¿Otro estímulo de la Fed?, poco probable

Miembros de la Reserva Federal ven difícil extender el programa de compra de bonos por 600,000 mdd; los jefes regionales de la Fed buscan evitar un resurgimiento de la inflación.
fed reserva federal eu  (Foto: CNN)
NUEVA YORK (CNN) -

Con la economía estadounidense avanzando a un paso más firme, es poco probable que la Reserva Federal extienda su programa de compra de bonos por 600,000 millones de dólares, afirmaron varios altos funcionarios de la Fed el viernes. Los miembros del ala más estricta de la Fed fueron más lejos y por ejemplo el presidente del Banco Federal de Filadelfia, Charles Plosser, dijo que el Banco Central deberá revertir su política de dinero fácil en "un futuro no muy distante", para evitar un resurgimiento de la inflación.

La Fed mantiene sus tasas a corto plazo cercanas a cero desde diciembre del 2008 y ha comprado más de 2 billones de dólares en papeles a largo plazo, para aplacar los costos del préstamo y ayudar a la economía a recuperarse de la recesión que sufrió entre el 2007 y el 2009.

En su última reunión, los miembros votaron por continuar el programa de compra de bonos, comenzado en noviembre del 2010 y cuyo fin está previsto para junio.

"Después de acabar en torno a los 600,000 millones de dólares, como hemos dicho, creo que es adecuado", dijo el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, en una entrevista en la sede del banco regional de Chicago.

"Personalmente, no veo tanta necesidad de una cantidad mayor, como probablemente pensaba en el otoño pasado", agregó.

Los comentarios de Evans, junto a los del presidente de la Fed de Atlanta, Dennis Lockhart, quien dijo es difícil que la Fed haga algo más, sugieren que el debate dentro de la organización no gira en torno a la posibilidad de extender sus programas de ayuda.

Mientras, el presidente de la Fed de Minneapolis, Narayana Kocherlakota, dijo a periodistas en un evento en Marsella que la economía estadounidense debería empeorar de forma sustancial para que el banco considere más compras de bonos.

Por su parte, los miembros más estrictos, Plosser y Richard Fisher, el representante de Dallas, continuaron presionando para que la Fed intervenga menos.

Fisher dijo en una reunión en Bruselas que la Fed ya había hecho suficiente, a riesgo incluso de haber hecho demasiado.

En Nueva York, Plosser dijo que el gasto del consumidor seguía expandiéndose a un "ritmo razonablemente robusto" al tiempo que mejora el mercado laboral. También señaló que la economía ha ganado "una significativa fortaleza e impulso" desde el pasado verano boreal.

"Si este pronóstico es exacto, entonces la política monetaria tendrá que revertir su curso en un futuro no muy distante y comenzar a eliminar la masiva cantidad de expansión que ha inyectado a la economía", dijo Plosser, uno de los banqueros centrales estadounidenses más agresivos frente a la inflación.

El funcionario dijo que preferiría subir las tasas de interés y disminuir simultáneamente la hoja de balance de la Fed -que se abultó a más de 2 billones de dólares durante la crisis.

"Mi estrategia involucra subir las tasas y reducir simultáneamente la hoja de balance y atar el ritmo de la venta de activos al ritmo y tamaño de las alzas de tasas de interés", afirmó Plosser.

Evans y Plosser concordaron en que el terremoto y la crisis nuclear de Japón y el alza en el precio del petróleo debido a los disturbios en Oriente Medio suponían un riesgo para la economía estadounidense, pero aseguraron que esperaban que el efecto fuera pequeño y a corto plazo.

 

Ahora ve
Asamblea Constituyente disuelve a la Asamblea Nacional en Venezuela
No te pierdas
×