Un ‘knockout’ para Bank of America

Los ingresos de Bank Of America cayeron 16% respecto al 2010 y sus ganancias no satisfacen; la entidad bancaria no supera sus pérdidas y se ha enfrentado a la Fed por incremento de dividendos.
Brian Moynihan  (Foto: Fortune)
Colin Barr

Bank of America ya opera en números negros, pero no tanto como Wall Street quisiera. Este viernes, la entidad bancaria estadounidense reportó su primer trimestre con ganancias, revirtiendo las pérdidas sufridas a fines de 2010. Pero el balance positivo fue inferior a lo esperado, lo que se suma a los cuestionamientos en torno al liderazgo del CEO de la entidad, Brian Moynihan, quien el mes pasado enfrentó otro revés, cuando la Reserva Federal impidió que el banco incrementara sus dividendos.

En el primer trimestre de 2011, Bank of America (BofA) obtuvo un beneficio de 2,000 millones de dólares o 17 centavos de dólar por acción; inferior a la ganancia registrada en el mismo periodo del año anterior, de 3,200 mdd o 28 centavos por acción.

Los analistas habían pronosticado para el trimestre una ganancia de 27 centavos de dólar por acción sobre ingresos de 26.7 mdd.

Los ingresos del banco cayeron 16% respecto al año previo, ubicándose en 27,000 mdd.

El reporte trimestral incluye una merma de 847 mdd en las ganancias, que se suma a las reservas destinadas a pagar las reclamaciones asociadas a disputas hipotecarias y a un aumento no especificado en gastos legales. (JP Morgan Chase, el segundo mayor prestamista del país después de BofA, declaró esta semana que costos extraordinarios asociados a hipotecas restaron 2,000 mdd a sus ganancias brutas en el primer trimestre.)

BofA también dejó de percibir 534 mdd en comisiones, gracias a las leyes que limitan los cargos por sobregiro, mientras que sus resultados de ventas y transacciones fueron más débiles que los reportados hace un año. Aún así, Moynihan señaló que una disminución en los costos de crédito y un aumento en los depósitos eran indicadores de que la salud de la economía mejoraba.

"Aunque aún débil, la economía se recupera; vemos cómo sube el consumo respecto al año anterior y vemos un sostenido descenso en las tasas de morosidad y en los procesos de bancarrota", dijo Moynihan.

Pero el reporte no pone fin a las interrogantes sobre su liderazgo: Moynihan pasó la primavera prometiendo a los inversionistas que BofA elevaría su dividendo trimestral en la segunda mitad de 2011, pese a que la Reserva Federal (Fed) dejó claro que sería ella quien decidiría cuándo podrían los bancos aumentar los pagos a los accionistas.

Con ello, Moynihan mostró estar algo separado de la realidad, pues continuaba prometiendo un aumento en los dividendos hasta que la Fed finalmente lo frenó, siendo un organismo que usualmente permite que los bancos hagan de todo.

Una sabia decisión, pues los últimos acontecimientos no juegan a favor de un pronto incremento en los dividendos de BofA. Esta semana, la Fed y otros reguladores federales anunciaron que sancionarían a 14 compañías estadounidenses que prestan servicios crediticios e hipotecarios, entre ellas BofA, por cometer chapuzas en el papeleo de los deudores y hacerlos pagar por los errores.

Queda por verse si los bancos corregirán su conducta. Pero la Fed ha prometido imponer multas, y un banco como BofA -con una enorme cartera de ejecuciones hipotecarias y múltiples errores en su haber- podría terminar con una muy alta. Tarde o temprano, Moynihan despertará y se dará cuenta de que hay muchas cosas pendientes antes que premiar a los accionistas con dividendos.

 

Ahora ve
Imágenes de la recuperación de la ciudad siria de Raqqa, grabadas con una GoPro
No te pierdas
×