Ciudadanos de EU no gastan por su deuda

Los estadounidenses incrementan sus endeudamientos, lo que los lleva a ahorrar y comprar menos; cada vez son más los consumidores ‘zombies’, quienes se caracterizan por tener deudas excesivas.
monedero dolares manos  (Foto: Photos to Go)
Chris Isidore
NUEVA YORK -

La economía de Estados Unidos no levanta cabeza, y a los estadounidenses les espera un periodo de ajuste largo y doloroso. La principal razón: el propio endeudamiento de las familias.

Muchos expertos señalan que la deuda privada, contraída tanto por los hogares como por los negocios, es incluso un problema mayor que la deuda pública, que tanta atención recibe últimamente. Un problema, además, que no se resolverá sin un difícil camino que recorrer ante el elevado desempleo y el lento crecimiento que, seguramente, persistirán en los seis o siete años próximos, generando la propia versión estadounidense de la 'década perdida' japonesa.

"Creo que es uno de los principales obstáculos que enfrentamos hoy", apunta David Wyss, investigador visitante de la Universidad de Brown y ex economista en jefe de Standard & Poor's.

En el caso de Japón, la caída del sector inmobiliario que golpeó al país en los años 90 hundió a la economía en un largo periodo de estancamiento que fue conocido como la 'Década Perdida'. En la nación estadounidense, la situación se perfila muy similar.

"Pienso que nos llevaremos una gran decepción. Si las normas históricas se sostienen, la reducción del endeudamiento no será un proceso fácil y sin estragos. Ya llevamos cuatro años en ello, y no creo que los próximos seis años sean mejores", augura Carmen Reinhart, miembro del Peterson Institute for International Economics y experta en crisis financieras.

La economía de 'burbujas' que condujo a la recesión fue fomentada por los consumidores, las empresas y los bancos que contrajeron demasiada deuda, en especial en el sector inmobiliario, durante la década anterior a la crisis.

La deuda total del sector privado, contraída en conjunto por consumidores y empresas, se elevó a niveles de 283% del Producto Interno Bruto (PIB) a principios de 2008, casi tres veces el tamaño de toda la economía estadounidense.

La buena noticia es que, desde la recesión, los consumidores han estado saldando deuda y ahorrando más. La deuda privada cayó a 234% del PIB hacia fines del año pasado, si bien gran parte de ese descenso fue consecuencia del rescate gubernamental a los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac, cuando el Gobierno asumió la deuda hipotecaria tóxica de los bancos, acota Reinhart.

No obstante, a pesar de esa modesta mejoría en el ahorro, las familias siguen sin poder hacer frente a su endeudamiento, muy por encima del nivel de los ingresos de los que disponen. "Al menos las familias están siendo prudentes y racionales, reduciendo su deuda. Pero me preocupa que ésta aumente más de lo que debería", advierte Wyss.

Esa es la principal razón por la cual será más difícil para los estadounidenses comenzar a gastar otra vez como lo hacían cuando salían de las crisis anteriores, porque antes debían sólo una fracción de sus actuales niveles de deuda.

Consumidores 'zombies'

Sin un aumento en el gasto del consumidor, la economía no podrá realmente alzar la cabeza. Y hasta que eso suceda, no cabe sino esperar que las altas tasas de desempleo y las tribulaciones económicas se prolonguen los próximos años.

"Esta vez el gasto del consumidor no podrá jugar el papel de motor de crecimiento que antes jugaba", señala Reinhart.

Stephen Roach, presidente de la división asiática de Morgan Stanley, escribió hace poco su propio diagnóstico, sugiriendo que los consumidores estadounidenses se estaban convirtiendo en 'consumidores zombies', "saturados de hipotecas sobrevaluadas, deuda excesiva y escaso ahorro, los consumidores estadounidenses están más apurados que nunca".

Además, el proceso de salir de ese enorme endeudamiento es lento. Pese a que los estadounidenses están pagando su deuda, ahorran más y algunos recurren a la bancarrota, Reinhart estima que la deuda de los consumidores apenas ha disminuido al 92% del PIB respecto al pico de 98% que alcanzó hacia fines de 2007. En 1999, esa proporción en relación al PIB era del 70%.

Ahora ve
El papel de las redes sociales en el eclipse
No te pierdas
×