Ola de liquidez inundará a los mercados

La inyección de recursos del Banco Central de Japón se canalizará a emergentes, dicen economistas; los extranjeros tienen casi 500,000 millones de pesos en bonos mexicanos, según cifras de Banxico.
dolares  (Foto: Especial)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La decisión del Banco Central de Japón (BCJ) de inyectar recursos para enfrentar el impacto negativo por el terremoto del 11 de marzo pasado, generará una mayor liquidez en los mercados financieros internacionales, coinciden economistas.

El relajamiento monetario del Banco de Japón se suma a la ola de liquidez que está inundando a los mercados financieros globales, llevando a bajar las tasas y reducir diferenciales, indica Walter Molano, economista en jefe de BCP Securities.

"Desafortunadamente, la nueva expansión monetaria de Japón se combinará con el relajamiento cuantitativo que aplica la Reserva Federal (Fed), lo cual agregará nuevas tribulaciones a los mercados financieros globales", resalta.

El Banco de Japón (BOJ) inyectó este jueves 5,000 millones de yenes adicionales (unos 629 millones de dólares) a los mercados de dinero, para proteger el sistema bancario del país del impacto negativo por el sismo del 11 de marzo.

El mismo jueves, el Grupo de los Siete (G7) acordó sumarse a una inusual intervención concertada para detener el alza del yen, esperando calmar a los mercados financieros después de una semana agitada llena de ventas por pánico.

Según la agencia Kyodo, el fondo ofrecido por el banco japonés tiene como fin ayudar a las instituciones bancarias y financieras, ubicadas en las zonas de desastre, a recaudar los recursos necesarios en los mercados, donde dichas entidades prestan dinero a corto plazo entre sí.

El miércoles, el BCJ alimentó los mercados con 3.5 billones de yenes (43,000 millones de dólares), medida que se unió a las anteriores inyecciones de capital que habían sumado 23 billones de yenes (283,000 millones de dólares) en los últimos días.

Molano asegura que este es el primer paso en un programa masivo de expansión monetaria. Las autoridades monetarias japonesas tomarán medidas extremas para ayudar a su economía llena de problemas.

También hay preocupaciones sobre la salud de los bancos japoneses. La mayoría tienen grandes exposiciones a los mercados accionarios locales. La reciente baja en el índice Topix y las preocupaciones sobre el futuro de la economía japonesa tendrá un impacto devastador sobre estas instituciones financieras.

Buena parte de la expansión monetaria puede irse al extranjero, conforme los inversionistas traten de recuperar algo de sus pérdidas invirtiendo en los mercados extranjeros.

Al 9 de marzo pasado, la inversión extranjera directa en valores gubernamentales mexicanos ya rebasa los 736,000 millones de pesos, de los cuales casi un 68% se concentra en bonos de largo plazo. De hecho, la posición en bonos está cerca de alcanzar los 500,000 millones de pesos, tras ubicarse en 498,577.65 millones, un nuevo máximo histórico, de acuerdo con información del Banco de México (Banxico).

En los primeros dos meses del año, la tenencia por parte de inversionistas extranjeros en bonos mexicanos continuó mostrando un flujo importante, por alrededor de 3,200 millones de dólares, destaca Salvador Orozco, subdirector de Análisis de Mercado de Dinero de Santander.

La liquidez que está inyectando el BCJ no necesariamente quedaría en la economía nipona, asegura José Luis de la Cruz director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) del Estado de México.

"En realidad, lo que puede ocurrir es que los inversionistas van a especular quién les da mayor rendimiento. El BCJ trata es de evitar una salida fuerte de los capitales que están en Japón, aunque es evidente que en el corto plazo no habrá ese grado de confianza que se mantenía sobre la economía japonesa y, en ese sentido, me parece que parte de esos recursos van a acabarse canalizando a otros mercados con mayor certidumbre".

De la Cruz considera que si bien esta inyección de recursos del BCJ dará certidumbre, todavía será insuficiente para mantener el mismo nivel que tenían antes de este problema por lo que se canalizarían más recursos al mercado que se suman a los que viene aplicando la Fed desde el año pasado.

Los mercados financieros mexicanos se verían favorecidos de esta mayor liquidez, si los inversionistas perciben que existen las condiciones de estabilidad suficiente combinada con rendimientos atractivos.

De no ocurrir así, y de concatenarse con alguno de otros elementos de incertidumbre que se están generando en el mundo, (Libia, altos precios del petróleo, problemas fiscales en Europa y Estados Unidos y ahora la crisis en Japón) el flujo de recursos que viene hacia México podría revertirse y este exceso de liquidez buscaría refugios más estables como pudieran ser las bolsas de los países desarrollados.

Para Molano, el terremoto de Sendai tendrá implicaciones que trascienden al archipiélago japonés. En el corto plazo, deprimirá los precios de los commodities conforme el Gobierno nipón decide cómo tratar las preocupaciones del público sobre las instalaciones de generación nuclear.

Sin embargo, en el largo plazo, el proceso de reconstrucción, al igual que los cambios permanentes a la industria nuclear, pueden crear un cambio estructural en la demanda de materias primas.

El Banco Central de Japón, de manera justificada, está aumentando la liquidez en el mercado y algunos otros países de Asia también pudieran prolongar el relajamiento monetario e incluso aumentarlo, básicamente aquellas economías que tienen un comercio muy importante con Japón, agrega Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moodyis Analytics.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Descarta que por el impacto de la crisis japonesa sobre la economía global Estados Unidos decida inyectar más liquidez al mercado (un QE3). "La posibilidad de que la Fed decida prolongar la expansión cuantitativa 2 para el resto del año, es muy remota. Tendría que haber un desplome muy importante en la economía japonesa en los últimos meses para que esa probabilidad aumentara".

Hay efectos de compensación que podrían hacer que el impacto sobre la economía global no fuera tan importante. Uno de ellos es que se espera que el programa de reconstrucción en Japón se implemente de manera inmediata, lo cual liberará presiones en algunos países, sobre todo en algunas regiones que estaban pensando en subir tasas, particularmente Europa.

Ahora ve
En 20 frases, así fue la defensa de Emilio Lozoya sobre el caso Odebrecht
No te pierdas
×