Regulación, ‘pan comido’ para los bancos

A la CNBV ni le preocupa, porque 85% del cambio requerido por Basilea III está listo en México; las instituciones están bien capitalizadas, asegura Guillermo Babatz, presidente de la Comisión.
lupa regulacion basilea SP JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Genaro Mejía e Isabel Mayoral
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los acuerdos de Basilea III no preocupan a los reguladores mexicanos, como tampoco a los banqueros. Las instituciones de crédito están tan bien capitalizadas que hoy cumplen con las nuevas reglas sin mayor problema, asegura el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Guillermo Babatz Torres.

De hecho, "el 85% del cambio entre Basilea II y Basilea III ya lo tenemos instrumentado en México desde 1998 y llegó solito entre 1995 y 2000". Tan no le preocupa que la CNBV cuenta con un proyecto institucional andando para que Basilea III, en su totalidad, lo tengan listo e instrumentado, discutido con el sector, y publicado antes de que termine el año.

"Y entrarán en vigor cuando lo definamos junto con el gremio. Vamos a tener un inicio anticipado, para qué nos esperamos tanto tiempo".

El Comité de Basilea, que agrupa a los Bancos Centrales y reguladores financieros del Grupo de los 20 países de economías avanzadas y en desarrollo, al cual pertenece México, acordó en 2010 introducir gradualmente requisitos más estrictos a los ratios de capital y liquidez de los bancos luego de la severa crisis financiera de 2009. A ese convenio se le denominó Basilea III.

Lo que busca la autoridad regulatoria ahora es que el sistema crezca más aprisa y se profundice; que el proceso de inclusión financiera se acelere, seguir desarrollando la banca móvil. "Fuera de eso no hay nada que nos haga replantearnos nuevamente el esquema". Aunque rectifica: "sí se pueden hacer ciertas cosas (en materia regulatoria), pero no son tan evidentes". Por ejemplo, dice, "tenemos una oportunidad de mejora en la industria del buró de crédito",  porque entidades no reguladas que dan crédito no consultan, ni reportan al buró y una parte del crédito que se está otorgando en la economía no se refleja en las estadísticas del buró y es una falla importante en el sistema".

Habrá nuevas reglas en el mercado de procesamiento en tarjetas de crédito. Será un cambio de ley. "Es un mercado en el que hay todavía muchas ineficiencias que con estas reglas puede empezarse a quitar".

No obstante, Eduardo Gómez Alcalá, socio a cargo del área Regulatoria y de Cumplimiento de la práctica del Sector Financiero en PwC México, considera que los efectos de Basilea III sí van a cambiar las reglas del juego y es previsible que el pronunciado dinamismo regulatorio continúe durante el año 2011, en temas como Basilea III y nuevas medidas tendientes a evitar el blanqueo de capitales.  

Habrá "menos capital y más riesgo, vas a tener una presión importante en la rentabilidad de las entidades y eso va a afectar la forma en que operan y sus modelos de negocio".

Hay temas relacionados con el sector bancario que si bien pueden llegar a representar, en su momento, riesgos, también serán oportunidades hacia adelante, comenta Gómez Alcalá, quien este miércoles presentará el libro "Normatividad Bancaria 2011", en el marco de la 74 Convención Bancaria, a desarrollarse en Acapulco, Guerrero.

Por el lado de cartera de crédito, si bien la de consumo está solventada "a lo mejor podríamos esperar algunos impactos de morosidades por efectos postcrisis". El hecho de que se hayan emitido nuevas reglas de calificación "deja entrever que la forma en cómo se medían los riesgos de la cartera no era la forma más adecuada".

Un tema que puede convertirse en una oportunidad, es el endurecimiento de las posibles reglas en materia de lavado de dinero y conocimiento del cliente. "Se necesitará una mayor escrutinio sobre los perfiles transacciones de los clientes y la forma en cómo los bancos conocen a su cliente y es otro temas que pueden incidir en el futuro de la banca, pero no para ponerla en riesgo, sino para establecer mecanismos de control mucho más específicos".

Todo el endurecimiento que habrá en el tema del lavado de dinero puede obligar a muchos bancos, que no necesariamente estén preparados a fortalecer estos mecanismos, como por ejemplo los más pequeños o los nuevos, para afrontar este tipo de riesgos.

"Si esos bancos pequeños no hacen nada, sus cifras financieras verían un impacto negativo. Sin embargo, si ellos modifican su modelo de negocio y lo hacen de manera exitosa lo están orientando a la regulación o a las necesidades del mercado".

Asegura que la banca sí está preparada para afrontar este tema, el punto relevante será cómo reforzar los mecanismos de control interno para seguir identificando cualquier intento de captación o de infiltración de lavado de dinero de la banca y "eso lo veo como un reto".

Luis Peña, director general de HSBC México, menciona que Basilea III es el cambio regulatorio más importante para la banca en el ámbito mundial, pero "en México estamos bastante adelantados porque los bancos de capital extranjero tenemos que cubrir varios tipos de regulación dependiendo del país en el que se encuentren".

En general, la banca mexicana está dando pasos muy adelantados para ver los impactos de pérdida de capital y de Basilea III".

"La banca mexicana está muy acostumbrada a estar regulada, y por esquemas fuertes de regulación. Sí creo que algunos bancos sufran un poco con Basilea III, pero coincidiría en que no habrá un tema demasiado fuerte", agrega Roberto Cabrera, socio director de Industrias y Mercado de KPMG en México.

Una ventaja que se ha tenido en México "es que las crisis anteriores nos llevaron a esquemas de regulación de estándares muy altos y hoy la gran mayoría de bancos mexicanos están preparados para el concepto de Basilea III y no veo un tema demasiado importante para el sector bancario mexicano cuyas instituciones son muy reguladas, acostumbradas a moverse en un mundo muy regulado".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Aunque para Alejandro Valenzuela del Río, director general del Grupo Financiero Banorte los bancos "siempre estamos sujetos a mayor regulación, lo cual puede afectar nuestra rentabilidad o el entorno operativo" y ve como un reto la competencia también, especialmente si se da de manera irracional para buscar ganancias de mercado en el corto plazo.

También considera importante regular a los intermediarios financieros que actualmente operan fuera de los canales formales de crédito, y que cobran tasas de interés y comisiones desmedidas. "Esto debe de ir aparejado de mayores incentivos a la banca, a través de esquemas de garantías y fondeo, para que los bancos atiendan a los segmentos de la población con poco o nulo acceso a productos y servicios financieros".

Ahora ve
Naufragio en la represa de Guatapé, en Colombia, ha dejado seis muertos
No te pierdas
ç
×