¿Quién gana con altos precios del crudo?

El mexicano común no, pues paga gasolinas más caras, afirma Alfredo Coutiño, de Moody’s Analytics; los estados se benefician pero no es claro cómo gastan los excedentes, dice Emilio Franco, del IMCO.
ahorrar gasolina 4  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los consumidores mexicanos no se beneficiarán con el hecho de que la mezcla mexicana de petróleo haya alcanzado niveles de 103.12 dólares por barril, su precio más alto desde finales de 2008, aseguran especialistas. De hecho, el ciudadano es el más perjudicado en esta ecuación en la cual los gobiernos federal y estatal son quienes realmente gozan los mayores ingresos.

De haberse invertido de manera conservadora los ingresos del petróleo extraído, el valor del patrimonio del cual dispondría México por este concepto para las próximas generaciones sería de 935,000 millones de dólares (mdd), según el estudio "El uso y abuso de los Recursos Públicos", elaborado por el investigador Jorge Chávez Presa, con apoyo del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

La cifra es ligeramente superior al Producto Interno Bruto (PIB) que generó México en 2009 y que fue de 919,100 millones de dólares, según el informe "Reflexiones para crear un fondo soberano en México o ¿Cómo proteger el derecho de las futuras generaciones de acceder al patrimonio petrolero?".

Al cierre de enero de 2011 las importaciones de petrolíferos (gasolina y diesel) ascendieron a 2,168.2 millones de dólares, casi 82% más arriba de las compras que se hicieron en el mismo mes de 2010 y que ascendieron a 1,189.4 millones de dólares, de acuerdo con las cifras más recientes dadas a conocer por Pemex.

Sin embargo, el panorama se complicará a futuro para el Gobierno, entidades y mexicanos en general. Para 2011 se espera una producción petrolera de 2.53 millones de barriles diarios, según estimaciones del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO)

"El punto máximo fue en 2004, cuando se producían 3.4 millones de barriles diarios", puntualiza Emilio Granados Franco, investigador del IMCO. "México está importando 80% de lo que produce, solamente nos resta un estimado de 20% para exportar. Es decir, una quinta parte de los que producimos y exportamos lo conseguimos aquí y, por el momento, todavía es rentable".

No obstante, hasta 2017 México todavía será exportador de petróleo porque después "ya no vamos a producir, sino que importaremos crudo". Así que el precio de 100 dólares beneficia ahora, pero cada año será menor el impacto.

¿Y quién se beneficia con estos mayores ingresos? Los consumidores no, asegura el investigador del IMCO, al igual que el director para América Latina de Moody's Analytics, Alfredo Coutiño, ya que tendrán que asumir precios más altos de la gasolina.

Las finanzas públicas también se verán afectadas, porque el Gobierno federal deberá asumir un subsidio más alto por el combustible, además de que se perjudica el medio ambiente, ya que mantener un precio de la gasolina que no está de acuerdo al precio internacional motiva a que la gente utilice el automóvil y contamine.

Los que se benefician con los recursos excedentes son los gobiernos estatales y, en menor medida, los municipios. Son quienes disfrutan de estos mayores ingresos, y "creo que ahí termina la cadena de beneficiarios", resalta Granados Franco.

El año pasado, los excedentes que recibieron los estados por ingresos petroleros ascendieron a aproximadamente 7,500 millones de pesos, estima el IMCO. La estimación de la mezcla mexicana aprobada por la Ley de Ingresos de 2010 fue de 59 dólares por barril, pero durante todo el año registró un precio promedio de 72.33 dólares por cada tonel, de acuerdo con Pemex.

"Si supiéramos que los estados y los municipios utilizaran esos ingresos excedentes, por ejemplo en infraestructura, podríamos asegurar que nos beneficiamos todos. Sin embargo, esos recursos son de libre ejercicio, en casi todos los casos, y la aplicación de los mismos sólo se tiene que transparentar hasta la aprobación de la Cuenta Pública, que a veces puede tomar hasta 2 o 3 años", agrega Granados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Como en los ingresos excedentes por petróleo no hay un manejo transparente de los recursos, lo ideal sería establecer en la Ley de Coordinación Fiscal que las entidades entreguen informes, quizá trimestrales, para conocer qué hacen con los excedentes de ingresos petroleros, menciona. Sin embargo, el especialista reconoce que hacer cambios a esa ley es complicado.

Otra opción sería dotar a la Auditoria Superior de la Federación con más recursos y potestades para requerir la rendición de cuentas, agrega, y la tercera alternativa, que es la más factible desde el punto de vista legal, pero complicada políticamente, es que los propios Congresos estatales aprueben cambios a sus leyes que obliguen a los gobernadores a rendir cuentas sobre los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×