El ‘despertar’ de la inversión japonesa

El lanzamiento del fondo NKY facilitará la inversión en Japón y ayudará a su recuperación económica; las acciones niponas han perdido 75% de su valor en los últimos 20 años, un factor alarmante.
bolsa  (Foto: AP)
Colin Barr

Este mes marca el debut de un fondo cotizado (ETF, por sus siglas en inglés) que monitorea los índices bursátiles más seguidos de Japón. El fondo indexado Maxis Nikkei 225, listado bajo las iniciales NKY, comenzó a negociarse la semana pasada.

El lanzamiento de este ETF es destacable porque ofrece a los inversionistas una manera sencilla de apostar por las empresas japonesas, en un momento en que la tercera mayor economía del mundo intenta recuperarse del devastador sismo y el posterior tsunami ocurridos el pasado marzo. Y eso le importa a Estados Unidos porque los economistas esperan que una robusta recuperación de Japón impida que Estados Unidos caiga en otra recesión.  

También es notable porque ofrece un ETF convencional en un momento en que la industria está inundada de nuevos productos que permiten a los usuarios colocar apuestas apalancadas sobre, por ejemplo, ofertas públicas iniciales de empresas de Internet, ya de por sí riesgosas. 

"No podemos seguir ignorando a Japón", comenta Stuart Thomas, director de Precidian, firma que también creó el popular fondo SPDR Gold Shares, conocido por su símbolo bursátil GLD. 

Para ser justos, los compradores de fondos cotizados no se han mantenido ajenos a Japón. El índice nipón iShares MSCI (que se negocia bajo las siglas EWJ) lleva 15 años en el mercado y ha reunido 8,000 millones de dólares (mdd) en activos. Se trata de un buen producto cuya razón de gastos, de cerca de 50 centavos de dólar por cada 100 dólares en activos bajo gestión, está en línea con el fondo Maxis. También está el fondo menos conocido Wisdom Tree Japan Hedged Equity, que se negocia bajo las siglas DXJ. 

Pero no olvidemos que ignorar a Japón ha sido una constante por mucho tiempo. Las acciones niponas han perdido tres cuartas partes de su valor en los últimos 20 años, y si bien los resultados pasados no son garantía de los futuros, es difícil descartar un historial tan lamentable. 

Sea como fuere, el Nikkei es el nombre más conocido por aquellos que monitorean las acciones japonesas, por lo que Thomas espera que su nuevo fondo atraiga seguidores con el tiempo. Señala que el fondo reunió 75 millones de dólares en activos durante la primera semana en la Bolsa. Esa es una respuesta notable en una industria caracterizada cada vez más por fondos cotizados sintéticos que monitorean a Rusia y fondos que ofrecen exposición a Mongolia. 

"Algunos de los ETF que apenas comienzan darían un apéndice por obtener la respuesta que nosotros tuvimos", presume Thomas. 

La industria de los fondos cotizados ha vivido un auge en la última década; recientemente superó el billón de dólares en activos. Los inversionistas se han sumergido en el sector porque los productos cotizados (hay más de 1,300 a la fecha) ofrecen una forma económica de obtener exposición en una amplia gama de activos y temas, permitiéndo al ahorrador que busca diversificar, poner 'sus huevos en múltiples canastas'. 

Japón, pese a todo, continúa siendo la tercera mayor economía del mundo, detrás de Estados Unidos y China, y cuenta con el tercer mayor mercado accionario del mundo, precedido por las bolsas de Nueva York y de Londres. 

Sin embargo, el Nikkei 225, el equivalente nipón del índice industrial Dow Jones, se ha mantenido al margen de ese auge en los ETF debido, principalmente, a disputas por licencias. Thomas señala que el consorcio Mitsubishi se acercó a Precidian hace dos años, y desde entonces las partes han trabajado juntas y en colaboración con los reguladores de  la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos para lanzar el fondo al mercado. 

Y parece que el momento ha sido oportuno, pues los estrategas han hablado de las acciones japonesas en los últimos tiempos. Goldman Sachs afirma que las acciones japonesas podrían beneficiarse de un síndrome muy evidente en estos lares: las ganancias de las compañías no se parecen en nada al lamentable estado de la economía. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"El repunte en ganancias del año pasado no fue reconocido por el mercado", advierte Gregory Stanek, director ejecutivo de ventas de valores en Mitsubishi UFJ Securities. Stanek cree que la economía nipona está recuperando la normalidad, y que la fortaleza de los grandes exportadores del país (Sony, Toyota y Honda, entre otros) y la probable depreciación del dólar ante el yen podrían repercutir favorablemente en las acciones japonesas. 

"Soy cautelosamente optimista", indica Stanek. Si compartes su optimismo y te gusta apostar en una historia de resurrección, el nuevo fondo NKY podría ser tu aliado.

Ahora ve
Este panda disfruta de la nieve en Washington como pocos
No te pierdas
×