Bolsa pequeña, utilidades grandes

Al primer trimestre ganó 150 mdp, pero no crece como vía de financiamiento, dicen especialistas; si 70 empresas medianas entraran a la BMV, el PIB de México crecería 1%: Pilar Aguilar de Endeavor.
bolsa  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Como negocio, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ha resultado una buena opción para los inversionistas que tienen acciones de esta emisora. Sin embargo, como medio de financiamiento vía capital, continúa siendo un mercado pequeño, concentrado, poco líquido.

Al cierre del primer trimestre de 2011, la utilidad neta de la Bolsa fue de 149 millones de pesos, 19.6% mayor a las ganancias que obtuvo en el mismo periodo de 2010, mientras que sus ingresos sumaron 501 millones de pesos, de acuerdo con sus estados financieros presentados el 15 de abril pasado.

En contraste, de las 140 empresas industriales, comerciales y de servicios que operan en el mercado, casi 28% forman parte del grupo catalogado como emisoras con bursatilidad alta; es decir, estas 39 compañías son las que más se compran y venden en una jornada.

Otras 39 se ubican en la categoría de bursatilidad media, mientras que las 62 restantes son emisoras clasificadas con bursatilidad baja o nula, lo cual significa que un inversionista que haya adquirido el papel de alguna de estas compañías enfrentará problemas si quiere venderlas.

Pilar Aguilar, directora de la aceleradora de empresas Endeavor México, estima que si al menos 70 compañías colocaran acciones en Bolsa, el Producto Interno Bruto (PIB) de México se incrementaría 1% y son empresas medianas que tienen ventas por alrededor de 150 millones de dólares al año.

A México de nada le sirve tener un mercado accionario en el que sólo se ‘muevan' 60 emisoras, ni a las mismas empresas les funciona, reconoce Roberto Cuarón, socio de Finanzas Corporativas de Ernst & Young.

"México es un país para un mercado de 60 empresas. No digo que no tenga el potencial de tener el triple, pero entre la situación económica, la estrategia de las empresas, los intereses de accionistas, la falta de incentivos, hoy tenemos un mercado de 60 empresas, y no hay una sola razón que explique por qué no ha funcionado el mercado de valores mexicano".

El valor de capitalización del  la Bolsa de Brasil es de 1.5 billones de dólares, con 381 empresas; el de Chile de 342,000 millones y 231 compañías, y la BMV tiene un valor de 454,000 millones de dólares y 140 empresas, según datos de la propia institución bursátil.

Cuarón menciona que incluso, hay muchos casos de empresas que colocan el 10%, 15% o 20% del capital y el resto de las acciones están en manos firmes. "Es muy difícil que esa acción tenga bursatilidad si (los inversionistas) saben que la gran mayoría del capital está en la caja fuerte de los que emitieron las acciones y a lo mejor lo hicieron únicamente para conseguir algo de liquidez, algún apoyo temporal, etcétera".

La BMV establece sus requisitos para las emisoras y uno de ellos es que tenga 12% como mínimo de acciones en circulación, pero si no tiene ese porcentaje "no se puede deslistar a la emisora. Se le hacen recomendaciones para que incremente ese monto, pero no las podemos obligar porque se tiene que proteger a los inversionistas", resalta Javier Artigas, director general adjunto de Promoción y Planeación de la BMV.

"Si una emisora que tiene un float bajo, que no opera y tiene una determinada cantidad de inversionistas y si la sacamos del mercado, ya no tiene que cumplir con los requisitos de ser transparente, de tener gobierno corporativo y de presentar información financiera, pero deslistarla no beneficia a los inversionistas".

Propone establecer programas para que las empresas increméntenlas acciones que tienen en circulación, pero no forzarlas porque "depende del precio que el mercado está dispuesto a pagar y sino necesita dinero para qué vende acciones, o los accionistas quieren hacer una oferta secundaria pero están contentos con su inversión y hay decisiones que se deben respetar".

Aunque también reconoce que, de alguna manera, se puede caer en un círculo vicioso. "Si un inversionista se acerca a una empresa que no tiene bursatilidad, al momento en que decida comprarla verá que le resultará difícil vender su inversión, por lo que mejor no compra la acción de la emisora y ésta mantiene baja bursatilidad".

En este momento, Artigas considera que se debe aprovechar la ventana de oportunidad que se está presentando y el interés que existe por las empresas, hay liquidez y las valuaciones son atractivas para varios sectores.

"Para que una empresa llegue a ser de mayor tamaño necesita acceso a financiamiento, a capital, y el camino que en principio que utilizan todas las economías desarrolladas, que es el más eficiente, es el de la Bolsa", indica Pilar Aguilar, directora de Endeavor México,

Pero el mercado accionario mexicano todavía es pequeño y concentrado, aunque "me parece que están haciendo un esfuerzo porque crezca. En realidad hay 137 empresas listadas -aunque hay muchas más en deuda-, pero al final del día es un camino que la compañía sigue porque así lo decide".

Es un tema de poder tener acceso a fuentes de capital con mayor celeridad y mejor costo, pero "hay que ir construyendo esta mentalidad de institucionalizar a las empresas para que logren cumplir con los requisitos para cotizar en Bolsa. Es un camino que todos estamos andando y que al final podrán potencializar la economía", puntualiza Aguilar.

Para Roberto Cuarón el asunto es más complejo. "¿Qué perspectivas hay para que esto cambie? La verdad ahí no lo tengo claro. Un estudio de Venture Capital menciona que para que el capital de riesgo pueda prosperar en un país, está el tema de una bolsa de valores que tenga liquidez y de manera recurrente haya inversiones, porque es una de las opciones que tienen para poder recuperar su inversión".

En México ha sido un poco la gran preocupación, por un lado, y frustración por el otro que no se tenga un mercado que haya crecido de manera consistente y que ofrezca una serie de posibilidades para poder invertir.

No obstante "si analizamos los mercados grandes, que han sido exitosos, uno de los muchos factores que hacen la diferencia es que cuando una empresa sale a bolsa normalmente se pulveriza el capital, colocan el 80% u 85% en el mercado. Esto genera oportunidades para inversionistas institucionales, pensando que efectivamente haya interés, haya apetito porque la economía está boyante".

En realidad, expone que las empresas no están listas para salir a Bolsa. No se preparan adecuadamente y a muchas tampoco les interesa cotizar en el mercado, no está en su estrategia, ni tienen la visión de permanencia de mediano y largo plazo o quisieran que la mayoría del capital y la capacidad de decisión permaneciera dentro de una o dos familias.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Se supone que para una empresa el salir a Bolsa es la culminación de su la madurez financiera. La Bolsa en realidad es una respuesta para alguna de las preguntas que tiene la compañía, pero por sí misma no es una solución. La Bolsa no es una estrategia, es una respuesta para quien quiere usar esta alternativa para llevar a cabo una estrategia para fortalecerse, financiarse de una manera mucho más eficiente y tener una empresa verdaderamente institucional que sea competitiva en su mercado y eventualmente en otros mercados. No muchas empresas quieren eso, la verdad.

Pilar Aguilar opina que la Bolsa sí es una opción, pero implica cierta disciplina por parte de las compañías que deben tener cierto grado de institucionalización. "En Endeavor identificamos y potencializamos emprendedores de alto impacto y contamos con 50 de ellos que en promedio están creciendo en ventas más de 30% anual", pero es claro que se requiere una mayor cultura entre los empresarios.

Ahora ve
Ricardo Monreal anuncia que continúa en Morena y refrenda apoyo a López Obrador
No te pierdas
×