones de estadounidenses, se pagan por medio del fideicomiso, la agencia tiene la autoridad legal implícita para seguir pagando a los empleados que administran el fideicomiso.

Eso fue exactamente lo que ocurrió entre 1995 y 1996. Mientras que algunos empleados de la Dirección de Seguridad Social fueron enviados a casa, la historia escrita oficial de la agencia señala que los empleados esenciales conservaron su puesto para asegurarse de que los beneficios fueran enviados a los ciudadanos.

"La mayoría de los empleados que permanecieron se encontraban en posiciones de servicio directo para asegurar la continuidad de los beneficios a las personas inscritas a la Seguridad Social", dice el documento.

Según Cooney, esa interpretación legal ha sido apoyada tanto por gobiernos republicanos como por demócratas.

La Casa Blanca, Reid, líder de la mayoría, y la Oficina de Administración y Presupuesto no respondieron a la solicitud de aclaración de CNNMoney.

Qué sí ocurre durante un cierre

No cabe duda que una paralización gubernamental tendría serias consecuencias. En 1995-1996, el Gobierno cerró 368 sitios de Servicios de Parques Nacionales, junto con museos y monumentos nacionales. También cerró los sitios de limpieza de desechos tóxicos, según el Servicio de Investigación del Congreso.

Cada agencia gubernamental debe crear un plan que implementaría en caso de que haya un cierre de actividades y debe enviarlo a la Oficina de Administración y Presupuesto.

La Oficina de Administración y Presupuesto no dio a conocer esos planes a CNNMoney, pero es probable que el plan de la Dirección de Seguridad Social obligue a varios empleados no esenciales a permanecer en casa.

Pero incluso una vez que una paralización entra en vigor, las agencias tienen cierto espacio para maniobrar.  

Durante la era del cierre de Clinton, las nuevas reclamaciones de Seguridad Social no eran procesadas, porque la agencia dio permiso de ausencia a 61,415 empleados. A medida que el cese de actividades se terminaba, la agencia ajustó su plan y volvió a llamar a los empleados para que comenzaran a procesar los cobros nuevos.

La buena noticia, por así decirlo, es que el Congreso ya ha estado con el agua hasta el cuello antes, y normalmente ha logrado aprobar una ley de financiamiento. 

Pero con el Congreso en receso esta semana, los legisladores tendrán sólo cuatro días hábiles para entregar una propuesta de ley de gasto antes de que la medida temporal actual caduque.

El punto de partida de las negociaciones es una propuesta de ley aprobada por la Cámara justo antes del amanecer del sábado, que recortaría 60,000 millones de dólares en gasto federal para el año fiscal actual.

Pero esa propuesta de ley colocaría el gasto por debajo de los niveles aceptables para los demócratas. El presidente Obama dijo la semana pasada que vetaría la medida de la Cámara en caso de que llegue a su escritorio.

El martes, la Oficina de Administración y Presupuesto dijo que está preparada para "cualquier contingencia", y también lo están todas las agencias, pero una paralización es poco probable.

"Todo esto no entra al caso, pues el liderazgo en el Congreso ya ha dicho en varias ocasiones, y el presidente también ha dejado claro, que nadie espera ni quiere una paralización gubernamental", dijo en una declaración Kenneth Baer, director de comunicaciones en la Oficina de Administración y Presupuesto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El resultado de este punto muerto aún está por verse. Mientras que el último cierre de funciones importante se dio hace 15 años, esa situación fue causada por un presidente demócrata que tuvo roces con una Cámara controlada por republicanos que quería reducir el gasto.

Ese episodio suele considerarse una gran victoria política para Clinton, y un triunfo sobre los republicanos, que fueron vistos por el público como obstáculos.

Ahora ve
Naufragio en la represa de Guatapé, en Colombia, ha dejado seis muertos
No te pierdas
ç
×