La deuda de EU: ¿un riesgo inminente?

¿Creías que el debate sobre el valor del crédito en Estados Unidos podría ser más absurdo? Weiss Ratings pone las cartas sobre la mesa, lo que las grandes calificadoras quizá no han podido.
dólar  (Foto: Photos to go)
Colin Barr

Una semana después de que Standard & Poor's finalmente nos dijera lo que ya sabemos, que en Estados Unidos el fiasco fiscal está en peligro de perder el control, llegó Weiss Ratings de Júpiter, Florida, para reafirmar que no podemos maximizar nuestras tarjetas de crédito nacionales por siempre sin pagar el precio. Muy pocos dirían que esto no es cierto. Pero quizás con la intención de aparecer en un par de encabezados, Weiss incluso habla del caso difícil de creer que la deuda de Estados Unidos está tan podrida que implica un riesgo mayor a los inversionistas que los bonos emitidos por otros 32 países, incluyendo a las enérgicas Bulgaria, México y Rusia.

Los que recuerdan la crisis mexicana de 1994 o tenían bonos rusos cuando incurrieron en moras en 1998, podrán tener sus dudas, pero Weiss no las comparte.

Así es como azota a los bonos del Departamento del Tesoro con una calificación de C, el rango más bajo de calificación de una inversión, que muestra un "grave riesgo para los legisladores y los inversionistas, incluyendo un círculo vicioso que incluye varias caídas en el precio de los bonos de Estados Unidos y del dólar estadounidense".

No podemos olvidar el hecho de que Estados Unidos ha perdido cualquier petición plausible de una calificación de crédito triple A. Nuestro problema de exceso de gasto es enorme, y parece haber pocas posibilidades de que nuestros representantes electos vayan a hacer algo al respecto antes de que sea demasiado tarde.

Por otro lado, es difícil ver cómo muchos de los lugares que están calificados por encima de Estados Unidos estén realmente seguros, lo que sólo puede sumarse a la idea de que, por muy patéticas que sean las agencias calificadoras actuales, quizás hacer su trabajo bien no es tan fácil.

Entre los países que están mejor calificados por Weiss, por ejemplo, se encuentran los baluartes de la libertad personal: China y Arabia Saudita. China recibió una calificación de A -a pesar del hecho de que nadie tiene ni idea de lo que está ocurriendo realmente en su economía- y los sauditas reciben una A -incluso en medio de las dudas considerables de cuánto tiempo permanecerán en el poder-.

Cuando Estados Unidos sea eventualmente degradado, ¿optaremos por la calidad de Arabia Saudita? Tengo mis dudas al respecto. Incluso Dagong, la agencia calificadora que debutó sus ratings del oro con un golpe contra Estados Unidos, tuvo el sentido común de no dar a China su mejor calificación.

Weiss también critica a Moody's y al S&P. Sí, ambos se han convertido en una burla, pero al igual que Dagong, Weiss socava su propia credibilidad desperdiciando demasiadas palabras en un tema ya acordado. 

Entre los problemas de Weiss con los ratings triple A de las agencias, es que es "fundamentalmente injusto" para los inversionistas, ahorradores y naciones soberanas que no están calificadas como triple A, pues permite que Estados Unidos tome prestado a tasas artificialmente bajas que penalizan a estas partes. No estoy enterado de que la justicia para los ahorradores sea un problema a la hora de comparar el riesgo de las emisiones de bonos, pero al parecer Weiss tiene otras ideas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Otra queja de Weiss: dejar una calificación triple A, incluso mientras las finanzas de Estados Unidos se han deteriorado, ha "fomentado una resistencia política y una paralización en Washington, y también ayudó a crear un ambiente de insensibilidad pública crónica".  Esto es incluso más ridículo que el problema sobre la justicia.

Podemos culpar a las grandes agencias calificadoras de muchas cosas, pero lograr que el Congreso no haga bien su trabajo no es una de ellas. Nuestros legisladores nos han mostrado que de esto se encargan ellos solos, gracias.

Ahora ve
Barack Obama regresa a la arena política para apoyar a los demócratas
No te pierdas
×