Estados viven su propia tragedia griega

Al primer trimestre, la deuda de entidades y municipios de México suma 365,000 mdp, según Hacienda; no cobrar tenencia limitará sus ingresos y sube el riesgo de incumplir pagos, alertan calificadoras.
deuda  (Foto: Photos To Go)
Isabel Mayoral Jiménez
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La limitada flexibilidad presupuestal de los estados y municipios de México ha encendido las luces de alerta, ya que este factor lleva a las entidades a contratar mayor deuda.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el temor de que algunos de los estados caigan en incumplimiento de pagos aumenta debido a que el pasivo en el que están incurriendo es a corto plazo y sus ingresos resultan inferiores a sus gastos.

El panorama se complica aún más si los estados deciden no cobrar la tenencia a partir de enero de 2012. Si esto ocurriera, la merma para las finanzas estatales sería de poco más de 25,000 millones de pesos, de acuerdo con estimaciones del Instituto para el Desarrollo Técnico de la Hacienda Pública (Indetec).

Al cierre del primer trimestre de 2011, la deuda total de los estados se ubicó en 365,000 millones de pesos, -aproximadamente 1.5 veces más que el Presupuesto autorizado para la Secretaria de Educación en 2011-, de los cuales 315,000 millones están garantizados por participaciones, mientras que los 50,000 millones de pesos restantes corresponden a deuda de corto plazo.

El saldo de las obligaciones financieras de las entidades federativas, municipios y organismos registrado por la SHCP -que asciende a 315,000 millones de pesos-, es 21% superior al observado en el primer trimestre de 2010, puntualiza Carlos Garza, titular de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas (USEF) de la dependencia.

Las obligaciones totales de los gobiernos estatales y municipales representan 64% del total de las participaciones presupuestadas en 2011, es decir, de los recursos que les envía el Gobierno federal para cubrir sus presupuestos, mismos que ascienden a 500,000 millones de pesos, aproximadamente, mientras que en 2010 equivalían al 59%.

Si bien en el balance general el crecimiento de este pasivo es de 21%, hay estados con crecimientos que rebasan o se acercan a 100%, como son Quintana Roo, Veracruz y Coahuila, con aumentos anuales de 130%, 128% y 96% respectivamente, cuya proporción de deuda en relación con sus participaciones también es elevado, ya que en el caso de Quintana Roo representa 160%, o en Nuevo León, que es de 149%.

Si bien Carlos Garza descarta que se registre una crisis de deuda en los estados, reconoce que en algunas entidades el margen de maniobra cada vez es más limitado, y expone que la deuda estatal "no tiene que verse como una mala herramienta, pero cuando se utiliza con cierto exceso, hay que ponerle un poco de atención".

Aclara que la mayoría de estos pasivos está garantizada con las participaciones y tiene un perfil de pagos largo, lo que en términos financieros es sano, pero una gran parte de la deuda -50,000 millones de pesos- en su mayor parte es de corto plazo y no pasa por la aprobación de los Congresos locales y "ahí es donde empieza a generar un poco más de preocupación".

Dejar de cobrar la tenencia los va a poner en situación complicada y eso será sancionado por las calificadoras, advierte el funcionario. "Si los ingresos no se fortalecen, tendrán complicaciones para darle salida al gasto".

La deuda por sí sola no explica las bajas en las perspectivas o en la calificación de la deuda de los estados, dice Luis Manuel Martínez, director de Calificaciones de Estados y Municipios de Standard and Poor's.

"Normalmente va junto a un desempeño presupuestal más débil, a presiones de liquidez y también a temas de debilitamiento institucional, falta de transparencia".

El endeudamiento de los gobiernos estatales y municipales no es tan elevado en México respecto a otros países y, si bien S&P no anticipa una crisis de deuda, lo cierto "es que las entidades se han debilitado, y cuando tienes menos recursos, menos flexibilidad, la mayor deuda sí presiona las finanzas".

Para Moody's, la deuda de los estados también se compara favorablemente con otros países, pero reconoce que han surgido nuevos riesgos y consisten en que las entidades recurren cada vez más a una mayor emisión de deuda de corto plazo.

"Esto nos preocupa un poco, porque puede causar riesgos de refinanciamiento para estas entidades", mencionan María del Carmen Martínez y Adrián Garza, analistas de Gobiernos Subsoberanos de Moody's.

Además que algunos casos de incumplimiento en el sector se deben a que falta voluntad de pago más que de capacidad. Es decir, "han dejado de pagar no porque sus finanzas estén mal o en crisis, sino por el cambio entre administraciones".

"No lo habíamos observado en años pasados", pero es algo temporal y finalmente las administraciones terminan cubriendo sus compromisos.

En opinión de Moody's, el crecimiento de la deuda de las entidades se debe a que no hay una alineación entre el crecimiento del ingreso, el gasto y el déficit, y eso se tiene que cubrir ya sea con deuda o con proveedores.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"No todos los estados y municipios se están endeudando, por lo que no hay un riesgo para el sector. Son casos específicos de entidades que han tenido que tomar mayor deuda porque sus ingresos no han cubierto, en un periodo de tiempo, su gasto total", aclara.

En cuanto a la decisión de no establecer la tenencia como un impuesto estatal, Moody's advierte que representa un factor crediticio negativo que podría ejercer presión a la baja sobre las calificaciones de los estados que no tomen medidas compensatorias.

Ahora ve
Estos son los números de mayo, el mes más violento del gobierno de Peña Nieto
No te pierdas
ç
×