Obama cabildea deuda con republicanos

El presidente de EU confía en tener un acuerdo con los legisladores para elevar el límite de deuda; la oposición quiere evitar que el Gobiero decrete un aumento en los impuestos.
Obama  (Foto: CNN)
WASHINGTON (AP) -

El presidente Barack Obama participa esta semana en las estancadas negociaciones para reducir el gasto y aumentar el límite de la deuda, mientras la Casa Blanca confía en que se pueda llegar a un acuerdo importante con los republicanos. Sin embargo, las dos partes parecían endurecer sus posiciones a lo largo de este lunes: la Casa Blanca insistió en que algunos aumentos de impuestos formen parte del paquete y los republicanos se negaron rotundamente a considerarlo. Es la primera vez que el mandatario se involucra personalmente en las negociaciones sobre la deuda.

Los republicanos dicen que, sin un acuerdo que reduzca los déficits en el largo plazo, no votarán por un aumento en la contratación de deuda nacional, la cual excederá el 2 de agosto su tope de 14.3 billones de dólares.

El Gobierno advirtió que si el Congreso no eleva el límite crediticio, entonces Estados Unidos incurriría por primera vez en su historia en incumplimiento de pagos y provocaría trastornos económicos en el mundo.

Obama y el vicepresidente Joe Biden conversaron casi media hora con el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, en la Casa Blanca, y luego se reunieron en la noche alrededor de una hora con el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell.

El vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que el presidente reportó después de la reunión matutina que "todo el mundo en el cuarto cree que un acuerdo importante es posible".

Pero Carney también afirmó que Obama solamente aceptaría un plan de reducción del déficit que incluya tanto recortar el gasto como aumentar los ingresos con los impuestos, una propuesta que según los republicanos nunca será aprobada por el Congreso.

El hecho de que Obama y Biden pasasen más tiempo con McConnell muestra que las diferencias persisten. Además, McConnell fue visto cuando conversaba con el secretario general de la presidencia, Bill Daley, poco antes de entrevistarse con el presidente y el vicepresidente.

Horas antes, McConnell reiteró el rechazo republicano a más alzas fiscales en un discurso en el pleno del Senado.

"Es hora de que Washington haga sacrificios, no los contribuyentes", declaró.

McConnell dijo que cualquier incremento de los impuestos o gasto nuevo sería contraproducente para una recuperación económica.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Recordó que los demócratas no pudieron aprobar aumentos a los impuestos a los ricos cuando controlaban las dos cámaras del Congreso el año pasado.

"Dejemos atrás los aumentos a los impuestos y hablemos de lo que realmente es posible, hablemos de lo que ha y no ha funcionado en los últimos dos años", agregó.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×