Las divisas ‘pelean’ por ser la más baja

En la ‘competencia’ de las monedas que más caen, el dólar podría tener más compañeros; el euro, que algunos altos funcionarios piden sea más débil, ha mostrado su ‘interés’ en participar.
dolar euro  (Foto: Photos to go)
Colin Barr

El dólar tiene el dudoso honor de ir a la cabeza, habiendo caído 16% el último año frente a una canasta de divisas de los principales socios comerciales de Estados Unidos.

Sin embargo, los beneficios de una moneda débil (exportaciones más baratas, la capacidad de 'desquitarse' con los acreedores al saldar la deuda con un papel que vale menos, la oportunidad de culpar de tus problemas al desventurado Banco Central) no pasan desapercibidos para el resto del mundo. Otros quieren conocer también las ventajas de la depreciación.

El euro está "objetivamente sobrevaluado en comparación con otras divisas de referencia", dijo el lunes el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker. Ese comentario se da en un momento en que la divisa común europea -cuyo valor ha subido 22% respecto al dólar en el último año, se cotiza a 1.47 dólares- cerca de su nivel máximo en 52 semanas, pese a que la crisis de deuda griega amenaza con estallar.

Juncker expresó lo anterior en Estrasburgo, Francia, al argumentar que el desastre griego no conduciría a una crisis financiera.

Pero si el insostenible endeudamiento de Grecia es el síntoma más grave, la enfermedad crónica es el mismo euro, que mantiene unidos a países financieramente débiles con otros más poderosos sin proporcionar a los más débiles la oportunidad de mejorar sus posiciones competitivas.

Este problema se da al colocar -sea como fuere- a Grecia y Portugal en la misma unión monetaria que Alemania y Francia, pero mientras más alto es el tipo de cambio del euro más intenso es el dolor inflingido a los países más débiles. Juncker sugirió que los funcionarios europeos debían tener esto en consideración cuando adoptaran reformas para lo que ya se ve como una unión fracturada.

"Hay colegas en el Consejo Europeo que piensan que la zona euro debía tener una política de tipos de cambio. Yo me inclino a pensar que deberíamos tenerla porque, en un mundo estructuralmente globalizado, una unidad monetaria que no cuenta con una política de tipos de cambio no tendrá realmente a largo plazo un perfil satisfactorio", apuntó Juncker.

Pero aunque un funcionario de esa relevancia exija un euro más débil, se sabe que los mercados no tendrán prisa por obedecer. Mientras la economía estadounidense siga luchando por salir de la recesión y su Reserva Federal mantenga las tasas de interés cercanas a cero, el dinero seguirá fluyendo hacia Europa, donde las tasas son más altas y el Banco Central Europeo ha dicho que planea endurecer más su política.

Y si bien Europa no está respondiendo con decisión a la crisis griega, es difícil exagerar la dimensión de los problemas que enfrentan los legisladores estadounidenses y su fracaso a la hora de diseñar una respuesta coherente. Esta incapacidad también favorece para que los fondos huyan del dólar y prefieran la divisa europea.

Como bien lo verbalizó el economista Ethan Harris de Bank of America, en una nota dirigida a sus clientes el lunes:

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Pese a la actual recesión en el mercado de la vivienda, no existe una discusión seria sobre cómo resolver la crisis. Pese a una tasa de desempleo del 9%, no existe una seria discusión sobre cómo acelerar la recuperación del mercado laboral. Y pese a las evidentes señales de una debilidad económica, no cesa la presión para aplicar restricciones fiscales y monetarias. Estados Unidos necesita establecer una vía clara para lograr la sostenibilidad de la deuda, pero el momento oportuno de (aplicar) las restricciones debería ser dictado por la fortaleza de la recuperación".

Sin embargo, teniendo al Congreso que tiene Estados Unidos, no se puede estar seguro de lo que sucederá. Mientras la crisis griega siga en segundo plano, es poco probable que el dólar desista de liderar la carrera de las divisas que más caen.

Ahora ve
Esta exposición muestra lo que nunca habías visto en los 70 años de Ferrari
No te pierdas
×