EU y Grecia inquietan a los mercados

Surgen temores de que el crecimiento económico estadounidense sea endeble, coinciden analistas; problemas fiscales en Europa y de incumplimiento en la deuda griega incrementan los riesgos.
euros  (Foto: Photos to Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La posibilidad de que se discuta un nuevo programa de expansión cuantitativa en Estados Unidos comienza a mencionarse nuevamente, a causa de los indicios de un crecimiento menor al esperado en la hasta ahora mayor economía del mundo.

Un renovado pesimismo sobre la evolución de la llamada locomotora mundial y el temor de un posible default en la deuda de Grecia, que contagie a otros países europeos, intensifican el riesgo para los mercados financieros, coinciden analistas de los grupos financieros Invex, Santander y Scotiabank.

En realidad hay pocos argumentos para esperar que junio inicie con fuerza, a menos que los datos a publicarse esta semana fuesen positivamente sorprendentes, resalta Rodolfo Campuzano, director de Análisis de Invex Grupo Financiero.

Si continúan los indicios de un crecimiento menor al esperado y de escasas presiones inflacionarias adicionales, además de elementos que intensifican el riesgo como la definición de una solución al problema de Grecia, las bolsas y los precios de los commodities podrían continuar su descenso, así como las tasas de interés, destaca en su análisis semanal.

Con los datos económicos que se han dado a conocer en EU parece difícil que esa economía crezca 3% y si no es favorable la información que se publique esta semana sobre los índices de percepción de la industria y de los servicios, así como la generación de empleos, podrían darse revisiones a la baja en el PIB de ese país, menciona Campuzano.

Para la segunda parte del año se percibe una elevada incertidumbre, sobre todo respecto a lo que ocurrirá con las políticas fiscal y monetaria en EU, agrega Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank.

En el primer caso, a pesar de que se incremente el techo de deuda es muy probable que el deterioro de la posición fiscal continúe, lo que eventualmente tendrá repercusiones negativas. En el segundo, si la economía estadounidense sigue dando señales de flaqueza existe la posibilidad de que se discuta un nuevo programa de expansión cuantitativa, lo que dependerá de que la inflación siga controlada, destaca en un análisis.

En el panorama global también se han registrado indicadores débiles de actividad económica, que sugieren que el ritmo de expansión está perdiendo fuerza. Aunado a ello, los problemas fiscales en Europa generan un aumento en la percepción de riesgo que, a su vez, ha ocasionado movimientos en los flujos de capital hacia destinos más seguros, como los bonos.

Esta semana se dará a conocer en EU una serie de indicadores económicos, de los cuales el más relevante para los mercados será la cifra de generación de empleos. Analistas estadounidenses estiman una creación de empleos totales de 190,000 respecto a los 244,000 del mes previo y para el sector privado anticipan 220,000 nuevas fuentes de trabajo, contra los 268,000 puestos del mes pasado.

Si la cifra resulta desfavorable, aumentará las preocupaciones sobre la perspectiva económica y puede conducir a revisiones en el crecimiento del PIB en los próximos trimestres, agrega Rafael Camarena, de Análisis Santander.

Además, junio será crítico para resolver la problemática de la deuda de Grecia y, por tanto, para la zona euro. En caso de un eventual default, se estima que el impacto en los mercados financieros puede ser significativo.

La deuda de Grecia asciende a 328,600 millones de euros, equivalente a 142.8% del PIB. El déficit fiscal de ese país disminuyó de 15.4% del PIB en 2009 a 10.5% del PIB en 2010, pero el objetivo era llegar a 9.6% del PIB, recuerda Camarena en su análisis.

La volatilidad en los mercados accionarios y la baja en las tasas de interés de los bonos del tesoro de EU resultaron en una ampliación de los niveles de riesgo soberano de la región. En el caso de México, el EMBI finalizó en 146 puntos contra el cierre semanal previo de 133 puntos, mientras que el EMBI de Brasil terminó la semana en 173 puntos de 160 puntos respecto el previo.

De complicarse los problemas que aún existen en el entorno global, podrían detonar  un aumento más abrupto en la percepción de riesgo y revertir los flujos de capital hacia México, advierte Mario Correa.

Entre los factores que más atraen la atención de los inversionistas destacan la nueva etapa de la crisis de deuda que vive Grecia, que podría encontrarse al borde del incumplimiento si no se orquesta pronto un mecanismo de ayuda adecuado por parte de la comunidad financiera internacional.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El problema es que de haber un incumplimiento podrían detonarse reducciones en las calificaciones de la deuda soberana de otros países europeos, afectando fuertemente al sistema financiero y al desempeño de los mercados globales.

En EU se sigue discutiendo el tema del techo de endeudamiento legal para el Gobierno. En esta situación, los mercados globales continuarán muy sensibles a la información que se vaya generando, y por lo mismo, hay una alta probabilidad de que se observe una volatilidad elevada en las variables financieras.

Ahora ve
El balotaje entre Piñera y Guillier en Chile es de pronóstico reservado
No te pierdas
×