La inflación acelerará el alza en tasas

Banxico subirá la tasa de referencia hasta dos veces en 2011, según economistas de Banamex y el IIF; a partir del segundo trimestre se prevén más presiones en precios, dice Mario Correa, de...
grafico tasa interes inflacion crecimiento  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

México está cerca del final de una larga pausa en el ciclo monetario, en donde tanto las presiones inflacionarias como un alza en la actividad económica pueden llevar al banco central a elevar su tasa de interés de referencia dos veces antes de que finalice el año, coinciden economistas de Banamex y del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por sus siglas en inglés).

En materia de inflación, se está llegando al nivel más bajo y hacia adelante "veremos un aumento en precios", dice Leonardo Zepeda, coordinador de Estudios Económicos de  Banamex. El especialista agrega que los mercados ya están descontando esta alza.

"Creemos que el Banco de México (Banxico) podría subir, en dos ocasiones, la tasa de referencia antes de finalizar el año, que pasaría de 4.50% actual a 5% al cierre de 2011".

La última vez que el Banco de México (Banxico) movió la tasa de interés interbancaria fue el 17 de julio de 2009, al bajarla 25 puntos base, desde 4.75% hasta 4.50%, nivel que se mantiene hasta ahora. 

Con el pronóstico de crecimiento económico mejorando, como resultado del fortalecimiento de la economía de Estados Unidos, y con la brecha de ventas cerrándose más rápido de lo que inicialmente se imaginaba, "esperamos que Banxico incremente su política de tasas en 25 puntos base, hasta 5% en el cuarto trimestre de este año", indica Frederick Jaspersen, director del Departamento de América Latina del IIF, organismo privado que congrega a las principales instituciones financieras del mundo.

En México la inflación principal sobre la banda de la meta oficial de 3%+-1% refleja mucho los factores temporales y precios agrícolas más altos, resalta en un informe sobre las expectativas para las economías latinoamericanas.

Las presiones inflacionarias subyacentes en México han sido relativamente menos intensas que en otros países latinoamericanos por la capacidad subutilizada, reprimidos incrementos salariales, y un peso más fuerte, agrega.

Con una capacidad sustancial subutilizada y la inflación continuando reprimida en EU, pronostica que la inflación en México se relaje de 4.6% en 2010 a 3.9% en 2011. Además, la abundante liquidez global, un pronóstico positivo para la economía mexicana, y atractivos incentivos de carry trade, fortalecerán al peso, que cotizará en un rango de 11.25 a 11.50 por dólar para finales de 2011.

Se observarán presiones inflacionarias, que ya se están registrando en el resto del mundo, por lo que será necesaria una corrección de la postura monetaria, mencionó a su vez Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

Sin embargo, habrá que ver qué tan rápido se empiezan a materializar esas presiones. "Hasta ahora, en una lectura superficial, la inflación parece que evoluciona bien; no obstante, la subyacente está elevada, los pronósticos de inflación están muy arriba de la meta y en el segundo trimestre debe haber un repunte muy significativo en la inflación anual".

Esto se deberá a los impactos en precios agropecuarios, debido a eventos que se dieron hace un par de meses, así como por el comportamiento estacional que mostró la inflación el año pasado, ya que en abril, mayo y junio se dieron lecturas negativas bastante fuertes e inusuales, lo cual no se espera para 2011 y eso hará que la inflación repunte.

Hasta el momento, Banxico ha estado más preocupado por el tema de debilidad de la economía y ha adoptado una postura flexible, expansiva inclusive en la política monetaria, precisamente derivada de esa preocupación por la posible debilidad del entorno económico.

"La probabilidad de que se presente un ajuste en la tasa de interés interbancaria existe, pero nosotros creemos que las alzas comenzarán a darse a inicios de 2012 y dependerá de qué tan resuelto esté el Banco Central a alcanzar su meta de inflación, ya que en el pasado hemos visto un banco relativamente flexible, prefiriendo mantener tasas bajas para tratar de ayudar a la economía que alcanzar per sé la meta de inflación", dijo.

En la medida en que se tenga un crecimiento más rápido al esperado, la necesidad de tener una política monetaria expansiva se reduce, expresa Correa.

México está cerca de terminar con esta pausa en el ciclo monetario, puntualiza Leonardo Zepeda de Banamex. "La última vez que hubo un aumento fue en 2008 y estaríamos viendo ya un final del ciclo de la pausa".

Pero la política monetaria de Banxico no necesariamente estará vinculada a la que aplique la Reserva Federal (Fed) estadounidense. "Ellos todavía tienen alguna preocupación sobre la recuperación  del empleo y aunque ha venido dando resultados, las cifras no son satisfactorias, lo que puede incentivar a que perdure un poco más una política monetaria más laxa".

En el caso de México, el nivel de producción está llegando a su potencial y de alguna forma está generando una actividad económica más acelerada, con algunas presiones también de tipo inflacionario que por ahora no se perciben, pero sí más adelante a una velocidad más rápida y puede generar que haya un desfase entre el ciclo monetario de EU con el mexicano.

Adicionalmente, se tendrá que controlar un poco que se pudiera desbocar el crecimiento de la economía mexicana, por lo que habrá que subir tasas. "Al hacer habrá un incentivo adicional para los inversionistas extranjeros porque con tasas bajas en EU y más altas en México se generará mayor entrada de inversión extranjera que tendrá una presión positiva sobre el peso", destaca Zepeda.

Ahora ve
A cien años del nacimiento del ‘ídolo de Guamuchil’, Pedro Infante
No te pierdas
×