Donald Trump, un ‘agitador’ comercial

El empresario quiere imponer un arancel de 25% en los bienes chinos, sin considerar consecuencias; los expertos afirman que al aplicarse esta idea podría desencadenar una guerra comercial.
donald trump cnnmoney  (Foto: Cortesía CNNMoney)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

Donald Trump pidió un arancel de 25% en los bienes chinos, lo que llamó mucho la atención, pues busca lanzarse como candidato presidencial para 2012.

Pero Trump parece estar dejando de largo las consecuencias que su política económica podría desencadenar: una destructiva guerra comercial y mayores precios, según los expertos.

"En una guerra comercial, todos pierden. Algunos más que otros, pero todos pierden", dijo Nicholas Lardy, socio del Instituto Peterson de Economía Internacional, quien ha criticado abiertamente las políticas comerciales y de moneda en China.

La mayoría de los economistas coinciden en que la lógica de Trump de que China está manteniendo abajo el valor de su moneda da a los fabricantes una ventaja al vender bienes a Estados Unidos.

"Han manipulado su moneda de forma tan violenta hacia este país, que es casi imposible que nuestras compañías compitan con las compañías chinas", dijo Trump a CNNMoney en enero, cuando manifestó sus planes de aplicar el arancel de 25%. 

Insiste en que si el mensajero correcto, "alguien como yo", amenaza con imponer ese tipo de impuesto sobre los bienes chinos, los líderes chinos cederán de inmediato.

Pero la mayoría de los expertos alegan que los aranceles son la respuesta equivocada a la manipulación de la moneda, y tendría costos pronunciados.

Podría surgir una guerra comercial

Imponer un arancel a China podría más que irritar a la segunda economía más grande del mundo, dicen los economistas.

China simplemente apelaría ante la Organización Mundial de Comercio, el cuerpo internacional encargado de aplicar las reglas de comercio global, que cuestionaría el impuesto.

China también podría responder cerrando su mercado, que cada vez es más importante, a las exportaciones estadounidenses, lo que sería un gran golpe para los empleos y la manufactura en Estados Unidos. China se ha vuelto el tercer mercado para las exportaciones de Estados Unidos, cuyas ventas aumentaron 31% en comparación con el año anterior.

Y eso ni siquiera incluye los bienes fabricados en China por compañías estadounidenses. Por ejemplo, General Motors vende más autos en China hoy en día que en Estados Unidos.

"La triste historia es que no tenemos mucho apalancamiento", dice Lardy. "Pero un arancel ciertamente no haría crecer nuestros intereses".

Los precios se elevarían 

Un arancel sobre China también sería una propuesta muy costosa para Estados Unidos.

Esto se debe a que el aumento del valor de la moneda China haría que los bienes importados fueran más costosos. Al mismo tiempo, China se movería para aumentar los precios de forma directa para cubrir el costo del arancel.

Pero es un riesgo que Trump está dispuesto a correr. Dice que su hijo puede vivir con menos juguetes, siempre y cuando haya más empleos en Estados Unidos.

"Tengo un hijo, y le encantan los avioncitos. La mayoría de ellos son hechos en China... tiene tantos...", dijo Trump a Larry Kudlow de CNBC el mes pasado. "Si tuviera la mitad, y si fueran hechos en este país, yo estaría feliz... y él también".

Los empleos no regresarán 

Aunque China hundiera y permitiera que su moneda se comerciara de forma libre mañana, y los bienes chinos aumentaran entre 25% y 30% de la noche a la mañana, muy poca evidencia sugiere que eso regresaría los empleos a Estados Unidos, como afirma Trump.

Lardy dijo que si las importaciones estadounidenses de bienes chinos caen, muchas de esas importaciones simplemente serían remplazadas con bienes de otros países de salarios bajos y de bajo costo, como Bangladesh.

"La mayoría de las cosas que compramos a China no se ha producido en Estados Unidos desde hace décadas", dijo Lardy.

Trump no respondió a las varias peticiones de comentarios por esta crítica, pero no todos piensan que su solicitud de un arancel sea una mala idea.

Un arancel de 25% quizás no sería lo suficientemente alto, según Alan Tonelson, socio investigador en el Consejo de Industria y Negocios de Estados Unidos, que representa a fabricantes estadounidenses.

"El verdadero grado de la subvaluación china es de al menos 40%", dijo. "Los aranceles son la única forma de arreglar esto. Nada más ha funcionado, y nada más lo hará".

Pero incluso Tonelson acepta que sería difícil que un arancel sobreviva al cuestionamiento de la OMC.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Gran parte del público estadounidense está interesado en escuchar más de las ideas de Trump; las encuestas muestran que ahora es un candidato líder para el pase republicano.

Dice que tomará la decisión de lanzarse o no a la presidencia dentro de algunos meses, y anunció sus intenciones de seguir con la temporada final de su reality show, Celebrity Apprentice, en mayo.

Ahora ve
Malala estudiará en la Universidad de Oxford
No te pierdas
×