México se rezaga de ‘hermanos menores’

Brasil ha tomado el liderazgo como cabeza de los mercados emergentes de la región: especialistas; México todavía no logra implementar una estrategia económica exitosa, destacan los expertos.
competitividad  (Foto: Dreamstime)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Mientras otras economías latinoamericanas han avanzado en mejorar sus economías y el bienestar de su población, México se confió y se ha quedado rezagado en esa carrera, coinciden economistas y académicos.

En el escenario mundial, el anteriormente visto como el 'hermano mayor' de la región ha sido desplazado por Brasil, quien ha tomado la batuta para encabezar a los países de la zona, resaltan.

México se quedó en la estabilización de su economía y no ha logrado avanzar ni en materia de crecimiento, ni en distribución de riqueza y, en consecuencia, tampoco en el bienestar de la población, dice José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.

"El liderazgo económico de México pasó a segundo plano con relación a Brasil, quien además ya ha tomado el liderazgo político. En los años 80s muchas negociaciones de América Latina pasaban por México y eso poco a poco se ha perdido", indica el catedrático.

En un tiempo relativamente corto, países latinoamericanos cuyas economías son menores a la mexicana han capturado la atención de las agencias calificadoras de valores.

Por ejemplo, este martes Colombia recibió un segundo grado de inversión, ahora por parte de Moody´s. En marzo, Standard and Poor´s también había otorgado un aumento en la calificación de la deuda soberana de este país.

Ahora, los inversionistas descuentan que a Brasil le volverán a mejorar su calificación, que ya es grado de inversión, mientras que los desafíos fiscales que el Gobierno mexicano no ha podido resolver hicieron que a finales de 2009 dos agencias degradaran la nota de México, aunque se logró mantener el grado de inversión.

El punto es, coinciden los especialistas, que Brasil tras estabilizar su economía ha implementado reformas, a darle impulso al mercado interno y, mejorar el ingreso y bienestar de su población.

De inicio México no ha logrado implementar una estrategia económica exitosa que acabe favoreciendo no solo al desarrollo del país, sino de la región; y después de la crisis, no se retomó el sendero de crecimiento como lo ha hecho Brasil. Además, el país era visto como el hermano mayor porque tenía una economía grande, sólida, estabilidad política y ejercía también un fuerte liderazgo en la resolución de los conflictos, no nada más económicos sino políticos y sociales. Eso ya se ha perdido.

Brasil prácticamente abrió su economía al exterior y a sectores claves de la inversión privada, sobre todo la internacional, agrega Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody's Analytics, qjuien considera que ese país ha implementado un modelo económico que combina libre mercado y políticas públicas de alto contenido social.

"Brasil sí ha invertido, ha promovido la investigación científica, la educación, ha generado crecimiento económico y, consecuentemente, ha combatido la pobreza, lo cual es una canasta de perlas que se convierten en un atractivo importante para los inversionistas extranjeros".

Por el contrario, México no ha hecho reformas de impacto importante en la estructura económica, mantiene un perfil de crecimiento muy moderado, ha implementado políticas de corte social que han dado relativamente buen resultado, pero su limitado crecimiento le ha restado flexibilidad a su política económica. Eso hace que México se mantenga atractivo, pero menos que el potencial que ofrece Brasil.

"Desde hace tiempo México perdió su estatus de hermano mayor. Se durmió en sus laureles, y dejo de hacer su trabajo en materia económica, política y social. No ha evolucionado en términos de tener una clase política más avanzada, que realmente vea por el interés del país".

En materia económica tampoco ha hecho el trabajo de reforma y cambio estructural, por lo tanto la economía se ha rezagado y como su crecimiento está limitado a un 3 o 3.5%, no ha hecho mucho en materia social, indica Coutiño.

Para Walter Molano, economista en jefe de BCP Securities, nada se hace a una escala pequeña en Brasil. Se están erigiendo fortunas de clase mundial, como consecuencia de la energía, finanzas y construcción.

Al mismo tiempo, una intrincada red de políticos, titanes corporativos y banqueros incuba una nueva versión de capitalismo de estado. Dado el tamaño y enfoque de la población del país y la geografía, las cosas naturalmente son más grandes.

"La sede casi simultánea de la Copa Mundial 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016, reflejan la temeridad sin límites del país. Su búsqueda por ganar un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU refleja su enorme autoconfianza", dijo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Dada la naturaleza insular de la economía brasileña, los generosos subsidios y programas de asistencia social del Gobierno crean una incubadora fértil para desarrollar titanes globales. Sin embargo, estas características también mezclan un peligroso coctel que podría dictar desafíos para la estabilidad económica y social del país.

La política del Gobierno brasileño brasileño dijo que de concentrar el poder en las manos de unos pocos jugadores, sólo crea obstáculos en la promoción de competencia y eficiencia. Brasil puede ser "el mayor del mundo", pero al ritmo actual está encaminado a una explosión innecesaria, advierte Molano.

Ahora ve
Terrorismo en Barcelona une en condolencias al mundo deportivo
No te pierdas
×