Al Qaeda, la ‘empresa’ del terrorismo

La muerte de Osama bin Laden no acabará con la salud financiera de la organización terrorista; hay una razón para ello: el grupo no necesitaba del dinero del fallecido líder.
Osama  (Foto: CNN)
Katie Benner

"Hay dos cosas que un hermano debe tener siempre para la Jihad, a sí mismo y al dinero" -un miembro de Al Qaeda. Este enunciado es citado por nadie menos que la Comisión del 11 de Septiembre en el reporte detallado que publicó en 2004. Uno de los capítulos más importantes en ese documento muestra cómo Al Qaeda produce recursos y los mueve hacia sus fuerzas alrededor del mundo, tejiendo una red financiera que la Comisión afirma "le permite apoyarse a sí misma, sus operaciones y su gente".

"No puedes construir una red terrorista sin fondos porque requiere dinero entrenar gente, transportarlos y comprar equipo", afirmó a Fortune Thomas Kean, ex gobernador de Nueva Jersey que lideró la Comisión. "Cuando cortas esos recursos es muy difícil operar".

Contrario a la opinión popular, la muerte de Bin Laden no golpea en la salud financiera de la organización. "Osama bin Laden no apoya a Al Qaeda a través de su fortuna personal o una red de negocios", dijo la Comisión en su reporte.

"Al Qaeda dependía de la recaudación de fondos antes del 11 de septiembre en un nivel más grande del que se pensó en ese momento", dijo la Comisión. "Bin Laden no tenía grandes sumas de dinero heredado o recursos extensos producto de negocios. En su lugar, parece que Al Qaeda vivía esencialmente con el dinero justo para sobrevivir".

Y aún así, persistió el mito de que bin Laden era el pilar financiero de la organización. Esto es porque era el hijo de un millonario que utilizó parte de su herencia para iniciar Al-Qaeda en la década de los ochenta y la convirtió, en palabras del New York Times, en "una empresa multinacional para exportar terror alrededor del mundo".

Sin embargo, en 2004, Al Qaeda se financió a sí misma recaudando dinero de donadores, mezquitas e imanes, así como organizaciones no gubernamentales y caridad", afirma el reporte. Documentos de inteligencia revelan que la red financiera es casi imposible de rastrear y que el dinero es distribuido tan rápido como es recolectado por una red de mensajeros. Cada fibra de la red es derrumbada y distribuida tan pronto como es tejida. No hay un cofre qué descubrir ni un banco del que Al-Qaeda tome sus fondos.

La realidad sobre cómo Al-Qaeda sobrevive ha obligado a funcionarios de inteligencia en otros países a mantenerse un paso delante de la organización. "Una lección del 11 de septiembre es que no puedes luchar la última guerra", dice Kean. "Hablamos de una falla de imaginación ese día porque los terroristas hicieron algo que nunca imaginamos que harían. Su forma de recaudar dinero no es distinta".

Este juego ha cambiado el sistema financiero global. Ahora los bancos deben hacerse responsables de saber quiénes son sus clientes y descubrir cualquier comportamiento inusual.

Kean dice que el Tesoro ha utilizado sus funciones para romper el flujo de dinero a Al-Qaeda incluyendo el rastreo de negocios financieros individuales.

Pero no se ha detenido el terrorismo.

"Mucho de lo que Al Qaeda está haciendo no requiere mucho dinero, como reclutar gente a través de Internet", dice Kean, quien afirma que los montos son mucho menores que en el 11 de Septiembre. "La operación del 11/S tomó a lo mucho 500,000 dólares".

La muerte de Bin Laden es un golpe moral importante a Al Qaeda, pero es menos de un golpe a la vida de la organización.

Ahora ve
Cómo lograr que tu oficina aproveche las nuevas herramientas tecnológicas
No te pierdas
×