Inseguridad, lastre para el PIB mexicano

La violencia es la mayor preocupación de la gente excediendo a la economía, dice Schineller de S&P; es difícil de cuantificar e impide un crecimiento más robusto y pronósticos de inversión, agrega.
crecimiento  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Aunque el precio asociado con el mayor nivel de violencia, relacionada con las drogas y las percepciones de inseguridad, es difícil de cuantificar representa un costo de oportunidad y pesa sobre un crecimiento más robusto y pronóstico de inversión en México, advirtió la calificadora de valores Standard and Poor´s (S&P).

"El apoyo popular para el Presidente Calderón ha bajado durante su mandato, y la seguridad se ha vuelto la principal preocupación de la población, excediendo a la economía", resaltó Lisa M. Schineller, analista principal para México de S&P, en un reporte especial sobre la evolución del país.

El secretario de Hacienda de México, Ernesto Cordero, dijo el sábado que la violencia ligada al narcotráfico podría estar afectando la inversión en algunas partes del país, pero no en todo su territorio.

"Sin dudas, en ciertas partes del país (la violencia) podría estar creando algunos obstáculos a la inversión", dijo Cordero en Washington. El funcionario destacó que "a nivel nacional no hay evidencia de que haya un impacto".

En tanto, Schineller comentó que sobre una base comparativa, hay menos homicidios per cápita en México de los que hay en América Central, Venezuela, Colombia y Brasil, pero la tendencia en México claramente se ha deteriorado.

"Los altos niveles de homicidios violentos en México están concentrados geográficamente en algunos estados (....), pero un riesgo geográficamente más amplio para la inversión y el crecimiento, es la infiltración y expansión de los carteles en otras líneas de actividad criminal, incluyendo la extorsión y secuestro, y hay percepciones de una mayor impunidad asociada con la actividad criminal", menciona.

Deja en claro que no hay evidencia definitiva que la violencia relacionada con drogas está erosionando la inversión y el crecimiento. Las compañías establecidas automovilística y aeroespacial han anunciado planes para expandir su capacidad en México, reflejando su efectividad de costos y niveles de productividad.

Al mismo tiempo, la inversión en general ha estado reducida desde la crisis de 2009 y si bien la inversión extranjera directa se ha recuperado, aún permanece en los niveles más bajos en una década.

"Los riesgos siguen para las empresas pequeñas y medianas contra las grandes multinacionales, las cuales podrían tener más capacidad para absorber los costos asociados con la inseguridad pública; también podrían ser disuadidos nuevos participantes a México".

Con relación al comportamiento de la economía mexicana, la analista soberana de S&P estima que este año habrá una continua recuperación. Entre 2000 y 2010 la expansión de la economía mexicana fue débil, con el crecimiento real del PIB promediando 2.1% (o 0.9% per cápita).

Los prospectos deprimidos de crecimiento a mediano plazo, de alrededor de 3.5%, reflejan la debilidad estructural y dependencia de la economía de EU. Espera un crecimiento por arriba de 4% en 2011, desacelerándose hacia 3.5% en 2012, después de una recuperación de 5.5% en 2010.

Aunque la economía mexicana ha disfrutado de condiciones macroeconómicas estables desde la crisis del Tequila, se tiene una política fiscal y monetaria sana, un régimen de tipo de cambio flotante, y un sistema bancario fortalecido, la tasa de crecimiento de México se ha rezagado frente a la mayoría de los mercados emergentes y ha sido incapaz de satisfacer las tendencias demográfica o de fuerza laboral, contribuyendo a una importante emigración hacia EU.

El crecimiento real del PIB en 2000-2010 promedió apenas 2.1% (1% per cápita). Las comparativamente bajas tasas de crecimiento de México parecen reflejar una variedad de factores, entre los que se incluyen la limitada competencia en sectores económicos claves dominados por un pequeño número de grandes empresas.

Adicionalmente, la independencia y autoridad legal de los diferentes cuerpos reguladores para aplicar sus reglas sobre la competencia es dispareja. A pesar de tener un sistema bancario sólido, la intermediación del sector financiero de México se encuentra entre las más bajas en América Latina comparada con sus pares de calificación ‘BBB'.

"Como es el caso en otros lados de América Latina, las deficiencias de infraestructura, la relativamente pobre calidad y desigualdades de la educación, y la incertidumbre judicial restringen a los prospectos más boyantes", agrega Lisa M. Schineller.

Ahora ve
El de Cristiano Ronaldo y otros empujones famosos en la cancha de futbol
No te pierdas
×