La recesión afectó a todos los estratos

La Encuesta Nacional de Ingresos revela que la percepción cayó 12.3% en 2010: José Luis de la Cruz; lo cual refleja un menor gasto en alimentación y educación, así como un bajo nivel de empleo.
pobreza  (Foto: Notimex)
José Luis de la Cruz Gallegos*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2010 (ENIGH 2010) refleja el grave deterioro que sufrieron las familias mexicanas durante la reciente crisis económica que enfrentó el país.

En el ingreso corriente trimestral es evidente que el retroceso de 12.3% afectó a toda la sociedad. La información por deciles de hogares permite observar que no existió una capa del tejido social que no haya visto mermados sus ingresos (cuadro 1, ver más abajo).

Los deciles son ciertos números que dividen la sucesión de datos ordenados en 10 partes porcentualmente iguales.

Si bien en el 2010 la mayor contracción se presentó en los niveles de mayores ingresos, deciles VIII al X, ello no implica que la afectación para los segmentos de menores percepciones no sea grave.

La razón es bastante simple de entender: la pérdida de 1 peso para la gente más pobre tiene una importancia superior que para aquellos grupos con una mayor solvencia económica.

En el primer caso, la merma se traduce en tener una menor capacidad de poder adquisitivo en elementos esenciales como la alimentación, la educación o el cuidado de la salud, en tanto que para los deciles del XVIII al X la afectación, si bien es grave, no les implica poner en entredicho cuestiones tan básicas.

Además, la caída de los ingresos de 12.3 calculada para el período 2008-2010 no es un evento coyuntural solamente atribuible a la crisis de 2009. En el lapso 2006-2008 los ingresos también habían disminuido 1.6%.

Lo anterior se resume en que, a partir del 2006, los hogares mexicanos han enfrentado un entorno económico adverso, que afecta de manera directa su bienestar.

Los resultados de la ENIGH 2010 también son congruentes con las estadísticas del mercado laboral y con los desafíos que afrontan las personas que desean abrir un pequeño negocio.

Se sabe que las cifras de desocupación en México permanecen en niveles similares a la recesión del 2009. De igual manera, en los informes previos se ha presentado evidencia sobre la pérdida del poder adquisitivo que tienen los trabajadores, aún en la incipiente recuperación económica.

Por eso, se observa que el 66.3% de los ingresos monetarios de los hogares se genera por las remuneraciones al trabajo subordinado (a pesar de que no hay recuperación real de los salarios). Además, la participación de las percepciones por trabajo independiente disminuyeron del 15.8% al 11.3% entre 2008 y 2010.

De lo anterior puede inferirse que difícilmente existe una perspectiva más positiva para la economía y sociedad mexicana: la mayor parte de sus ingresos se genera de un mercado laboral mal pagado (aún cuando hay crecimiento económico) y no tienen alternativas de negocios formales propios (las posibilidades de tener éxito empresarial son bajas).

La dependencia que esto genera para las familias más pobres (decil I) es muy grande: la parte más relevante de sus ingresos monetarios no depende de sus remuneraciones, es decir del trabajo que desempeñan, sino de las transferencias que reciben.

Lo que refleja que la educación, salud y alimentación no les ha permitido desarrollar las calificaciones necesarias para que sea su desempeño laboral el que les genere el sustento, ya que por su actividad laboral reciben remuneraciones que les mantienen inmersos en un mundo de pobreza y marginación.

El problema sigue creciendo, por lo que las transferencias poco han podido hacer para solucionar el problema, lo único que hacen es dar una aspirina a un cáncer.

La ENIGH 2010 permite observar que lo anterior prevalecerá en el corto y mediano plazo, además el resultado de los gastos de los hogares ya lo anuncia: el gasto corriente total promedio por hogar bajó en 3.8% entre 2008 y 2010.

Lo más delicado es que ese tipo de gasto también disminuyó en elementos más básicos como alimentos, bebidas y tabaco, que tuvieron una reducción de 3.1%; en vivienda y combustibles la cifra bajó 6.7%, en cuidados de la salud, 13.6%); mientras que transportes y comunicaciones tuvieron una disminución de 6.5%; educación y esparcimiento 3.1% menos y autoconsumo cayó 21.4%.

Las remuneraciones en especie retrocedieron 43.6% y las transferencias en especie 16.6%. También existieron retrocesos que no únicamente limitan el presente de los hogares, sino que además afectan su capacidad de superar su nivel de calidad de vida futuro.

No puede olvidarse que la alimentación, la educación y la salud adecuada, constituyen factores esenciales para impulsar el crecimiento económico, la competitividad y la productividad, justamente todo aquello que hoy representa un ancla para México.

Por lo que, al no cubrir esos requerimientos, algunos sectores sociales voltean a la informalidad o a la ilegalidad como mecanismo para intentar obtener un mejor nivel de bienestar.

Los resultados de la encuesta muestran que varios de los elementos que dan génesis a la inestabilidad social no solamente prevalecen, sino que han aumentado, por lo que debe buscarse un nuevo modelo económico para darles atención.

De igual manera, se muestra que el supuesto blindaje de la economía mexicana no solo falló, sino que hoy cobra una elevada factura social: el aumento en las cifras de pobreza que en un par de semanas se anunciará, y que particularmente será preocupante para los 23 millones de personas que antes de la crisis no tenían la capacidad de alimentarse adecuadamente.

Ello sin olvidar que en total se tenían 47 millones de pobres, cifras que con la información de la ENIGH 2010 seguramente se incrementarán.

 

 cuadro-1-pobreza-columna.jpg

 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

 cuadro-2-columna-pobreza.jpg

* El autor es Director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.

Ahora ve
Robert Mugabe presenta su dimisión como presidente de Zimbabwe
No te pierdas
×