Por deuda de EU, la pelea se intensifica

Barack Obama acusó a los republicanos de desestimar las consecuencias de un impago; el mandatario aseguró que elevar el tope de deuda debe acompañarse de un aumento tributario.
barack obama presidente  (Foto: CNN)
WASHINGTON (CNN) -

Algunos legisladores republicanos han estado desestimando las consecuencias de una posible moratoria de pagos de la deuda estadounidense, dijo este jueves el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a la radio pública nacional en una entrevista que será emitida el viernes.

Según extractos publicados por la radio, el mandatario indicó que cualquier acuerdo para reducir los déficits estadounidenses y elevar el límite de deuda debe incluir algunos aumentos tributarios, además de reducciones en defensa y otros gastos.

"También tendremos que tener más ingresos y podemos lograrlo de forma que no hiera a la economía (y) de hecho podría ayudar a la economía cerrando algunos vacíos que distorsionan a la economía", dijo el presidente.

A pesar de que los republicanos conservadores aumentaron este jueves la presión sobre sus legisladores para lograr un acuerdo sobre la deuda que podría salvar a Estados Unidos de un impago sin precedentes y satisfacer las demandas de Wall Street.

Habían algunas señales de avance a medida que la Casa Blanca y los líderes del Congreso trabajan intensamente para lograr un acuerdo de reducción del déficit que podría despejar el camino para elevar el techo de endeudamiento de 14.3 millones de dólares antes de que la nación estadounidense se quede sin dinero para pagar sus cuentas el 2 de agosto.

La Casa Blanca dijo que había posibilidades de acordar una significativa reducción del déficit según un plan que incluiría tanto reducciones de gastos como aumentos de impuestos.

Asesores de congresistas dijeron sin embargo que los parámetros de cualquier potencial acuerdo continuaban variando y los negociadores estaban trabajando sobre demasiados detalles críticos.

Algunos asesores y legisladores sugirieron que los negociadores estaban de acuerdo sobre una extensión de corto plazo del tope de endeudamiento, con un recorte inmediato de 500,000 millones de dólares en el déficit y el compromiso de otras soluciones más sustanciales y de largo plazo para los problemas fiscales de Estados Unidos.

Tanto la Casa Blanca como el líder republicano en el Congreso, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, negaron un reporte de The New York Times de que estaban cerca de alcanzar un acuerdo.

Pero la perspectiva impulsó los mercados, que se han vuelto cada vez más nerviosos a medida que se acerca la fecha límite del 2 de agosto.

Si el Congreso no logra elevar el techo de endeudamiento a tiempo, el país podría incumplir sus obligaciones de deuda, posiblemente sumiendo a la nación otra vez en una recesión y desatando una crisis en los mercados financieros en todo el mundo.

Los republicanos de la Cámara de Representantes continuaban siendo un duro obstáculo y debatían la posibilidad de hacer una excepción en su política anti-impuestos para apoyar un acuerdo de largo plazo para la reducción del déficit.

Boehner dijo que había advertido a los congresistas republicanos que tendrían que aceptar algún compromiso y creía que la mayoría lo haría.

"Al final del día tenemos una responsabilidad de actuar", dijo a periodistas.

Los republicanos en el Senado han mostrado más disposición a un compromiso. Mitch McConnell, el líder republicano en el Senado, ofreció un plan alternativo para evitar la suspensión del pago.

También, Tom Coburn, uno de los senadores más conservadores, apoyó un acuerdo de largo plazo presentado por un grupo bipartidista de senadores conocido como el "Grupo de los Seis".

The New York Times, citando funcionarios del Congreso, dijo que el Gobierno había informado el miércoles pasado a los líderes demócratas que el presidente Barack Obama y Boehner estaban comenzando a acercarse a un gran acuerdo sobre el presupuesto, que incluiría sustanciales recortes de gastos y trataría de aumentar los ingresos mediante una reforma tributaria.

Partidos y empresas presionan acuerdo

Fuera del Congreso, algunas de las más influyentes y poderosas voces del Partido Republicano instaban a un compromiso.

Karl Rove, importante estratega y arquitecto de las dos victorias presidenciales de George W. Bush, pidió a los republicanos que suavizaran las posiciones de línea dura que obstaculizaron las conversaciones entre la Casa Blanca y el Congreso.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos, un poderoso grupo de negocios con cercanos lazos republicanos, también instó a un acuerdo antes de que la nación se quede sin dinero para cumplir sus obligaciones.

"Demasiados gastos y la falta de un verdadera reforma han generado la crisis de deuda en la que estamos hoy", explicó el jefe de la Cámara, Bruce Josten y agregó: "pero amenazar la calificación de crédito de nuestro país y la seguridad fiscal al rechazar el compromiso no es la respuesta".

Funcionarios de una de las tres grandes agencias calificadoras de crédito, Standar & Poor's, tenían previsto reunirse en la tarde de este jueves con legisladores republicanos en su primer mandato.

Las agencias calificadoras han amenazado con rebajar la nota de Estados Unidos si el Congreso no logra elevar el tope de endeudamiento. Pero incluso si el Congreso lo aprobara podría no ser suficiente y las agencias podrían exigir que Estados Unidos enfrente sus problemas fiscales de largo plazo.

Ahora ve
Cárteles de la droga y otros grupos criminales reclutan a niños indígenas
No te pierdas
×