‘Se venden’ escuelas de negocios de EU

Recortes en presupuesto afectaron la alta educación en California, salvo a MBAs de tiempo completo; Berkeley, UCLA y UC-Davis quieren autosuficiencia financiera mediante una privatización silenciosa.
Graduada MBA  (Foto: Photos to Go)
John A. Byrne
Corte Madera, CALIFORNIA -

En los últimos años se han recortado miles de millones de dólares del presupuesto de alta educación de California. Hay quienes han advertido que los recortes están teniendo un impacto en la calidad del sistema educativo universitario del estado, que desde hace mucho tiempo ha sido considerado la joya de la educación superior pública.

¿Cuál ha sido el impacto en las principales facultades de negocios públicas del estado?

Es sorprendente que el impacto haya sido mínimo, según los decanos de estas escuelas. Hace un año, el profesorado y el equipo universitario sobrellevaron una ‘licencia' que conllevó a un recorte promedio de pagos de 8% en una sola presentación. Pero el prestigio y la calidad de los programas de MBA de tiempo completo han seguido protegidos, mientras el apoyo estatal en las escuelas ha disminuido.

Ocurrió una privatización silenciosa de la educación de negocios. Estas escuelas han intentado conseguir aumentos drásticos en las inscripciones y colegiaturas de maestrías en administración de negocios (MBA, por sus siglas en inglés), han aumentado sus esfuerzos por mejorar los donativos, y han sumado más programas ejecutivos sin título para producir un ‘excedente de ingresos' y compensar los recortes. 

"Básicamente, hemos estado reduciendo nuestra dependencia en el financiamiento estatal desde hace muchos años", dice Steven C. Currall, decano de la Facultad de Administración de la escuela de posgrado, UC-Davis. Pero Currall se estremece ante la noción de que él y sus colegas decanos hayan ‘privatizado' a las escuelas de negocios.

"Hay personas en el sistema de UC que ven a la privatización como algo radiactivo", dice Currall. "Prefiero considerarlo sustentabilidad financiera. Estamos reduciendo nuestra dependencia en el financiamiento estatal, lo que hace que nuestro modelo de negocios sea más afín a una universidad privada (...)".

Las inscripciones aumentan en la costa oeste

Los estudiantes han aguantado gran parte del peso de estos cambios. En los últimos 10 años, los mayores incrementos en inscripciones para MBAs se han dado en los programas públicos de California. La Facultad Haas de Berkeley, el programa de MBA de tiempo completo mejor calificado en el estado, subió el precio de su MBA de dos años para los residentes del estado en 301%, a 86,396 dólares este año, en comparación con 19,996 dólares en 2001. La inscripción para los no-residentes aumentó 142%, a 100,356 dólares, en comparación con 41,404 dólares en el mismo periodo. Asimismo, la cuota de inscripción a dos años en Stanford University subió 72.5%, mientras que el precio de la Facultad de Negocios de Harvard aumentó 79.6%.

Hace 10 años, un residente de California que fue a Berkeley sólo pagó el 31% de lo que un estudiante graduado pagó en Stanford por su título de MBA. Hoy, los residentes del estado que van a Berkeley pagan 78% de lo que pagan los estudiantes de Stanford. Las diferencias son similares a la Facultad Anderson de UCLA y a otras escuelas de negocios de la Universidad de California.

Quizás lo más impactante es cómo es que estos aumentos, junto con la economía lenta, han alterado dramáticamente la remuneración del título MBA. Los graduados de Berkeley, de la generación del 2000, tenían un sueldo base promedio de 85,000 dólares. El año pasado, el MBA de Haas ofrecía un sueldo base de 110,000 dólares. Aunque las cuotas de inscripción de no-residentes aumentaron 301%, los sueldos iniciales promedio aumentaron sólo 29%.

Las universidades privadas en California sin duda tienen mucha compañía. La Facultad de Negocios Ross de la Universidad de Michigan, y la Facultad Darden de la Universidad de Virginia ‘privatizaron' efectivamente sus programas de tiempo completo hace mucho tiempo.

"Los sueldos de estudiantes de MBA graduados son de los más competitivos, mientras que las colegiaturas siguen estando por debajo de nuestras contrapartes privadas, y en el caso de los residentes de California, muy por debajo", dice Richard Lyons, decano de la Facultad Haas.

Lyons afirma que para los residentes de California, el programa de MBA en Haas, en 86,396 dólares, aún es una ganga porque cuesta 20,000 dólares menos que la inscripción a la Facultad de Negocios Kellogg de Northwestern, y 27,000 dólares menos del precio del MBA en Wharton. 

Además, Lyons afirma que "nuestro aumento en las cuotas por MBA nos permitió hacer muchas inversiones en nuevo profesorado, planes de estudios y servicios estudiantiles. La educación de MBA que ofrecemos es un producto mucho más fuerte del que era hace 10 años".

Buscar la independencia en medio de los problemas presupuestales

Algunos decanos tienen una visión optimista ante los recortes en el apoyo estatal. "No me emocionan los recortes, pero sí la reflexión que están causando", dice el decano de UC-Davis. "La gente ha tenido que aceptar el hecho de que tenemos un nuevo modelo de negocios".

Aún así, no cabe duda lo mucho que está en riesgo debido a la crisis presupuestal del estado. Las escuelas de negocios en cuatro de los 10 campus de la Universidad de California están entre los mejores 60 programas de MBA en Estados Unidos, según Poets&Quants. Berkeley está en la posición 9, UCLA en la 17, UC-Irvine en la 56, y UC-Davis en la 58.

Para Judy Olian, decana de la Facultad Anderson de UCLA, la crisis presupuestal estatal previa ya había puesto a la escuela en el camino de la autosuficiencia financiera. "El golpe fue en 2001-2002. Ahí fue cuando tuvimos un recorte dramático en apoyo estatal", dice Olian.

Actualmente, el 17% del presupuesto de la Facultad Anderson proviene del apoyo estatal, pero la escuela también paga al estado una porción de las cuotas de inscripción que cobra. Olian propuso un plan para reducir el apoyo estatal de Anderson a cero. Cerca de 9.5 millones de dólares se redireccionarían a la universidad para beneficiar a los programas de bajo financiamiento. A cambio, Anderson conservaría la colegiatura que cobra de los estudiantes. Ella cree que los donadores serían más propensos a dar dinero a Anderson si supieran que su dinero fiscal no apoya a la escuela. "Estamos sugiriendo como modelo alejarnos del apoyo estatal por completo", comenta Olian. "A cambio, tendríamos la flexibilidad y la predictibilidad".

"Nuestro objetivo con esto ha sido que nuestros estudiantes no sientan que están en un ambiente presupuestal. Hemos invertido en lugares que importan en torno a los servicios del estudiante, en innovaciones de programas, en renovación curricular y en admisiones", concluye la decana de la Facultad Anderson.

A diferencia de UCLA, que no tiene un programa de negocios para no titulados, Berkeley gradúa anualmente a 350 estudiantes, además de 240 estudiantes de MBA de tiempo completo. "Nuestras maestrías de negocios para estudiantes pagan lo mismo que una maestría en Inglés en Berkeley", dice Lyons. "Apenas el 25% de nuestros puestos de negocios son para transferencias universitarias, como parte del Plan de Maestrías de California. Es una máquina de movilidad social, y un ancla importante para nuestra misión pública".

En UC-Davis, cerca del 27% de los ingresos de la escuela provienen del Estado de California, en comparación con el año académico 2003-2004, que recibía 44%. Currall piensa igual que Olian y Anderson. Él presentó un plan para que el campus elimine por completo la dependencia de la escuela en financiamiento estatal para los próximos 10 años.

"No estamos hablando de separarnos de la Universidad, sino que nuestro modelo de negocios tiene que ajustarse a las circunstancias actuales", dice el decano de UC-Davis.

El camino hacia adelante

En los próximos tres años, Curral espera poder aumentar sus programas de inscripción abierta en educación ejecutiva, de uno a cinco, y aumentar agresivamente sus programas de educación personalizada, de uno en Genetech a varios más. 

El decano de UC-Davis dice que no tiene deserciones del profesorado y que los recortes no han sido un factor en el reclutamiento, a pesar de la licencia que dio como resultado un recorte en el año académico 2009-2010.

De hecho, él comenta que está invirtiendo otros 350,000 dólares en sueldos al profesorado, porque la compensación de la escuela a los profesores disminuyó. "Es mejor prevenir que reducirles el sueldo y esperar a que les llegue una mejor oferta de otra escuela", dice Currall.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Mi trabajo es aislar a mis alumnos y profesores de este reto presupuestal", afirma Currall. "Si esto significa que tengo que gastar parte de mi dinero de reserva para lograrlo, voy a hacerlo. Mi trabajo es recaudar nuevas fuentes de ingresos para, por lo menos, quedar parejos. Hasta ahora lo hemos logrado. Aún tengo entre el 10% y el 12% de mi presupuesto total en reserva. Lo usaré en los malos tiempos".

 

Ahora ve
El eclipse total de Sol del 21 de agosto próximo cubrirá una franja de EU
No te pierdas
ç
×