México sortea las turbulencias: Carstens

Acumulación de reservas, tasas flexibles y fortaleza fiscal respaldan al país, dijo el funcionario; el gobernador del Banxico dijo que el país no tiene ninguna debilidad vista en economías avanzadas.
carstens agustin banco mexico banxico 2  (Foto: Notimex)
CIUDAD DE MÉXICO/NUEVA YORK (Notimex) -

México cuenta con la fortaleza estructural para hacer frente a "las aguas turbulentas" generadas por la crisis de deuda que atraviesan algunas economías de Europa y Estados Unidos, aseguró el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

Destacó que la gran acumulación de reservas internacionales, el régimen de flotación cambiario y las tasas de interés flexibles, así como la fortaleza fiscal, son algunos elementos que permiten a México navegar por estas "aguas turbulentas" con un alto grado de confiabilidad.

Para el funcionario el país no tiene ninguna de las debilidades estructurales que presentan naciones avanzadas, como algunas europeas e incluso la Unión Americana, además de que las finanzas públicas son sólidas y su sistema financiero es sólido y está bien capitalizado.

México, con fundamentos sólidos

Los fundamentos de la economía mexicana se mantienen sólidos y los únicos riesgos que se enfrentan para la recuperación provienen del exterior, afirmo este jueves Manuel Sánchez, subgobernador del Banco de México, en una conferencia en Nueva York.

"Pensamos que la economía de México ha mantenido la casa en orden. Así que tenemos que supervisar los eventos que pasan fuera del país. Los siguientes años serán afectados por la economía mundial", explicó Sánchez.

En una conferencia organizada por la Cámara de Comercio México-Estados Unidos, el funcionario dijo que un aumento en los precios internacionales de los hidrocarburos, así como el agravamiento de las crisis de las deudas soberanas en Europa, representan posibles trabas a la recuperación mexicana.

Sánchez opinó que un alza en las valuaciones del crudo favorecería a México mientras los incrementos no afecten a la economía de Estados Unidos, cuya desaceleración impactaría al país latinoamericano.

Otro de los riesgos mencionados por el funcionario es que disminuya el ritmo de la recuperación de la economía de Japón, que hasta el momento parece expandirse vigorosamente tras el terremoto y el tsunami de marzo.

Una baja en la expansión de la actividad industrial en Estados Unidos también frenaría el ritmo de crecimiento de la economía mexicana. Al respecto, Sánchez descartó que el gobierno estadunidense pudiera declarar una suspensión de pagos por no acordar un presupuesto anual.

"Nos preocupan los problemas de los países avanzados, tanto los de corto como los de largo plazo. En el corto plazo, su reto es mantener la recuperación económica cuando terminen sus políticas de estímulo monetario, algo que pasará tarde o temprano", aseveró el economista.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con un crecimiento estimado de entre 4% y 5% para este año, y de entre 3.8% y 4.8% para 2012, Sánchez dijo que la expansión de la economía mexicana se beneficiará además de una inflación de alrededor de 3%.

Finalmente, estimó que en el peor de los escenarios, en que México sufriera una masiva salida de capitales, los fundamentos de la economía real no serían afectados.

Ahora ve
España inicia los trámites para intervenir en el gobierno de Cataluña
No te pierdas
×