¿Qué haría Reagan con este desempleo?

Posturas republicanas contra la capacitación laboral del Gobierno difieren de las del ex presidente; Reagan estaba convencido que sus programas de capacitación marcarían una diferencia en los...
reagan  (Foto: Cortesía Fortune)
Nin-Hai Tseng

Con la tasa de desempleo del país aún por encima del 9%, los méritos de los programas de capacitación laboral del Gobierno cayeron bajo un escrutinio mayor. ¿Ayudan a la gente a encontrar empleo o son simplemente un desperdicio gubernamental? 

Las críticas más directas surgen de los republicanos de la Cámara de Estados Unidos, quienes cuestionan si los programas diseñados para capacitar a los trabajadores desempleados realmente los ‘ayudan' a encontrar trabajo. Al presionar para recortar financiamiento este año para los programas financiados bajo la Ley de Inversión en la Fuerza Laboral (WIA, por sus siglas en inglés), los republicanos mencionaron un informe reciente de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental, que se percató de solapamientos extensos de los programas y de las limitaciones de los estudios para probar su efectividad. 

Después de mucha agitación, el Congreso recortó el gasto para la WIA en un 10%, es decir, 307 millones de dólares de su presupuesto de casi 4,000 millones de dólares. 

Parece ser que muchos republicanos preferirían dejar que el mercado libre se haga cargo de los desempleados, contrario a la postura del Gobierno. Pero esta visión no siempre fue la del partido. De hecho, el presidente republicano que la mayoría de los miembros de este partido tienen en un mejor concepto era un gran defensor de los programas laborales financiados por el Gobierno: Ronald Reagan.

El apoyo a los programas laborales de financiamiento federal siempre ha rebasado líneas partidistas, aunque no lo haga hoy. En 1982, cuando la tasa de desempleo llegó al 10%, el presidente Reagan firmó la Ley de Sociedad de Capacitación Laboral (JTPA, por sus siglas en inglés). Estados Unidos atravesaba una fuerte recesión económica, y el Gobierno de Reagan estaba considerando desarmar la Ley de Capacitación Laboral Comprensiva (CETA, por sus siglas en inglés) de 1973, que firmó el ex presidente Richard Nixon. Bajo la CETA, el diseño y la implementación de empleo y programas de capacitación fueron dados por primera vez a estados y gobiernos locales. Pero fue muy criticada por nepotismo y corrupción. 

"El Gobierno de Reagan habría preferido eliminar el programa de raíz, pero no podían costearlo políticamente", dice Gordon Lafer, profesor de economía de la Universidad de Oregon y autor de ‘The Job Training Charade'. 

Cuando Reagan convirtió la JTPA en ley, sugirió que sería distinta de su programa previo. "No es otra palabra inventada sin fondo, no es una artimaña burocrática", dijo en ese entonces. "Este programa capacitará a más de un millón de estadounidenses todos los días para darles habilidades que podrán poner en práctica donde vivan. Marcará una diferencia en los negocios". 

La JTPA recibió críticas mixtas durante sus 10 años en vigor. Fue conocida por prestar particular atención a los trabajadores pobres y con desventajas económicas. Y aunque los estudios mostraban que las mujeres se beneficiaban del programa más que los hombres, también fue criticado por ser demasiado pequeño como para ayudar a los participantes a dejar sus nóminas de prestaciones sociales y salir de la pobreza. 

"La capacitación laboral surge en todas las crisis de desempleo", dice Lafer, agregando que la mayoría de los programas no han sido lo suficientemente comprensivos para responder de forma adecuada a la falta de empleo. "Es una estrategia política muy útil para evadir la responsabilidad de lo que realmente debe hacerse. Y eso es darle empleo a los desempleados".

Incluso cuando la economía era relativamente buena, los políticos sentían que el Gobierno debía continuar su papel en la capacitación laboral. La WIA actual fue aprobada en 1998, con el presidente Clinton, durante un periodo de expansión económica. Bajo esta ley, las juntas locales supervisan el empleo y los servicios de capacitación en centros laborales en todo el país. Aunque el financiamiento federal generalmente ha caído con los años (la Coalición de Habilidades Nacionales, un grupo defensor en Washington que apoya las políticas federales que mejoran las habilidades de los trabajadores, estima que el financiamiento cayó cerca del 30% entre 2007 y 2009), el Gobierno de Obama aumentó las concesiones para enviar a los estados con el fin de capacitar a empleados despedidos, a 1,400 millones de dólares entre 2009 y 2010.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De hecho, el escepticismo por estos esfuerzos se intensifica a medida que los legisladores se preguntan si las capacitaciones laborales pueden ser vistas como una cura para el desempleo. Y aquellos que apoyan un mayor involucramiento por parte del Gobierno dicen que los programas existentes no son suficientes; alegan que la capacitación ofrece habilidades generales sin concentrarse en campos especializados para la demanda, entre otras ineficiencias.   

Por muy infelices que estén ambas partes con la WIA, si la historia se repite, el Gobierno federal seguirá ofreciendo capacitación laboral, sin importar qué partido esté a cargo. 

Ahora ve
EU renueva restricciones de viaje e incluye a Venezuela, Corea del Norte y Chad
No te pierdas
×