Las ‘cuentas alegres’ de PIB e inflación

Economistas recomiendan cautela a México y no asumir que las tendencias favorables se mantendrán; hay riesgos externos que tomar en cuenta y que presionarán al crecimiento y a los precios, dicen.
economía, crecimiento  (Foto: Photos to go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

A la luz de todos los factores de riesgo que muestra la economía mundial, resulta optimista esperar que el Producto Interno Bruto (PIB) de México crecerá más de 4% en 2011 y que la inflación se mantendrá cerca de su meta de 3% +/- un punto porcentual, coinciden economistas.

La semana pasada, el presidente Felipe Calderón estimó que la economía mexicana crecerá este año 4.3%, cifra que confirmó el Secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, quien dijo durante la 74 Convención Bancaria que " los pronósticos se irán revisando de manera cotidiana y continua en cuanto haya avances importantes".

Sobre la inflación, cuyo resultado a marzo fue inesperadamente bajo, tanto que llevó a la cifra a doce meses sólo cuatro centésimas por encima del objetivo del Banco de México (Banxico), Rodolfo Campuzano, director de Análisis de Invex Grupo Financiero, menciona que con ello se ha generado un halo de confianza con relación al nivel de las tasas de largo plazo y una renovada afluencia de compradores en el mercado de bonos soberanos.

Las tasas de interés bajaron en las últimas semanas de manera visible, pero advierte que se debe tener cuidado con extrapolar este comportamiento y asumir que así será todo el año; eso es poco probable.

En los siguientes meses, la inflación deberá repuntar, y si los precios de los bienes agropecuarios entran en un ciclo veloz de alza, pudiera haber sorpresas en sentido contrario a las que se han visto en el primer trimestre, dijo.

"No estamos proponiendo un riesgo de una inflación muy elevada (nuestro estimado se mantiene en 3.97%). Pensamos que el Banco de México seguirá sin subir las tasas en lo que resta del año. No obstante, hay que cuidar no utilizar el argumento de la baja actual para proponer una situación de inflación diferente a la del mundo y con ello suponer que hay una señal clara de compra de bonos de largo plazo; eso no es cierto", mencionó.

En México, como en otros países, la discusión el resto del año se centrará en cuándo y cómo se seguirá presionando la inflación.

En cuanto al crecimiento económico, Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody's Analytics, asegura que "se están extrapolando las cifras del primer trimestre de manera optimista" y lo primero que considerar es que habrá un efecto estadístico que tendrá que ser descontado.

Además, hay que asignarle una mayor atención al hecho de que la recuperación en EU, si bien es cierto que ha avanzado, lo ha hecho a un ritmo bastante gradual y "no hay que esperar gran cosa de lo que pase o haga EU en este año, sobre todo ahora que el Gobierno del presidente Obama enfrenta problemas con el presupuesto".

Hay optimismo del Gobierno mexicano sobre las cifras macroeconómicas y debe tomarse con cautela, sentencia Coutiño, aunque él proyecta que el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá 4.3% este año, no más.

También recomienda no presionar demasiado a la economía mexicana para que no crezca por encima de su capacidad productiva. "De lo contrario, comenzarán a generarse desequilibrios internos y externos que pueden presentarse hacia finales de 2012 y aunque no serán en forma de crisis sí podrían imponer un freno que pudiera extenderse a inicios de la próxima administración", advirtió.

En este sentido, el catedrático del Tec de Monterrey, José Luis de la Cruz, coincidió en que durante el primer trimestre "veremos todavía un crecimiento vigoroso que trae la inercia de la expansión económica del año pasado cuando se dieron tasas muy bajas".

Sin embargo, entre marzo  y julio sobre todo las tasas de crecimiento difícilmente serán tan elevadas porque ya se parte de una base mucho más grande. En ese sentido, lo que se observa en el ámbito internacional con las tasas de interés y la inflación, sumado al endeudamiento en países europeos y la falta de liquidez sobre todo en algunas economías de Europa, "van a implicar un crecimiento global menor y en México, si bien tendrá una tasa positiva, será mucho menor a la expectativa del Gobierno de 4.3%".

A la luz de todos los problemas que se están presentando en el ámbito internacional, reitera, la cifra revisada del PIB para 2011 resulta muy optimista. Además, no hay que olvidar que el mercado interno sigue débil y la tasa de interés se mantiene alta, en niveles similares a la crisis de 2009.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Es muy probable que las cifras de pobreza reflejarán un aumento. El indicador de pobreza laboral ya marca que es en el tercero y cuarto trimestre de 2010 cuando se registra un aumento y la tendencia en más de la mitad de los estados del país va creciendo porque el mercado laboral está muy débil".

En materia de desempleo, mientras que en EU la tasa ha bajado de 10 a 9%, en México ha permanecido estancada, ligeramente arriba de 5%, lo que refleja que "el problema laboral en México es estructural, maquinaria ociosa que se dejó de utilizar a raíz de la crisis y propició que las empresas sigan produciendo, pero no estén contratando".

Ahora ve
Ricardo Monreal anuncia que continúa en Morena y refrenda apoyo a López Obrador
No te pierdas
×