CEO de JP Morgan ‘lloriquea’ ante la Fed

Jamie Dimon afirmó que las nuevas normas de la Reserva Federal impiden que los bancos den créditos; los especialistas creen que el ejecutivo no debería quejarse, ya que tiene un salario de 20.8 mdd.
jamie domin jp morgan  (Foto: AP)
Larry Doyle
FORTUNE -

El CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, encaró está semana al presidente de la Reserva Federal de EU, Ben Bernanke, afirmando que las nuevas regulaciones impiden que los bancos entreguen préstamos. Pero eso es mentira.

¿Cómo se sabe cuando una persona padece de asintonía con la realidad? Cuando dicha persona cosecha una remuneración de varias decenas de millones de dólares de una industria que ha sido rescatada con el dinero de los contribuyentes y, luego, se queja de los cambios en la supervisión reguladora. ¿A quién me refiero? Al director de JP Morgan, Jamie Dimon.

He respetado a Dimon por su intelecto, su atención a los detalles, su capacidad para gestionar riesgos y su integridad corporativa. Él y sus colegas en JP Morgan no son perfectos, pero si lo comparo con otros ejecutivos que conozco en Wall Street, él sale bien parado.

Claro, esa valoración es muy relativa. Muchos ejecutivos de Wall Street no son mejores que un limpiabotas o un carretillero, dicho con todo el respeto que merecen las personas que trabajan en esos oficios.

Dicho lo anterior, estoy más que dispuesto a amonestar a ese ejecutivo cuando creo que se ha excedido y hace oídos sordos al mensaje y al tono de lo que sucede en Estados Unidos.

Jamie Dimon está lloriqueando por las nuevas regulaciones bancarias que tiene el país. El diario The Wall Street Journal recogió sus comentarios en una reunión que sostuvo con Ben Bernanke hace un par de días, donde le dijo al presidente de la Reserva que las reglas afectaban a los bancos:

Los comentarios más críticos vertidos en la reunión del martes pasado provinieron de Mr. Dimon, que ha insistido mucho sobre los efectos que los cambios regulatorios han tenido en la industria bancaria. Enlistando una serie de cambios en los mercados financieros durante los últimos tres años, Mr. Dimon dijo que temía que en breve alguien escribiera un libro sobre cómo la extralimitación del Gobierno había perjudicado la recuperación económica.

¿Perjudicar la recuperación económica? Por favor, ¿siquiera han damnificado a JP Morgan y a Jamie Dimon personalmente? No lo creo, y tengo millones de razones para demostrarlo. ¿Cuáles son? La propia remuneración salarial de Dimon.

Como el diario The New York Times recientemente informó, JP Morgan pagó a Dimon 20.8 millones de dólares (mdd) en 2010,

El banco pagó a su director ejecutivo un total de 20.8 mdd el año pasado... JP Morgan señaló que su cálculo para la compensación de Mr. Dimon en 2010 no incluía los 17 millones de dólares en acciones restringidas y opciones que se le otorgaron en febrero por su desempeño el año pasado.

El gran aumento en la compensación se da en un año en el cual los ingresos anuales de la empresa subieron 48%, ascendiendo a 17,400 millones de dólares.

Aún así, la compensación total de Mr. Dimon está muy por debajo de los 35.8 millones de dólares que recibió en 2008, de acuerdo con los documentos.

Si mis matemáticas son exactas, esas cifras suman en tres años más de 70 millones de dólares en compensaciones. Claramente, las nuevas regulaciones para Wall Street no han afectado en absoluto al CEO.

Dimon, como muchos otros ejecutivos senior dentro de la alta jerarquía de Wall Street, se están beneficiando como nunca antes del oligopolio que define actualmente al mercado de valores estadounidense.

Con una menor competencia y una perpetuación de la autorregulación dentro de sus actividades de corretaje, JP Morgan y sus cohortes en la Bolsa estadounidense continúan acumulando resultados económicos perfectos o casi perfectos en términos de rentabilidad diaria (es decir, hacen dinero todos los días). Puedo asegurarles que en un ambiente normal de mercado, ningún banco generaría ese tipo de resultados.

Dimon debería asomarse a la clase media estadounidense y darse un baño de realidad antes de quejarse sobre las regulaciones bancarias. Y mientras lo hace, quizás podría explicarles a las personas por qué su banco cobra unas tasas de interés de hasta el 30% a las tarjetas de crédito.

* Larry Doyle es un veterano de Wall Street, ha trabajado para bancos como First Boston, Bear Stearns y Union Bank. Bloguea en el sitio www.senseoncents.com

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 

 

Ahora ve
Protección Civil afirma que no hay demoliciones donde pueda haber sobrevivientes
No te pierdas
×