Cuando tu edad te cuesta el empleo

Las leyes en EU dificultan comprobar la discriminación ante tribunales, lo que desanima al afectado; sin embargo, en lugar de esperar a ser despedido y demandar, es mejor protegerse antes.
empleado  (Foto: Photos to Go)
Stephenie Overman

Si crees que tu edad te costó tu empleo, o podría hacerlo, no estás sólo.  La Comisión de Oportunidades Iguales para el Empleo (EEOC, por sus siglas en inglés) informó que el número de demandas por discriminaciones a causa de la edad aumentó en los últimos años, de 16,548 acusaciones (el 21.8% de las demandas totales) en 2006 a 22,778 (24.4% de las demandas totales) en 2009.

Pero apenas es la punta del iceberg en esta ruda economía, dice Laurie McCann, abogada de la organización de ayuda a adultos mayores de Estados Unidos, AARP. Mucha gente no demanda porque la discriminación es "muy difícil de comprobar", dice, y una decisión de la Suprema Corte en 2009, Gross v. FBL Financial Services, Inc., lo dificultó incluso más. La Corte decidió que quienes aleguen haber sido discriminados bajo la Ley de Discriminación por Edad en el Empleo debían someterse a un estándar de pruebas más riguroso para comprobarlo.

Muchos deciden con frecuencia que sus recursos emocionales y financieros son mejor empleados al buscar un empleo nuevo que luchando por recuperar el anterior, dice McCann. Es particularmente difícil para los individuos. Con un despido grupal, "el número tiene fuerza. La gente puede reunir dinero y trabajar juntos para hacer llamadas y entrevistar abogados. Con un individuo se necesita una persona fuerte y determinada".

Medidas preventivas

En lugar de esperar hasta ser despedido y levantar una demanda, podría ser mejor protegerte antes, dice McCann.

"Aprovecha cualquier tipo de capacitación, sobre todo en habilidades computacionales y tecnología. Asegúrate de no quedarte atrás. Mantén tu profesionalismo, desde cómo te vistes y peinas".

Y si no has recibido retroalimentación reciente de tu jefe, deberías buscarla, dice McCann. "Si tu jefe no te ofrece retroalimentación de tu desempeño, pregúntale si hay áreas en las que le gustaría que mejoraras. Oblígalo a hacerte comentarios".

Esto puede rendir frutos en la Corte, en caso de que llegue a ese punto, pues ni los jueces ni el jurado "ven de forma favorable" los casos en los que "alguien recibía críticas favorables hasta que fue despedido".

Tampoco está de más dejar que tu jefe sepa que conoces tus derechos. Habla con él o con alguien en el departamento de Recursos Humanos si te preocupan prácticas injustas o comentarios discriminatorios. Deja que sepan que "no te irás de ahí en silencio", dice McCann.

Antes de demandar...

Si sientes la necesidad de levantar una demanda por discriminación en razón de edad, deberías considerar primero las cifras. Primero: la Ley de discriminación por la edad en el empleo (ADEA por sus siglas en inglés) prohíbe la discriminación contra gente mayor de 40 años de edad. Algunos estados tienen leyes que protegen a empleados menores. En segundo lugar, si la compañía tiene más de 20 empleados, toma en cuenta que la ADEA no aplica para compañías más pequeñas.

Si fuiste incluido en un despido masivo, o en una serie de despidos, quizás puedas encontrar información estadística que apoye tu caso. La Ley de Protección de Beneficios de Empleados Mayores, una enmienda de la ADEA, obliga a los empleadores a "apoyar a la gente que está por ser despedida con información para que puedan determinar si los despidos son desproporcionales para empleados mayores. Así, el empleador debe especificar quién está siendo despedido por edad", dice el abogado de Nueva York, Eric M. Nelson.

La compilación de evidencia anecdótica que apoye tu caso también es otro enfoque sólido. Casi no hay un factor claro, dice la abogada y autora Lori B. Rassas, pero sí puede haber indicadores sutiles de discriminación.

"Recuerda que no es sólo la edad, sino los factores relacionados con la edad. Decir que tienes demasiada experiencia podría estar relacionado con la edad, o decir que ganas mucho dinero", dice.

Rassas, autora de Employment Law: A Guide to Hiring, Managing and Firing for Employers and Employees, recomienda escribir un diario desde el momento en el que creas que eres el objeto de un despido. "Debes tener ejemplos específicos. Cuando te despidan será demasiado tarde".

Pero asegúrate de que tu diario sea un recuento personal. No rebases límites legales, pues "no debes grabar cosas, ni robar" información de la compañía.

Los empleadores suelen decir que despidieron a alguien por razones relacionadas con el desempeño, y ahí es donde Eric Nelson ve una ventaja para el demandante. "Con los empleados mayores, estás lidiando con gente que estuvo en cierto puesto más tiempo. Pueden decir que no te despertaste un día y olvidaste hacer tu trabajo, pero verán que el empleador siempre consideró que hacías bien tu trabajo".

Por muy difícil que sea ganar un caso de discriminación después de haber perdido tu trabajo, alegar que no fuiste contratado para un trabajo por la misma razón es incluso más difícil. Rassas incluso dice que no siempre vale la pena, pues "la persona no tenía una inversión fuerte".

Un gran problema con los casos de no-contratación es que "la mayoría de la gente que busca trabajar no tiene los recursos para litigar", dice Nelson. Otro problema es que no tienen un registro en la compañía como para presentarlo al jurado.

Con cualquier tipo de acusación por discriminación a causa de la edad, la dificultad es que "probar que fuiste discriminado implica mostrar lo que pasa por la mente de la persona que te despidió o no te contrató", dice.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Y esto no es nada fácil, bajo ninguna circunstancia.

 

Ahora ve
Los gadgets ideales para acompañarte en verano
No te pierdas
ç
×